Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Contusión En La Pared Torácica (Bebés/Niños Pequeños) [Chest Wall Contusion, Infant/Toddler]

La pared torácica se extiende desde los hombros hasta el diafragma, en la parte inferior de las costillas, e incluye la parte anterior y posterior de la caja torácica así como el pecho, los hombros y la clavícula. La pared torácica puede lesionarse a consecuencia de un trauma. Esta lesión se conoce como contusión de la pared torácica.

La pared torácica de un niño es muy flexible. Durante una lesión, es posible que se ejerza más fuerza sobre los órganos internos, como los pulmones y el corazón, que sobre los huesos de la pared torácica. En consecuencia, la pared torácica de un niño puede no parecer lesionada, pero puede haber serias lesiones internas. Entre las lesiones visibles se encuentran los moretones, el enrojecimiento de la piel, y la hinchazón. Es posible que el niño tenga costillas rotas y músculos lesionados. Cuando hay una o varias costillas rotas en varias zonas, esto se conoce como tórax batiente. La pared torácica se encuentra inestable y causa dolor. El niño tiene dificultad para respirar y es posible que respire rápidamente. Un niño gravemente lesionado puede entrar en estado de shock. La mayoría de las lesiones en la pared torácica se producen a consecuencia de un accidente de auto o al ser atropellado por un auto. Las lesiones de la pared torácica también pueden producirse a causa de caídas graves, como al caer por una escalera o de un árbol.

Las costillas rotas suelen curarse por sí solas. En el caso de rotura del hombro o de la clavícula, podría colocarse una cinta o un cabestrillo para dar soporte. Las lesiones leves suelen sanar en 6 semanas sin producir problemas permanentes.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: El médico podría recetarle medicamentos para el dolor y la hinchazón. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo. No le dé aspirina o salicilatos similares al niño, ya que esto puede causar el síndrome de Reye, una enfermedad mortal que ataca a los órganos principales.

Atención General:

  1. Deje que el niño descanse tanto como necesite. Dele medicamentos contra el dolor antes de la actividad física y antes de acostarse por la noche. Llame al médico del niño si los medicamentos recetados no le alivian el dolor.

  2. Cambie el cabestrillo, la cinta o los vendajes según le indique el médico.

  3. Coloque al niño de forma que esté lo más cómodo posible. Ajuste la posición según sea necesario.

  4. Aplique una almohadilla calefactora o una compresa caliente a la zona afectada durante 20 minutos 4 veces al día. Algunas veces el calor proporciona alivio.

  5. Si el niño tiene edad suficiente, dígale que abrace una almohada contra el pecho para aliviar el dolor al respirar y al toser.

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Nota Especial Para Los Padres:

Después de haberse lesionado en un accidente de automóvil o en una caída grave, es posible que el niño sienta inquietud y tenga pesadillas acerca de la lesión. Esto puede durar varios meses o muchos años. Hable con el médico del niño si el miedo que siente lo está afectando mucho.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • Los síntomas persisten o empeoran y no se alivian con los medicamentos

  • Dificultad para respirar, falta de aire, respiración rápida

  • Hinchazón o amoratamiento persistentes

  • Señales de infección, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, aumento del dolor o supuración maloliente de la zona lesionada

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.