Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Posible infección de garganta por estreptococos (niño)

La faringitis es un dolor de garganta, algo común en los niños. Puede deberse a una infección bacteriana, y el estreptococo es la bacteria que más comúnmente causa dolor de garganta en los niños. También se la conoce como infección de garganta por estreptococos.

Es una afección que aparece de manera repentina. Sus síntomas incluyen enrojecimiento e inflamación de la garganta y ganglios linfáticos hinchados, lo que causa dolor al tragar. Pueden aparecer puntos rojos en el paladar (el techo del interior de la boca). Algunos niños tienen las mejillas enrojecidas y presentan fiebre. Los más pequeños quizás no demuestren que están adoloridos, pero es posible que se nieguen a comer o beber, o quizás babeen mucho.

Una infección de garganta por estreptococos se diagnostica mediante un cultivo de garganta. Le pasarán un hisopo de algodón por la parte posterior de la garganta para recoger algunas bacterias. Algunos cultivos pueden hacerse rápidamente, mientras usted espera en el centro médico. En algunos casos, los resultados del análisis rápido son poco claros. De ser así, le harán otro tipo de cultivo de garganta. Los resultados pueden demorar hasta dos días.

Esperar estos dos días puede resultar difícil para usted y para su hijo. Es posible que el médico le recete medicamentos para tratar la fiebre y el dolor. Dado que la infección de garganta por estreptococos es muy contagiosa, su hijo deberá permanecer en casa hasta que se conozca el diagnóstico.

En cuanto le confirmen que el dolor de garganta se debe a una infección por estreptococos, se iniciará el tratamiento con antibióticos. El tratamiento puede ser una inyección o antibióticos orales (para tomar por la boca). También es posible que le den medicamento para bajar la fiebre. Los niños que tienen infección de garganta por estreptococos contagiarán hasta después de haber tomado antibióticos por 24 horas.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa:

  • Si su hijo tiene dolor o fiebre, puede darle el medicamento según le haya indicado el proveedor de atención médica del niño. No le dé aspirina a su hijo. Tampoco le dé ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor.

  • El proveedor de atención médica puede recetarle un antibiótico a su hijo para ayudar a detener la infección. Siga todas las instrucciones para darle este medicamento. Asegúrese de que el niño tome el medicamento todos los días hasta terminarlo. No debería quedarle nada al finalizar el tratamiento.

  • Mantenga a su hijo en casa, alejado del resto de la familia y de otras personas, hasta que el proveedor confirme el diagnóstico. La infección de garganta por estreptococos es muy contagiosa.

  • Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo para ayudar a prevenir el contagio de la infección.

  • Haga que su hijo descanse mucho. Intente que esté lo más cómodo posible. Algunos niños se distraen del dolor haciendo actividades tranquilas.

  • Su hijo puede hacerse gárgaras con agua salada tibia para aliviar el dolor de garganta. No debe tragar el líquido: una vez hechas las gárgaras, debe escupirlo. A los niños también puede aliviarlos chupar una pastilla para la garganta.

  • Aliente a su hijo a beber líquidos. Algunos niños pueden preferir trozos de hielo, bebidas frías, postres helados o paletas heladas (helados de jugo). A otros tal vez les guste tomar sopa de pollo o bebidas con limón y miel, pero no le dé miel a un niño que tenga menos de un año de edad. No obligue a su hijo a comer.

  • Limite el contacto de su hijo con otras personas. Esto ayuda a evitar que la infección se propague (contagie a otras personas). Los integrantes de la familia deberían lavarse bien las manos con agua tibia y jabón para reducir el riesgo de contagiarse la infección.

Visita de control

Haga el seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo o según le hayan indicado. Se revisarán las pruebas de laboratorio y le informarán si alguno de los resultados señalan que es necesario hacer cambios en los cuidados que recibe su hijo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si:

  • Su hijo tiene hasta tres meses de edad y presenta fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más. Es posible que deba verlo un proveedor de atención médica.

  • Su hijo, de cualquier edad, tiene temperaturas superiores a 104 ºF (40 ºC) una y otra vez.

También llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Los síntomas no mejoran

  • Los síntomas empeoran

  • Tiene dificultades para respirar, beber o tragar

  • Tiene dolor de oídos o dificultades para oír

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.