Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Blefaritis (niño)

Es la inflamación de los párpados que suele ocurrir en ambos ojos al mismo tiempo. La causa generalmente se desconoce. Puede ser provocada por un crecimiento excesivo de hongos levaduriformes o bacterias sobre la piel. La blefaritis es una afección crónica y tiende a reaparecer.

Entre los síntomas se encuentran la presencia de lesiones gruesas, amarillas y escamosas que se adhieren al párpado. Es posible que haya también zonas grasosas. Las pestañas pueden tener costras cuando su hijo se despierta. Las lesiones pueden ocurrir en cualquier parte del párpado, incluso debajo de este, y pueden dar comezón. Los párpados pueden verse rojos e hinchados y producir enrojecimiento y ardor en los ojos. Es posible que los ojos lloren mucho o estén secos. Algunos niños muestran sensibilidad a la luz o visión borrosa. Los síntomas suelen causar irritabilidad en los niños.

Los párpados afectados se tratan con una buena higiene y quitando cuidadosamente las costras. En los casos graves, quizás sea necesario tratar la infección con antibióticos. Un episodio de blefaritis puede tardar de dos a ocho semanas en desaparecer.

Cuidados en la casa

Es posible que le den medicamentos antibióticos para tratar la infección de su hijo. Siga todas las instrucciones para darle este medicamento. Es posible que se dé por boca o puede venir en forma de gotas o pomada para los ojos. Si su hijo tiene dolor, puede darle el medicamento analgésico (calmante) siguiendo el consejo del proveedor de atención médica del niño. No le dé aspirina, a menos que el médico así lo indique. Tampoco le dé ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor.

Cuidados generales

  • Lave bien sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender los ojos de su hijo. Esto es necesario para prevenir que aumente la zona infectada.

  • Aplique una compresa tibia por cinco a diez minutos, de dos a cuatro veces por día. Prepárela con una toalla limpia empapada con agua tibia.

  • Masajee suavemente el párpado después de aplicar la compresa. Utilice un movimiento circular con la compresa, masajeando suavemente desde el borde del párpado hacia el ojo. Puede hacer esto hasta cuatro veces al día.

  • Limpie el párpado si tiene muchas costras. Use agua tibia y una cantidad pequeña de champú suave para bebés (1 parte de champú en 10 partes de agua) o un removedor de costras de párpados que le recomiende el proveedor de atención médica de su hijo. Ponga la solución en una toallita limpia o una almohadilla de gasa. Limpie suavemente las pestañas y los bordes de los párpados. No toque el ojo y limpie con suavidad para evitar causar irritación. Enjuague bien el párpado si usó champú.

  • Asegúrese de que su hijo no se restriegue los ojos.

  • Uso de las gotas para los ojos: Coloque el colirio en la esquina interna del ojo, donde los párpados se encuentran con la nariz. Las gotas se acumularán allí. Cuando su hijo parpadee o abra los ojos, el medicamento entrará en el ojo. Colóquele exactamente la cantidad de gotas que le recetaron. Tenga cuidado de no tocar el ojo ni las pestañas con el gotero.

  • Uso de la pomada: Si le recetan tanto gotas como pomada, coloque las gotas primero. Espere tres minutos y, luego, aplique la pomada. Si lo hace así, cada medicamento dispondrá del tiempo adecuado para actuar. Para aplicar la pomada, comience jalando suavemente el párpado inferior hacia abajo. Coloque una línea fina de la pomada a lo largo del interior del párpado. Comience del lado de la nariz y vaya hacia afuera. Cierre el párpado. Limpie con un paño el exceso de medicamento arrastrando desde la zona de la nariz hacia afuera. Esto se hace para mantener los ojos lo más limpios posible. Haga que su hijo mantenga el ojo cerrado por uno o dos minutos para que el medicamento tenga tiempo de recubrirle el ojo. La pomada para los ojos puede provocar visión borrosa. Esto es normal. Aplique la pomada justo antes de que su hijo se esté por dormir. En los bebés, quizás sea más fácil aplicarla mientras están durmiendo.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo. La blefaritis requiere exámenes de control periódicos. Es posible que a su hijo deba verlo un oftalmólogo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Los síntomas no mejoran, o empeoran

  • Hinchazón y enrojecimiento alrededor del ojo y los párpados, que son señales de celulitis periorbital

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.