Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Dolor abdominal, causa desconocida, sujeto masculino (niño)

El Dolor abdominal (de estómago) es común en los niños. Pero los niños no suelen quejarse de dolor porque no tienen las palabras para describir qué está mal y tienen problemas para identificar dónde le duele. A menudo, solo se sienten mal o no quieren comer. Esto puede hacer que el dolor abdominal sea difícil de diagnosticar en niños pequeños. También, los síntomas abdominales se asocian con muchos problemas. La mayoría de las veces, la causa del dolor abdominal en los niños no es grave y desaparecerá.

En los días siguientes, el dolor abdominal puede aparecer y desaparecer o ser continuo. Puede ser difícil determinar si un niño tiene dolor o si siente algo más. Otros síntomas que pueden ocurrir incluyen náuseas y vómitos, estreñimiento, diarrea o fiebre. A veces puede ser difícil determinar si un niño se siente con náuseas, porque él o ella se sienten mal y no asocian esa sensación con las náuseas. El niño puede tocarse constantemente el estómago o indicar dolor cuando se le toca el estómago.

El dolor abdominal puede continuar incluso cuando se trata correctamente. A veces la causa puede llegar a ser más clara en los próximos días y puede requerir más o diferentes tratamientos. Se pueden necesitar pruebas adicionales o medicamentos.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica puede recetar medicamentos para el dolor y los síntomas de infección. Siga las instrucciones para darle estos medicamentos a su hijo.

Cuidados generales

  • Console a su hijo, según sea necesario, y dé apoyo emocional.

  • Trate de encontrar posiciones que alivian el malestar de su hijo. Una almohada pequeña colocada sobre el abdomen puede ayudar a proporcionar alivio del dolor.

  • La distracción también puede ayudar. Algunos niños pueden calmarse con la música o la lectura.

Alimentación

  • No obligue a su niño a comer, sobre todo si tiene dolor, vómitos o diarrea. Piensa en lo que le haría sentir mejor o peor a usted, lo mismo probablemente se aplique a su hijo.

  • El agua es importante para prevenir la deshidratación. La sopa, los helados de agua o la solución de rehidratación oral (como el Pedialyte) pueden ayudar. Dé líquidos una pequeña cantidad a la vez, no deje que los tome de golpe ya que puede hacer que se sientan peor.

  • Evite los alimentos con grasa, grasosos, picantes o fritos

  • Evite los productos lácteos si su hijo tiene diarrea, ya que podrían empeorarla

  • No alimente a su hijo con gran cantidad de comida a la vez, incluso si tiene hambre. Espere unos minutos entre bocados y ofrezca más si lo tolera.

Cuidados de seguimiento

Haga un seguimiento con su proveedor de atención médica como se le aconseje. Si se realizaron pruebas o estudios, los revisará el proveedor de atención médica. Le informarán de los nuevos hallazgos que puedan afectar los ciudades de su hijo.

Notas especiales para padres

Mantenga un registro de síntomas, tales como, vómitos, diarrea o fiebre. Esto puede ayudarle al proveedor de atención médica a hacer un diagnóstico.

Cuándo buscar atención médica

Obtenga atención médica de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre superior a 100.4 ºF (38 ºC).

  • Síntomas continuos tales como dolor abdominal intenso, sangrado, dolor al orinar o con sangre, náuseas y vómitos, estreñimiento o diarrea

  • Hinchazón del abdomen

  • Escroto doloroso, hinchado o inflamado

Llame al 911

Llame a los servicios médicos de emergencia si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Problemas para respirar

  • Problemas para despertarse

  • Desmayo o pérdida de la conciencia

  • Frecuencia cardíaca rápida

  • Convulsión

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.