Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Ampolla (niño)

Una ampolla es una zona elevada de la piel con un líquido transparente y acuoso en su interior. Puede producirse cuando la piel está dañada. Las ampollas pueden doler si se presionan o si se rompen.

Son muchos los motivos por los que pueden aparecer ampollas en los niños. Es posible que aparezcan si se roza la piel con mucha frecuencia o con mucha fuerza. O pueden producirse si la piel se lastima por el sol, un virus o incluso un medicamento.

Los bebés que se están amantando pueden tener ampollas por la succión (almohadillas o callos de succión) en el interior de sus labios. También pueden tener ampollas de succión en los dedos de sus manos y en las manos al poco tiempo de nacer. Esas ampollas comenzaron a formarse mientras el bebé estaba en el útero de la madre.

La mayoría de las ampollas necesitan poco tratamiento. Suelen secarse e irse en unos pocos días o semanas una vez que desaparece la causa. Puede que sea necesario limpiar la ampolla. Una ampolla rota (abierta) quizás deba vendarse para evitar una infección. Las ampollas causadas por picaduras de insectos pueden ser más graves. También las ampollas causadas por una reacción a un medicamento. Debería examinarlas un proveedor de atención médica.

Cuidados en la casa

Puede que el proveedor de atención médica le recete medicamentos para el dolor (analgésico). Puede recetarle una crema o pomada con antibiótico para que se coloque en la ampolla abierta. Siga todas las instrucciones para usar estos medicamentos.

Cuidados generales

  • Siga todas las instrucciones para cuidar de la ampolla. Si se aplicó un vendaje, cámbielo siguiendo las indicaciones que recibió. La piel de los niños es sensible y puede dañarse fácilmente con los vendajes adhesivos. Si hay algo de adhesivo, quítelo con cuidado usando una bola de algodón con aceite mineral o vaselina.

  • Si la ampolla se rompe, saldrá un líquido claro por un día o dos. Lave la zona con agua y jabón todos los días o según le indique el proveedor de atención médica de su hijo.

  • Si su bebé tiene ampollas en los labios, continúe alimentándolo como de costumbre. A medida que los labios de su hijo se acostumbren a la succión, sanarán. Pueden tardar hasta algunos meses en sanar.

  • Si un bebé tiene ampollas en la boca, asegúrese de que tome una cantidad suficiente de líquidos para prevenir la deshidratación. Hable con su proveedor si su bebé no está tomando suficientes líquidos.

  • Si a su hijo le salen ampollas con frecuencia, hable con su proveedor sobre cómo prevenirlas. Vístalo con ropas sueltas y que no lo rocen. Ocúpese de que su hijo evite el sol.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Tiene enrojecimiento o inflamación nuevos o que empeoran.

  • Sale un líquido maloliente de la ampolla.

  • El dolor no desaparece, o empeora.

  • Aumenta el tamaño de la ampolla.

  • La ampolla no mejora después de varios días.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.