Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Laceración infectada, reparación (niño)

Una laceración es un corte. Un corte profundo puede cerrarse con puntos (sutura) o grapas. El corte de su hijo se cerró con suturas o grapas, pero se infectó. En algunos casos, una laceración se puede infectar aunque se la haya limpiado correctamente cuando se la cerró.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica de su hijo probablemente le recete un medicamento antibiótico oral (se toma por boca) para ayudar a detener la infección. Siga todas las instrucciones para darle este medicamento a su hijo. Asegúrese de que el niño tome el medicamento todos los días hasta terminarlo. No debería quedarle nada de medicamento. Si su hijo tiene dolor, puede darle el medicamento analgésico (calmante) siguiendo el consejo del proveedor de atención médica del niño. No le dé aspirina, a menos que se lo hayan indicado. Tampoco le dé ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor.

Cuidados generales

  • Siga las instrucciones del proveedor de atención médica sobre cómo cuidar del corte.

  • Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo. Así ayudará a evitar una infección.

  • Conserve el vendaje original en su lugar durante 24 horas. Cámbielo si se moja o se ensucia. Pasado el primer día, reemplácelo una vez por día o según le hayan indicado.

  • Limpie la herida todos los días. Primero quite el vendaje. Luego lave la zona suavemente con agua tibia y jabón o según le indique el proveedor de atención médica de su hijo. Use un hisopo de algodón humedecido para aflojar y quitar la sangre o la costra que pueda haber sobre la herida. Después de haber limpiado la herida, aplique una capa fina de pomada antibiótica, si se la han recomendado. Luego coloque un vendaje nuevo.

  • Esté atento a que su hijo que no se rasque, frote ni hurgue la zona de la herida. Es probable que a los bebés sea necesario colocarles mitones para que no se rasquen.

  • Evite sumergir la herida (laceración) en agua. Bañe a su hijo utilizando una esponja o dúchelo en lugar de usar la tina. No deje que su hijo nade.

  • Si se moja la zona, séquela suavemente dando toques con un paño limpio. Reemplace el vendaje mojado por uno seco.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo. Coordine las citas de seguimiento tal como le hayan indicado. Esas citas ayudan a vigilar si la infección se está curando.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta en recién nacidos

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta, después de dos días de tratamiento en bebés, niños pequeños y niños mayores

  • Signos de infección que empeoran, como más calor, enrojecimiento, hinchazón o supuración de líquido de la herida

  • Vetas (rayas) rojas en la piel que rodea a la herida

  • La herida vuelve a abrirse o sangra

  • Empeoramiento del dolor (es posible que los bebés demuestren el dolor llorando o estando irritables y que no se consiga calmarlos)

  • La cinta quirúrgica se cae antes de que hayan pasado siete días

  • Se salen los puntos o se caen las grapas

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.