Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Laceración infectada, reparación (Niño)

Una laceración es un corte a través de la piel. El corte de su hijo se cerró (reparó) con suturas (puntos). Sin embargo, se infectó. Los factores que hacen más probable una infección incluyen:

  • La herida fue profunda o punzante. Este tipo de heridas se infectan con más facilidad que las superficiales o muy abiertas que son más fáciles de limpiar.

  • Había suciedad o partículas en lo profundo de la herida cuando se lastimó.

  • Diabetes, infección por VIH u otro problema que afecte el sistema inmunitario.

  • No se cumple correctamente con los cuidados en la casa. (Sin embargo, una herida se puede infectar a pesar de brindar buenos cuidados).

El tratamiento de una reparación infectada puede necesitar que se quiten algunos o todos los puntos. Pueden recetarse medicamentos antibióticos orales para tratar la infección.

Cuidados en la casa

  • Si le recetaron medicamentos antibióticos, deselos a su hijo siguiendo exactamente las instrucciones. Asegúrese de que el niño tome el medicamento todos los días hasta terminarlo o hasta que el proveedor de atención médica le indique dejarlo (aun si el niño se siente mejor).

  • Si su hijo tiene dolor, puede darle el medicamento analgésico (calmante) siguiendo el consejo del proveedor de atención médica del niño. No le dé aspirina, a menos que se lo hayan indicado.

  • Tampoco le dé ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor.

  • Siga las instrucciones del proveedor de atención médica sobre cómo cuidar del corte.

  • A menos que le indiquen lo contrario, cambie la venda dos veces por día durante los primeros días, hasta que deje de supurar. Luego cámbiela una vez al día. Cambie la venda si se moja, se mancha con líquidos de la herida o se ensucia.

  • Limpie la herida todos los días:

    • Después de quitar la venda, lave suavemente la zona con agua y jabón. Use un hisopo de algodón mojado para aflojar y quitar la sangre o la costra que se forma.

    • Luego de la limpieza, aplique una capa fina de pomada antibiótica si se lo recomiendan. Vuelva a colocar una venda nueva.

  • Siga las instrucciones del proveedor de atención médica sobre mantener seca la herida. Es posible que a su hijo no se le permita ducharse ni tomar baños de tina.

  • Si la venda se moja, quítela. Seque la herida suavemente dando toques con un paño limpio y luego cambie la venda mojada por una seca.

  • Esté atento a que su hijo que no se rasque, frote ni hurgue la zona de la herida.

  • Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo o de cambiar la venda.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo según le hayan indicado. Esas citas son importantes para vigilar si la infección se está curando.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Los síntomas no comienzan a mejorar o empeoran

  • Vetas (rayas) rojas en la piel que rodea la herida

  • Aumenta el pus que sale de la herida

  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o más alta, o según le haya indicado el proveedor de atención médica del niño

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.