Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Fractura de hombro (niño)

Su hijo se rompió (fracturó) uno o más huesos de un hombro. El hombro está formado por la clavícula, la escápula y la parte superior del hueso del antebrazo (húmero). Cuando un hueso se fractura, suele causar dolor, hinchazón y moretones.

Para confirmar la fractura, se realizan radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes. Es posible que a su hijo se le coloque un cabestrillo para sostener los huesos del hombro en su lugar. A veces, puede usarse un yeso en su lugar. Si la fractura es grave, es necesario realinear el hueso para que sane adecuadamente. Para eso, puede ser necesaria una cirugía.

Hasta el final de la adolescencia, los huesos tienen placas de crecimiento, que permiten que el desarrollo del hueso acompañe el crecimiento general del niño. Si se fractura una placa de crecimiento, existe una probabilidad baja de que afecte el crecimiento futuro del hueso. Le informarán si la fractura de su hijo afectó una placa de crecimiento. Si se rompe una placa de crecimiento, esta se vigilará cuidadosamente mientras sana.

Las fracturas son infrecuentes en bebés menores de un año. Esto se debe a que sus huesos son muy blandos y flexibles. Si su hijo no tuvo una lesión grave como, por ejemplo, debida a un accidente automovilístico, la fractura tal vez indique que su hijo tiene un problema con el crecimiento del hueso. Entonces, probablemente se le realicen pruebas. O tal vez le remitan a un especialista para averiguar si su hijo tiene otra afección.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica de su hijo puede recetarle medicamentos para el dolor (analgésicos). Siga las instrucciones del proveedor para darle estos medicamentos a su hijo. No le dé aspirina a menos que se lo indique el proveedor.

Cuidados generales:

  • Siga las instrucciones del proveedor sobre el uso del hombro y brazo afectados.

  • Asegúrese de que su hijo use el cabestrillo hasta que le indiquen que lo deje. Si se afloja, ajústelo de manera tal que el antebrazo quede horizontal (respecto del suelo). La mano del niño deberá estar al mismo nivel que el codo.

  • Coloque una compresa fría sobre la lesión para ayudar a aliviar o controlar la hinchazón. Puede preparar su propia compresa de hielo usando una bolsa de chícharos congelados. También puede colocar cubos de hielo en una bolsa de plástico. Envuelva la bolsa en una toalla delgada. No coloque hielo directamente sobre la piel ya que eso puede causar daños. Podría ser difícil aplicar la compresa fría porque a la mayoría de los niños no les gusta la sensación de frío. No obligue a su hijo a usar el hielo. Esto puede hacer que ambos se sientan mal. En ocasiones, puede ayudar hacer que parezca un juego.

  • Aplíquela sobre la zona afectada durante 20 minutos cada una o dos horas el primer día. Siga haciendo esto tres o cuatro veces al día durante los dos días siguientes y, luego, según sea necesario. Puede colocar la compresa fría directamente sobre la tablilla o el yeso.

  • Cuide del cabestrillo o yeso tal como le hayan indicado. No coloque polvos ni lociones adentro. Impida que su hijo introduzca objetos dentro del cabestrillo o yeso.

  • Mantenga el cabestrillo o yeso totalmente seco en todo momento. Puede quitar el primero cuando su hijo se bañe. El yeso debe cubrirse con una bolsa de plástico y mantenerse fuera del agua mientras el niño se baña. Cierre con cinta adhesiva el extremo superior de la bolsa.

  • Anime a su hijo a mover o ejercitar a menudo los dedos de la mano del brazo lesionado.

Visita de control

Haga un seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo según le hayan indicado. Puede que sean necesarias radiografías de seguimiento para ver cómo está sanando el hueso. Si le remitieron a un especialista, coordine esa cita sin demoras.

Nota especial para los padres

Los proveedores de atención médica han sido preparados para considerar que las lesiones como esta en niños pequeños pueden ser un signo de abuso. Es posible que varios proveedores de atención médica hagan preguntas para saber cómo se lesionó su hijo. La ley les exige a los proveedores de atención médica que hagan esas preguntas para proteger a su hijo. Trate de ser paciente y no ofenderse por las preguntas.

Llame al 911

Llame al 911 si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dificultades para respirar

  • Confusión

  • Adormecimiento o problemas para despertarse

  • Pérdida del conocimiento (desmayo)

  • Ritmo cardíaco acelerado

  • Convulsión

  • Cuello rígido

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • El dolor o la inflamación empeoran (los bebés muy pequeños para hablar pueden mostrar signos de dolor con un llanto que no se calma). Si tiene la férula colocada, aflójela antes de buscar ayuda.

  • Hinchazón, temperatura fría, color azulado, entumecimiento, ardor u hormigueo en los dedos de la mano del brazo lesionado.

  • El niño no puede mover los dedos de la mano del brazo lesionado.

  • El yeso o la férula se empapa o ablanda y no se seca bien usando un secador de cabello.

  • Alguna zona o zonas debajo del yeso comienzan a doler o despiden mal olor.

  • Hormigueo nuevo o que empeora en los dedos de la mano o la mano

  • Un bebé está irritable o llora y no logra consolarlo.

  • Su bebé tiene menos de 12 semanas y tiene fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más. Puede que a su bebé deba verlo un proveedor de atención médica.

  • Su hijo (cualquier edad) tiene varias veces fiebre de más de 104 °F (40 °C).

  • Su hijo tiene menos de dos años y su fiebre continúa por más de 24 horas.

  • Su hijo tiene dos años o más y su fiebre continúa por más de tres días.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.