Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Anemia, No Especificada (Bebés/Niños Pequeños) [Anemia, Unspecified, Infant/Toddler]

La sangre contiene diferentes tipos de células. Los hematíes o glóbulos rojos transportan oxígeno desde los pulmones hasta otros órganos y tejidos. Algunas veces el número de glóbulos rojos sanos es demasiado bajo y la sangre es incapaz de transportar suficiente oxígeno al resto del cuerpo, lo cual da lugar a problemas de salud. Este trastorno se llama anemia. La anemia es el trastorno sanguíneo más común en los bebés y en los niños. En sí misma, la anemia no es una enfermedad, sino un síntoma de un problema subyacente.

Algunos niños con anemia no presentan síntomas, mientras que otros pueden manifestar irritación o falta de apetito y no ganan suficiente peso. Los síntomas también pueden incluir un ritmo cardíaco demasiado rápido, jadeo (falta de aire) o dificultad para respirar, falta de energía y palidez. Hay muchos tipos de anemia, con muchas causas diferentes. Los bebés pueden desarrollar “anemia del recién nacido” a medida que su cuerpo se adapta después del parto. Esto es común en los bebés prematuros. La anemia también puede ocurrir a causa de sangrado, demasiados análisis de sangre, problemas de nutrición, infecciones, exposición a un medicamento o sustancia tóxica, o un trastorno hereditario.

La anemia se diagnostica mediante un análisis de sangre. Durante el tratamiento, es posible que sea necesario hacer varios análisis de control. El tratamiento de la anemia varía según cuál sea su causa. La anemia grave se trata con oxígeno y transfusiones intravenosas de glóbulos rojos. Esto puede requerir hospitalización. Los suplementos de hierro pueden usarse en los casos de anemia menos grave.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: Es posible que el médico le recete un suplemento de hierro o ciertos alimentos enriquecidos con hierro. Siga las instrucciones del médico al darle este medicamento o alimento a su hijo.

Atención General:

  1. Aprenda a reconocer la actividad normal de su hijo y sus hábitos de sueño.

  2. Reserve tiempo para que el niño coma con frecuencia y tranquilidad. Si el niño no está comiendo bien, hable con su médico o cuidador acerca de las posibles técnicas que podrían ayudarle.

  3. Limite el nivel de actividad, ya que un niño con anemia puede cansarse con más facilidad.

  4. Asegúrese de que todos sus proveedores de atención médica estén informados del problema de su hijo.

  5. Vigile el estado del niño para ver si muestra señales de infección (lea la información que se presenta más abajo).

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro. Si le hicieron pruebas de laboratorio, estas serán examinadas por un especialista y le informarán de los nuevos hallazgos que puedan afectar la atención médica que necesita su hijo.

Nota Especial Para Los Padres:

Los niños con anemia son más propensos a las infecciones. Antes de atender al niño, lávese bien las manos con agua caliente y jabón para reducir la probabilidad de infección.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • Empeoramiento de la anemia: mayor palidez, debilidad o dificultad para respirar

  • Sigue sin alimentarse bien

  • Sangrado persistente

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.