Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Fístula anal (niño)

El canal anal es la parte final del tracto intestinal. Incluye el recto y el ano. A veces, se forma un paso anormal entre el canal anal y la piel cercana al ano. Esto se conoce como fístula anal. Estas fístulas también se pueden formar desde el canal anal hacia otros órganos como, por ejemplo, la vagina o el tracto urinario. 

Una fístula anal puede ser congénita (presente desde el nacimiento). También puede presentarse a causa de un absceso o una infección anal, o por una afección como la enfermedad de Crohn. Un traumatismo en el canal anal o una cirugía también puede provocar fístulas anales. 

Los síntomas de una fístula anal pueden incluir:

  • Dolor en o cerca del recto

  • Secreción, que puede contener sangre, pus o ambos (la secreción puede ser constante o puede ir y venir)

  • Sangrado del recto 

  • Problemas urinarios 

Si su hijo tiene un absceso anal o una infección junto con una fístula, es posible que note enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad en o cerca del ano o recto. También puede presentar fiebre.
Si la causa es la enfermedad de Crohn, es posible que una fístula anal responda a medicamentos como antibióticos e inmunodepresores. Esto puede llevar al cierre completo de la fístula. Pero, una vez que se suspende el tratamiento, existe una probabilidad alta de que la fístula se forme de nuevo.
Las fístulas anales generalmente necesitan cirugía si otros tratamientos no corrigen el problema. El tipo de cirugía depende del tipo de fístula. Es posible que se necesite más de una cirugía. En ciertos casos, al niño se le realiza una colostomía durante la cirugía. Esto crea una abertura (llamada estoma) en el abdomen para permitir el paso de las heces. Las heces se colectan en una bolsa que se lleva por fuera del cuerpo. La colostomía puede ser temporal o permanente. Los cuidados a largo plazo dependen del tipo de fístula y del éxito de la cirugía. A algunos niños se les puede dar una dieta especial para ayudarles a que tengan evacuaciones intestinales regulares. 

Cuidados en su casa

Es posible que a su hijo le receten medicamentos como analgésicos (calmantes del dolor) y antibióticos. Siga todas las instrucciones al darle estos medicamentos a su hijo.

Si a su hijo le realizaron una cirugía, las instrucciones para su recuperación pueden incluir:

  • Vigilar el lugar de la incisión para descubrir signos de infección (ver más abajo).

  • Sumergirse en un baño tibio de tres a cuatro veces al día.

  • Usar una toallita sobre la zona anal hasta que termine de sanar.

  • Hacer una dieta con un contenido alto de fibra.

  • Beber mucho líquido.

  • Usar un ablandador de heces o un laxante formador de masa según sea necesario. 

Si su hijo tiene una colostomía, es posible que usted reciba las siguientes instrucciones:

  • Lávese cuidadosamente las manos con agua tibia y jabón antes y después de cuidar la colostomía.

  • Vacíe la bolsa de evacuación con la frecuencia que le indicaron. También asegúrese de que encaje correctamente y esté asegurada.

  • Lave la piel alrededor del estoma con jabón y agua tibia, y séquela dándole palmaditas suaves. Proteja la piel con una barrera en forma de pomada según le recete el médico.

  • Vigile la zona afectada para ver si muestra señales de infección (lea la información que se presenta más abajo).

  • Nota: A los niños mayores se les debe enseñar cómo cuidar la colostomía y la piel alrededor del estoma (abertura). Es más probable que niños pequeños necesiten ayuda para cuidar su colostomía.

Después del tratamiento, probablemente le pidan que lleven un registro cuidadoso de las evacuaciones intestinales de su hijo. Incluya detalles sobre la ubicación (ano o colostomía) y el tipo de heces evacuadas. Esto le ayudará al proveedor de atención médica a planificar el tratamiento de su hijo en el futuro. A los niños más grandes se les puede enseñar a llevar su propio registro. 

Visitas de control

Haga el seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo según le hayan recomendado. Si tiene alguna pregunta o preocupación, recuerde hablar sobre el tema con el proveedor de atención médica. 

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si:

  • Su hijo de hasta tres meses tiene una temperatura de 100.4° F (38° C) o más. (Busque atención médica de inmediato. La fiebre en un bebé de pocos meses puede ser un signo de una infección peligrosa).

  • Su hijo es menor de dos años y presenta fiebre de 100.4º F (38º C) que continúa por más de un día.

  • Su hijo tiene dos años o más y presenta fiebre de 100.4º F (38º C) que continúa por más de tres días.

  • Su hijo de cualquier edad tiene picos de fiebre repetidos de más de 104º F (40º C).

También llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si se presenta alguna de estas situaciones:

  • Patrones anormales de evacuación intestinal

  • Reaparición de los síntomas de fístula anal

  • Dolor, enrojecimiento, hinchazón, sangrado o secreción cerca de una incisión o estoma, o cerca del ano o recto

  • Dolor abdominal que no responde al tratamiento o que no se alivia en unas horas

  • Hinchazón del abdomen que no baja después de unas horas

  • Mucosidad, pus o sangre en las heces (oscuras o de color rojo brillante)

  • Vómitos persistentes

Llame a emergencias

Llame enseguida al 911 si su hijo presenta alguno de estos síntomas: 

  • Problemas para respirar o tragar

  • Desmayo

  • Ritmo cardíaco acelerado

  • Gran cantidad de sangre en las heces

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.