Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Abrasión Corneal [Neonato] (Corneal Abrasion, Neonate)

Una lesión por raspadura o rasguño en la capa exterior del ojo (córnea) se conoce como abrasión corneal. Las abrasiones corneales causan un dolor intenso en el ojo, incapacidad para abrirlo, visión borrosa, lagrimeo y sensibilidad a la luz. El ojo puede enrojecerse e hincharse.

Una abrasión corneal puede ser consecuencia de polvo, arena, una uña o cualquier objeto que pueda arañar el ojo. El ojo lesionado se enjuaga y se trata con gotas o con una pomada para reducir el dolor y prevenir la infección. También pueden usarse analgésicos (medicamentos contra el dolor). Una lesión superficial de la córnea en un bebé suele curarse durante la noche mientras el bebé duerme. El ojo se considera curado si el bebé no tiene problemas para mantenerlo abierto. Sin embargo, las lesiones profundas de la córnea pueden tardar más tiempo en curarse.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: Es posible que el médico le recete gotas o una pomada o crema para facilitar la curación de la lesión y prevenir las infecciones. Es posible que su médico le recete también analgésicos (medicamentos contra el dolor). Siga las instrucciones del médico al usar estos medicamentos.

  1. Aplique las gotas (si se las recetaron) en la esquina del ojo donde la nariz se encuentra con los párpados. El medicamento se acumulará en esta zona. Cuando el bebé abra los párpados, el medicamento entrará en el ojo.

  2. Aplique la pomada (si se la recetaron) tirando del párpado inferior suavemente hacia abajo. Coloque la cantidad recetada de pomada en el interior del párpado, Después de cerrar la tapa, limpie el medicamento sobrante de la zona de la nariz, hacia afuera, para mantener los ojos lo más limpios posible. Las pomadas o cremas para el ojo pueden causar visión borrosa. Aplique la pomada cuando el bebé esté a punto de dormirse o mientras duerme.

Atención General:

  1. Proteja los ojos del bebé de la luz solar directa para evitar la irritación.

  2. Trate de impedir que el bebé se frote el ojo. El frotamiento retardará la curación.

  3. Prevenga las lesiones de los ojos en el futuro: Mantenga sus uñas y las uñas del bebé bien recortadas; mantenga todos los objetos puntiagudos, como las horquillas para pañales, lejos del alcance del bebé.

  4. Vigile el ojo del niño para ver si muestra señales de infección (lea la información que se presenta más abajo).

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro. Las abrasiones corneales pueden remitirse a un oculista pediátrico.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F [38°C] (temperatura rectal)

  • Señales de infección, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, o supuración maloliente del ojo

  • Dolor persistente o en aumento (en los bebés la irritabilidad que no puede calmarse puede ser señal de dolor)

  • No quiere mantener los ojos abiertos

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.