Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Inmunoterapia contra el cáncer: Anticuerpos monoclonales (mAbs)

La inmunoterapia es una estrategia de tratamiento que recurre al sistema inmunitario del cuerpo; está indicada para tratar algunos tipos de cáncer. Un tipo de inmunoterapia utiliza anticuerpos monoclonales (mAbs por sus siglas en inglés), los cuales son proteínas artificiales que se dirigen a ciertas partes específicas de las células cancerosas para destruirlas. En la mayoría de los casos, los anticuerpos monoclonales se administran junto con otros tratamientos contra el cáncer. Esta hoja contiene más información sobre los mAbs y lo que usted puede esperar que ocurra si son parte de su plan de tratamiento.

Cómo actúan los anticuerpos monoclonales

Las células cancerosas son células que se han transformado y se han vuelto anormales. A veces estas células producen grandes cantidades de proteínas en su superficie. Es posible crear en un laboratorio mAbs que reconozcan estas proteínas específicas. Después de reconocerlas, los mAbs pueden unirse a las células cancerosas. El mAb puede destruir la célula cancerosa por sí solo o bien con la ayuda del sistema inmunitario del cuerpo. Algunos mAbs transportan quimioterapias, toxinas o radiación especializadas directamente a las células cancerosas. Una vez que se han destruido las células cancerosas, pueden utilizarse los mABs para evitar que estas vuelvan a formarse.

Posibles efectos secundarios de los anticuerpos monoclonales

Los mAbs pueden provocar efectos secundarios que suelen ocurrir en el momento del tratamiento. Algunos de los efectos secundarios frecuentes son:

  • Reacción alérgica, como salpullido, urticaria o dificultades para respirar

  • Fiebre

  • Escalofríos

  • Cansancio

  • Salpullido

  • Debilidad

  • Mareos

  • Baja presión arterial

  • Alta presión arterial

Los demás efectos secundarios varían según el tipo de mAb que se administre. Su médico puede darle más información sobre los efectos secundarios que usted puede esperar y las maneras de controlarlos.

Cómo se administran los anticuerpos monoclonales

Los mAbs se administran a través de una sonda intravenosa, bien sea mediante una aguja de plástico introducida en una vena del brazo o por un tubo delgado (catéter) insertado en una vena más grande. Este método permite administrar los anticuerpos directamente en el torrente sanguíneo. El tratamiento puede realizarse en un hospital, centro de salud o consultorio médico. Cada infusión puede durar desde apenas unos 30 minutos hasta más de 4 horas, según el tipo de mAb. La frecuencia de las sesiones y la duración del tratamiento dependen del tipo de cáncer que usted tenga y del mAb que se le esté administrando.

Llame al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4°F (38ºC) o más alta, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Dolor de pecho

  • Dificultad para respirar, sibilancias (respiración con silbidos)

  • Hinchazón de los labios, la lengua o la garganta

  • Salpullido o urticaria

  • Cansancio constante

  • Mareos o sensación de aturdimiento

  • Náuseas y vómito descontrolados

  • Diarrea que no mejora con el tiempo

  • Cualquier síntoma nuevo o que le cause preocupación

Evaluación de sus progresos

En el transcurso de su tratamiento, usted tendrá citas periódicas con su médico para que le evalúe su salud y su respuesta al tratamiento. Una vez que terminen sus sesiones, usted y su médico hablarán de los resultados del tratamiento y de si necesita otros tratamientos contra el cáncer.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.