Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Reparación abierta de aneurisma en la subclavia

La arteria subclavia transporta sangre del corazón a los brazos. Un aneurisma es una dilatación parecida a un globo que se forma en la pared de una arteria. Si una parte de la pared de la arteria subclavia adelgaza y se debilita, puede formarse un aneurisma. Con el tiempo, el aneurisma puede aumentar de tamaño hasta el punto de reventar (romperse) y causar dolor intenso y hemorragia. Aunque el aneurisma no se reviente, la sangre puede quedar atrapada en su interior y formar un coágulo que obstruye el flujo sanguíneo al brazo; esto provoca síntomas como dolor en el brazo o la mano. Si una parte del coágulo se desprende y circula hasta el cerebro, puede producirse un ataque cerebral. Para evitar que ocurran estos problemas es necesario reparar el aneurisma. La reparación del aneurisma puede efectuarse por cirugía abierta, a través de una o más incisiones. Esta hoja le da más información sobre lo que usted puede esperar que ocurra.

Diagrama de la cabeza y el pecho en el que se muestran el corazón, las arterias, la clavícula, el esternón y el aneurisma de la subclavia.

Preparativos para la operación

Prepárese siguiendo las instrucciones que le hayan dado. Informe a su médico de todos los medicamentos que usted toma, incluyendo también los que se adquieren sin receta, los remedios de hierbas y otros suplementos. Quizás tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Además, siga las indicaciones que le den para dejar de comer o beber antes de la operación.

El día de la operación

La operación dura cerca de 2-4 horas.

Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en una vena del brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Para que no sienta ningún dolor durante la operación, le pondrán anestesia general. Este medicamento le inducirá un estado parecido al del sueño profundo a lo largo de la operación.

  • Podrían ponerle un tubo delgado (sonda urinaria) en la vejiga para drenar la orina; el tubo podría permanecer implantado durante la operación y por algún tiempo después.

Durante la operación:

  • Para reparar el aneurisma se practica una o varias incisiones, posiblemente en el cuello, el pecho o el brazo.

  • Podría extirparse (extraerse) tejido muscular u óseo (como una costilla) si está ejerciendo presión en la arteria y causando síntomas.

  • Le administrarán anticoagulantes (diluyentes de la sangre) por la sonda IV para ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre.

  • La arteria se pinza encima y debajo del aneurisma para detener el flujo sanguíneo.

  • Se abre el aneurisma y se extraen los coágulos de sangre de su interior.

  • A continuación se usa una prótesis o injerto (vaso sanguíneo sustituto) para realizar la reparación. La prótesis puede ser un tubo hecho de una tela especial; el injerto es tejido tomado de su propio cuerpo (generalmente, de una vena de la pierna).

  • El injerto o prótesis se cose a las partes sanas de la arteria, en ambos extremos del aneurisma. A continuación se cosen las paredes del aneurisma sobre la prótesis o injerto. (En algunos casos se extirpa la parte de la arteria que contiene el aneurisma.)

  • En algunos casos se liga el aneurisma en ambos extremos; a continuación se cose la prótesis o el injerto encima y debajo del aneurisma. En este tipo de operación, llamada derivación, se desvía el flujo sanguíneo para que rodee la parte de la arteria que contiene el aneurisma.

  • Una vez terminada la reparación, se retiran las pinzas y se restablece el flujo sanguíneo por la arteria.

  • Las incisiones en la piel se cierran con puntos (suturas) o grapas. Cerca de las incisiones podrían colocarle un pequeño tubo (drenaje) para ayudar a eliminar el líquido que puede acumularse después de la operación.

Su recuperación en el hospital

Después de la operación, quizás deba permanecer en el hospital 3-4 días. En el hospital:

  • Podrían hacerle estudios con imágenes para garantizar que el injerto funciona correctamente.

  • Le quitarán el tubo de drenaje de la orina.

  • Le darán medicamentos (analgésicos) para controlar el dolor que tenga. Informe a sus proveedores si su dolor no está controlado.

  • Le enseñarán técnicas para toser y respirar a fin de mantener despejados los pulmones.

  • Tan pronto como sea capaz de hacerlo, tendrá que levantarse y caminar durante breves períodos con la ayuda de un enfermero o terapeuta.

Cuando le llegue la hora de irse, tenga a un familiar o a un amigo adulto listo para llevarlo a casa. Además, consiga a alguien que le ayude en casa durante unos cuantos días.

La recuperación en el hogar

Una vez en casa, siga todas las instrucciones que le hayan dado. Asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Tome todos sus medicamentos de la forma indicada.

  • Cuídese las incisiones según las instrucciones.

  • Revise los sitios de incisión para ver si tienen señales de infección (lea más adelante).

  • Evite levantar objetos pesados o hacer actividades enérgicas, según las indicaciones.

  • Camine por lo menos unas cuantas veces al día. Vaya aumentando lentamente la distancia y la intensidad conforme se sienta capaz de hacerlo.

  • Evite manejar un automóvil hasta que el médico le diga que puede hacerlo. No maneje vehículos mientras esté tomando medicamentos que le pueden producir modorra o sueño.

Llame al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Aparición o empeoramiento de dolor de pecho o dificultades para respirar

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Reaparición de los síntomas anteriores

  • Señales de infección en cualquiera de los sitios de las incisiones, como mayor enrojecimiento o hinchazón, sensación de calor, empeoramiento del dolor, sangrado o secreción maloliente

  • Dolor que empeora o no puede controlarse con medicamentos

  • Dolor, entumecimiento u hormigueo en el brazo, la mano o los dedos

  • Latidos cardíacos rápidos, fuertes o irregulares

  • Dolor o hinchazón de las piernas

Seguimiento

Tendrá una cita de control con el médico de 2 a 3 semanas después de la operación. En esta cita, el médico evaluará su recuperación y le quitará los puntos o grapas, si es necesario.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones son:  

  • Sangrado

  • Infección

  • Formación de coágulos de sangre

  • Problemas relacionados con el injerto o prótesis, como desplazamiento de su posición original o formación de coágulos de sangre en su superficie o su interior

  • Lesiones a los vasos sanguíneos, músculos, huesos u órganos cercanos

  • Lesión al nervio que se dirige al diafragma, lo cual puede provocar problemas respiratorios

  • Lesión a nervios específicos que afectan los ojos y la cara, lo que causa el síndrome de Horner (con señales como caída parcial del párpado y constricción de la pupila)

  • Acumulación anormal de líquido alrededor de los pulmones

  • Riesgos relacionados con la anestesia

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.