Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Buen estado físico y lesión de la médula espinal (SCI)

Quizás crea que, si tiene una lesión de la médula espinal (SCI, por sus siglas en inglés), no puede tener un buen estado físico, pero sí puede hacer ejercicios, mantenerse activo, trabajar con sus músculos y tener un buen estado físico. El ejercicio cumple un papel muy importante para que usted se mantenga saludable. A continuación, verá todas las maneras en que la actividad física y los ejercicios pueden ayudarle.

De qué manera le ayuda la actividad física

La actividad física ofrece muchos beneficios a las personas con una lesión de la médula espinal. Puede ayudarle a:

  • Sentirse mejor. Aliviar los sentimientos de depresión, enojo y ansiedad. También puede ayudarle a liberar el estrés, y, a mucha gente, le ayuda a dormir mejor.

  • Tener más independencia. La actividad física mantiene sus músculos fuertes y le da más energía. También le ayuda a manejar su peso. Todos estos aspectos hacen que pueda moverse con más facilidad, lo cual le ayudará a tener mucha más independencia.

  • Mantenerse saludable. Hacer ejercicio le ayuda a prevenir enfermedades como resfriados y la gripe. También puede ayudarle a prevenir la enfermedad cardíaca, la presión arterial alta, los ataques cerebrales, la diabetes y algunos cánceres. Le ayuda a mejorar la salud de su piel, con lo que será menos probable que tenga úlceras por presión. También le ayuda a reducir el riesgo de tener lesiones y complicaciones.

Hombre en silla de ruedas usando una máquina de ejercicios.

Un plan de ejercicios que funcione para usted

Hay muchos tipos de ejercicios. Para determinar cuáles son mejores para usted, hay que ver dónde está su lesión. Su programa de ejercicios puede incluir ejercicios de fuerza, aeróbicos, de estiramiento y de respiración. Puede ejercitarse usando máquinas o pequeños dispositivos o complementos. Puede ejercitarse en su casa o en un gimnasio o centro de ejercitación. Los miembros de su equipo de atención médica, como el fisioterapeuta (PT, por sus siglas en inglés) o el terapeuta ocupacional (OT, por sus siglas en inglés) le ayudarán a encontrar los ejercicios más adecuados para usted.

Practique deportes

Mucha gente con SCI también disfruta de hacer algún deporte. Por ejemplo, natación, tenis, softball, remo, básquet adaptado, entre otros tantos. Si le interesan los deportes, hable con su PT u OT para que le ayude a buscar recursos locales. También puede buscar las palabras clave "deportes adaptados" en Internet para ver qué recursos hay en su área. Estos sitios web pueden serle útiles:

Haga ejercicio de manera segura

Para hacer ejercicio con seguridad, tome estas medidas:

  • Hable con su PT, OT o proveedor de atención médica. Hágalo antes de comenzar o cambiar un programa de ejercicios. Sepa qué ejercicios son los mejores para usted.

  • Empiece poco a poco. Primero, acostúmbrese a los ejercicios. Con el tiempo, podrá hacerlos con más fuerza, más rápido o por más tiempo.

  • Esté atento al dolor. Preste atención al dolor que pueda sentir en sus manos, brazos y hombros. Las lesiones en esas zonas pueden afectar sus actividades y cuidados diarios.

  • Revise su presión arterial. Preste atención a los síntomas de disreflexia autonómica (AD, por sus siglas en inglés). Quizás necesite modificar sus ejercicios para aliviar los síntomas o prevenir la AD.

  • Proteja su piel. Tome medidas para prevenir las úlceras por presión y otras lesiones. Use almohadones y cambie los apoyos de su cuerpo para aliviar la presión.

  • Proteja sus huesos. La gente con SCI puede tener huesos más delgados. Tenga cuidado de no caerse al hacer ejercicios.

  • Use accesorios de seguridad. Por ejemplo, cintas, correas y protectores acolchonados.

  • Observe su temperatura. Su cuerpo tiene menos capacidad de regular su temperatura. Preste atención y pare si siente demasiado calor.

  • Maneje su vejiga y sus intestinos. Siga siempre su rutina para evitar accidentes o prevenir la AD. Vacíe su vejiga o su bolsa antes de hacer ejercicio.

  • Beba abundante agua. Adapte su rutina de vejiga según sea necesario.

  • Pida ayuda. No tema pedir ayuda, del tipo que sea, tan pronto como la necesite.

Lleva tiempo lograr avances

Al principio, volver a hacer actividad física puede resultarle difícil y frustrante. Empiece poco a poco. Primero, haga ejercicios cortos, más fáciles. Vaya aumentando la dificultad y la duración de los ejercicios a medida que sienta que puede hacerlo. Con el tiempo, tendrá más fuerza, más resistencia y más confianza en usted mismo.

Una meta para toda la vida

Mantener un buen estado físico es un objetivo para toda la vida. Si trabaja todos los días para lograrlo, le resultará más fácil. Si necesita ayuda en cualquier momento, no dude en pedirla. Pida apoyo a su familia, sus cuidadores y sus amigos, y hable con su equipo de atención médica cada vez que tenga preguntas o necesite asistencia. Están a su disposición para ayudarle a estar saludable, fuerte y en buen estado físico.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.