Cuidados para enfermos terminales: Descripción y cuidados de la disnea - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuidados para enfermos terminales: Descripción y cuidados de la disnea

La disnea (llamada también falta de aire) es común en las personas que tienen enfermedades graves o avanzadas. La disnea causa dificultades y molestias al respirar y puede provocar muchos sufrimientos. Las familias también se pueden ver afectadas al ver a su ser querido esforzándose para respirar. Ya que la disnea puede ser angustiante tanto para los pacientes como para sus familiares, es importante entender las particularidades de este síntoma y las maneras de tratarlo.

¿Cuáles son las causas comunes de la disnea?

La disnea se produce por muchas causas. Por ejemplo, puede ocurrir a causa de problemas pulmonares como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o ser un síntoma de otras afecciones de salud, como la enfermedad cardíaca o el cáncer. También puede desarrollarse la disnea a medida que progresa cualquier enfermedad terminal. En muchos casos la disnea causa ansiedad, lo que a su vez empeora los problemas respiratorios.

¿Cómo se trata la disnea?

El objetivo principal del tratamiento consiste en ayudar a la persona a respirar con más comodidad. Para esto suelen administrarse medicamentos y otros tratamientos.

  • Algunos medicamentos son:

    • Oxigeno. Este tratamiento ayuda a mejorar la respiración, y podría recetarse si las pruebas indican que hay poco oxígeno en la sangre. También podría recetarse si contribuye a mejorar la comodidad de la persona.

    • Opioides. Estos medicamentos suelen administrarse para aliviar el dolor, aunque también pueden mejorar la falta de aire.

    • Otros medicamentos. Pueden administrarse medicamentos para aliviar problemas específicos que pueden acompañar a la disnea, tales como la ansiedad.

  • Otros tratamientos son:

    • Ejercicios respiratorios. En muchos casos se enseñan a los pacientes las técnicas de respiración con los labios fruncidos o diafragmática para ayudarlos a respirar mejor. Estas técnicas también pueden aliviar la disnea y la ansiedad.

    • Técnicas para conservar la energía. Se enseñan a los pacientes las maneras más eficientes de mover y usar el cuerpo. Esto les ayuda a conservar la fuerza y facilitan la respiración cuando están haciendo actividades normales.

    • Posturas corporales. En algunos pacientes, sentarse lo más recto posible puede aumentar  la comodidad y mejorar la respiración; también puede resultar útil elevar la cabecera de la cama al descansar.

    • Relajación. Esta técnica puede reducir el estrés y la ansiedad, los cuales pueden empeorar la disnea. Algunos métodos de relajación son la meditación y la visualización. Ciertas actividades sencillas, como leer un libro, ver una película o escuchar música también pueden ayudar a los pacientes a relajarse y distraerse de la falta de aire.

¿En qué pueden ayudar los seres queridos?

En muchos casos, los seres queridos de un paciente no están seguros de lo que pueden hacer para aliviar los problemas respiratorios. Comience por pedirle al médico consejos sobre cómo ayudar al paciente. Quizás también le ayuden estos consejos:

  • Mantenga la comodidad y seguridad de su ser querido.

    • Mantenga una temperatura fresca en la habitación del paciente. Baje el ajuste del termostato o ponga un ventilador que pueda echar aire suavemente sobre la mejilla del paciente. Si el tiempo lo permite, mantenga abierta una ventana para que entre el aire fresco.

    • Ayude al paciente a conservar su energía. Coloque objetos como medicamentos y ayudas para caminar al alcance de la mano.

    • Si el paciente recibe oxígeno, mantenga las fuentes de fuego alejadas del lugar donde se ha almacenado el tanque de gas. Compruebe que la unidad de oxígeno esté apagada cuando no se esté usando. Y asegúrese de tener un extintor de incendios en la casa.

  • No permita que las dificultades respiratorias aíslen a su ser querido. Pase tiempo con el paciente haciendo actividades normales: coman, vean películas y salgan al aire libre juntos.

  • Ofrezca apoyo y serenidad. Procure conservar la calma y la relajación alrededor del paciente. En muchos casos, los pacientes pueden percibir si los familiares y cuidadores están preocupados por ellos; esto puede aumentar su ansiedad y empeorar su disnea.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.