La toma de decisiones sobre hidratación artificial - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La toma de decisiones sobre hidratación artificial

Si usted tiene una enfermedad grave, su médico le irá explicando sus opciones de tratamiento conforme avanza su afección. Algunos de estos tratamientos ayudan a mantener o preservar la vida si su cuerpo ya no puede realizar ciertas funciones por su cuenta. Uno de estos tratamientos es la hidratación artificial, que consiste en suministrar líquidos al cuerpo cuando el paciente ya no puede tomarlos por la boca. Esta hoja contiene más información sobre la hidratación artificial y lo que usted necesita saber sobre este tratamiento.

Varilla con bolsas de líquido intravenoso. En el fondo hombre en una cama de hospital con dos proveedores de atención médica.

¿Cómo se administra la hidratación artificial?

La hidratación artificial se administra mediante una sonda delgada llamada vía IV (intravenosa). Para insertar la vía, se coloca una pequeña aguja a través de la piel en una vena del brazo o la mano. A continuación se envían líquidos al cuerpo a través de la sonda.

¿Cuáles son los riesgos de la hidratación artificial?

Algunos riesgos son sangrado e infección en el punto de entrada de la sonda IV; además, es posible que se acumule un exceso de líquido en el cuerpo, lo que puede causar hinchazón molesta en los brazos, las piernas y el abdomen. También puede acumularse líquido en los pulmones, lo que puede producir dificultades para respirar y falta de aire.

¿Qué pasará si decido recibir hidratación artificial?

Seguirá recibiendo líquidos para ayudar a su cuerpo a funcionar, lo que podría aumentar su comodidad y mejorar su calidad de vida por un tiempo. Por otra parte, si usted está cerca del final de su vida, quizás le cueste tolerar los problemas que pueden surgir con este tratamiento. En ese caso, su médico podría recomendar que se suspenda la hidratación artificial si representa una carga excesiva para su cuerpo. 

¿Qué pasará si decido no recibir hidratación artificial?

Si decide no hacerse este tratamiento, seguirá recibiendo cuidados paliativos para aliviar el dolor y otros síntomas. Sin líquido suficiente, el cuerpo dejará de funcionar poco a poco y se producirá la muerte en unos días o semanas. Quizás le reconforte saber que la deshidratación es una parte natural del proceso de morir. En estudios se ha demostrado que la mayoría de los pacientes que se acercan al final de su vida no suelen sentir sed. La sequedad bucal es un problema más común, que puede aliviarse humedeciendo los labios y la boca. También pueden administrarse pedacitos de hielo y pequeños sorbos de agua, si se desea. En los últimos días de la vida, la deshidratación puede estimular la liberación de unas sustancias químicas en el cerebro que pueden aportarle una sensación de paz y bienestar. Esto podría ayudarle a pasar sus últimas horas con mayor comodidad.

¿Cómo decido si quiero recibir hidratación artificial?

Su médico y demás miembros de su equipo de atención médica pueden darle más información sobre la hidratación artificial y lo que ello significa para usted. Si lo desea, puede incluir a los familiares y amigos en estas discusiones. Al tomar su decisión, considere pensar en los siguientes factores o consultarlos con su equipo de atención médica:

  • ¿Mejorará mi enfermedad? ¿O va a empeorar? ¿Qué probabilidades hay de que me cure?

  • ¿Qué efectos tendrá la hidratación artificial en mi salud? El hecho de recibir el tratamiento, ¿cambiará el pronóstico de mi enfermedad?

  • ¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de la hidratación artificial? ¿Y qué problemas puede causar? ¿Podré vivir con estos problemas?

  • ¿Cómo afectará la hidratación artificial mi comodidad y calidad de vida?

Considere sus propios valores o creencias religiosas. También es conveniente que pida consejos a las personas que comparten sus valores.

Nota: Si tiene dificultades para tomar la decisión sobre la hidratación artificial, pregúntele a su médico si puede recibirla por un tiempo corto para ver si le ayuda a sentirse mejor. Una vez finalizado el período de prueba, podrá decidir si quiere continuar o suspender el tratamiento.

¿Cómo expreso mi decisión sobre la hidratación artificial?

Usted puede dar a conocer su decisión informando directamente a su médico. Lo ideal es que indique sus deseos de tratamiento por escrito en instrucciones anticipadas. Se trata de unos formularios legales que hacen referencia a las decisiones de atención médica. Las leyes sobre instrucciones anticipadas varían de un estado a otro. Consulte a su médico sobre los formularios necesarios para garantizar que se cumplan sus deseos. Algunos formularios comunes son: 

  • Un poder notarial para atención médica o formulario de apoderado para decisiones médicas. Este formulario permite designar a una persona para que tome decisiones de tratamiento en su nombre cuando usted no pueda hacerlo. Esta persona suele llamarse apoderado para decisiones médicas, poder notarial para atención médica, poder legal por tiempo indefinido para cuidados de salud, sucedáneo para tomar decisiones o representante.

  • Un testamento vital. Este formulario avisa a los demás sobre los tipos de tratamiento que usted desea recibir o rechazar si se enferma o lesiona gravemente hasta el punto de no poder expresar sus voluntades.

Tenga presente que puede cambiar o revocar las instrucciones anticipadas en cualquier momento. Acostúmbrese a revisar sus decisiones cada vez que haya un cambio en su salud o en sus objetivos de atención médica. Además, asegúrese de informar a su apoderado sobre cualquier cambio en sus decisiones médicas.

La toma de decisiones sobre la hidratación artificial de un ser querido

Idealmente, la decisión sobre hidratación artificial se toma con el consentimiento del paciente. Sin embargo, en algunos casos la decisión recae en el apoderado del paciente u otro adulto. Si usted tiene que tomar la decisión sobre hidratación artificial de un ser querido, comience por hablar con el médico del paciente. Averigüe los objetivos de los cuidados así como los beneficios y las repercusiones del tratamiento en la salud de su ser querido. Piense también en las voluntades y los valores de su ser querido. Si es necesario, pídale consejos a otro miembro del equipo de atención médica, como un trabajador social o asesor espiritual.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.