Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Decisiones sobre la reanimación 

El término “reanimación” se refiere a un grupo de métodos que permiten tratar de restablecer los latidos cardíacos y la respiración de una persona cuyo corazón o pulmones han dejado de funcionar. Si tiene una enfermedad grave, es probable que su proveedor de atención médica les hable a usted y a sus seres queridos sobre la reanimación y otros tratamientos que quizás necesite en el futuro. Siga leyendo para entender en qué consiste la reanimación y lo que usted necesita saber al tomar una decisión sobre este tratamiento.

Proveedor de atención médica hablando con una mujer en una cama de hospital y un hombre parado al lado de la cama.

¿Qué implica la reanimación?

La reanimación puede implicar lo siguiente:

  • RCP (reanimación cardiopulmonar). Esta técnica se emplea para tratar de reiniciar un corazón que ha dejado de latir. En la RCP, se oprime el pecho del paciente y se le da respiración boca a boca.

  • Intubación. Esta técnica se aplica si usted ha dejado de respirar bien y no puede mantener niveles adecuados de oxígeno. A través de la boca o la nariz, le insertarán una sonda por la garganta y en la tráquea. La sonda podría estar conectada a un respirador mecánico que ayuda a bombear aire hacia el interior de los pulmones.

  • Descargas eléctricas (cardioversión o desfibrilación). Esta técnica permite enviar breves descargas eléctricas al corazón a través de unas pequeñas paletas adheridas al pecho. Estas descargas pueden ayudar a normalizar el ritmo cardíaco.

  • Medicamentos. Podrían administrarse para tratar de reiniciar el corazón.

¿Cuál es el resultado más probable de la reanimación?

La reanimación puede salvar vidas, pero tiene una baja tasa de éxito. Ciertos factores como la edad, el estado de salud, la enfermedad existente y la rapidez con la que se inicie la reanimación pueden afectar el resultado. Aunque se logre revivir a un paciente, durante la reanimación pueden surgir complicaciones capaces de causar otros problemas de salud o discapacidades. Las maniobras por reanimar a la persona pueden causar consecuencias no esperadas.
Le recomendamos que converse con su proveedor de atención médica sobre las expectativas que usted tenga respecto de la reanimación. Así podrá entender más sobre los riesgos y los beneficios de este método.

¿Cómo decido si quiero que me reanimen?

Su proveedor de atención médica le dará más información sobre la reanimación y lo que esto significa para usted. Si lo desea, también puede incluir a los familiares y amigos en estas discusiones. Al tomar su decisión, considere pensar en los siguientes factores o consultarlos con su proveedor de atención médica:

  • ¿Mejorará mi enfermedad? ¿O va a empeorar? ¿Qué tan probable es que me cure?

  • ¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de la reanimación?

  • ¿Es probable que sobreviva o me recupere completamente de la reanimación?

  • ¿Cuáles son las consecuencias de la reanimación para mi salud? ¿Cómo afectará mi comodidad y mi calidad de vida?

Considere sus propios valores o creencias religiosas. También es conveniente que pida consejos a las personas que comparten sus valores.

¿Cómo expreso mi decisión sobre la reanimación?

Sus proveedores de atención médica realizarán la reanimación cuando sea necesario a menos que usted tenga una orden de no reanimación (DNR por sus siglas en inglés). Esta orden indica a los proveedores de atención médica que se abstengan de realizar la reanimación si su corazón y sus pulmones dejan de funcionar. Las leyes de órdenes de DNR varían de un estado a otro. Consulte a su proveedor de atención médica sobre los formularios necesarios para garantizar que se cumplan sus deseos. Las órdenes de DNR tienen las siguientes características comunes:

  • Una orden de DNR debe hacerse por escrito y estar firmada por un proveedor de atención médica. Esto se puede hacer solamente con su consentimiento. Si usted no puede expresar sus voluntades, su apoderado para decisiones médicas (llamado también poder notarial para atención médica, poder legal para cuidados de salud, sucedáneo para tomar decisiones o representante) puede dar el consentimiento. El apoderado es una persona que usted designa para tomar decisiones de tratamiento en su nombre cuando usted no pueda hacerlo. Para designar a esa persona se requiere un formulario de apoderado para decisiones médicas o poder notarial para atención médica. Si usted no tiene un apoderado para decisiones médicas, el proveedor de atención médica podría pedirle a uno de sus familiares o amigo íntimo que tome la decisión sobre DNR.

  • La orden de DNR puede revocarse en cualquier momento. Cualquier cambio debe consultarse con su proveedor de atención médica. Acostúmbrese a revisar su decisión sobre la orden de DNR cada vez que haya un cambio en su salud o en sus objetivos de atención médica. Además, asegúrese de informar a su apoderado para decisiones médicas y a sus seres queridos sobre cualquier cambio en su decisión.

  • Una orden de DNR no afecta que usted pueda recibir otros tratamientos. Una orden de DNR no significa “no administrar tratamiento”. Usted seguirá recibiendo todos los demás tratamientos necesarios para el dolor y otros síntomas según sea necesario hasta tanto suceda una situación extrema.

La decisión de reanimar o no a un ser querido

Lo ideal es que la decisión de reanimar o no se tome con el consentimiento del paciente. Sin embargo, en algunos casos la decisión podría recaer en el apoderado del paciente u otro adulto. Si usted tiene que tomar la decisión sobre reanimación de un ser querido, comience por hablar con su proveedor de atención médica. Averigüe los objetivos de los cuidados y los beneficios y las repercusiones del tratamiento en la salud de su ser querido. Piense en las voluntades y los valores de su ser querido. Además, pídale consejos a otro miembro del equipo de atención médica, como un trabajador social o asesor espiritual, si es necesario.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.