Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuidados paliativos: La importancia del manejo del dolor

El tratamiento del dolor es el uso cuidadoso de analgésicos (para reducir el dolor). Toda persona tiene derecho a que se le alivie el dolor. El objetivo principal del manejo del dolor en los cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida. Además, el alivio del dolor puede mejorar las funciones físicas y mentales de una persona. Quizás le preocupe que usted o su ser querido vaya a recibir medicamentos para el dolor. Esta hoja puede ayudarle a aclarar sus inquietudes. Dirija cualquier pregunta que tenga al equipo de cuidados paliativos.

Una mujer está por tomar un medicamento y otra sostiene un vaso de agua.

Los opiáceos son el tipo de medicamento que se emplea más frecuentemente para manejar el dolor en los cuidados paliativos e incluyen la morfina, la oxicodona, el fentanilo y la hidromorfona.

Por qué es importante manejar el dolor

Aliviar el dolor es esencial para mejorar la calidad de vida. El dolor impide que las personas hagan las actividades que disfrutan, hablen y pasen tiempo con los demás; puede afectar el estado de ánimo y la capacidad para pensar. Además, el dolor puede causar dificultades para comer y dormir, lo que puede empeorar otros síntomas. El dolor causa angustia y sufrimiento a los pacientes y sus seres queridos. Tratar el dolor ayuda a aliviar el sufrimiento.

Cómo se trata el dolor

Se alivia mayormente con la ayuda de medicamentos. Los medicamentos para el dolor (analgésicos) funcionan mejor si se usan regularmente a un horario preestablecido; no debe esperarse hasta que el dolor se vuelva intenso para tomarlos. Es más fácil aliviar el dolor manteniéndolo controlado con dosis programadas de medicamento que tratando de aliviarlo una vez que se agrava. El plan para controlar el dolor puede incluir más de un tipo de analgésico. Cada persona responde levemente distinto a cada tipo de analgésico, así que es posible que se prueben distintos tipos hasta encontrar el que funciona mejor. Los analgésicos pueden administrarse de muchas maneras, como en pastillas, goteo intravenoso, líquido oral o parche. Pueden cambiarse las dosis para asegurar la máxima eficacia. El cuerpo puede acostumbrarse a un medicamento, por lo cual se requerirá aumentar la dosis con el tiempo. Este fenómeno se llama tolerancia y es una parte normal de los cuidados paliativos contra el dolor. Aunque tal vez no sea posible eliminar el dolor por completo, en muchos casos los medicamentos aportan un alivio muy considerable.

Inquietudes sobre los medicamentos para el dolor

El uso de analgésicos podría plantearle muchas preguntas. En las noticias se publican artículos de personas adictas a los analgésicos. La adicción surge cuando se usa un medicamento después de que ha dejado de ser necesario. Este problema no afecta a alguien que recibe cuidados paliativos. Es probable que se necesiten analgésicos hasta el momento de la muerte. Quizás le preocupe también que los medicamentos para el dolor pueden acortar la vida; esto no es cierto. También podría preocuparle la posibilidad de que los analgésicos adormezcan a una persona hasta el punto de impedirle hablar. Se procederá con sumo cuidado para tratar el dolor y a la vez asegurar que el paciente se mantenga lo suficientemente alerta como para hablar con su familia. En los cuidados paliativos, el dolor se trata cuidadosamente para evitar problemas y mejorar al máximo la calidad de vida del paciente.

El manejo de los efectos secundarios

El proveedor de atención médica explicará los posibles efectos secundarios de los analgésicos; algunos son estreñimiento, picazón, náuseas, vómitos, cansancio o confusión mental. Los síntomas son tratables. La mayoría de estos efectos desaparece después de un tiempo corto. Estos síntomas se tratarán.

Otras maneras de tratar el dolor

Hay otras maneras de aliviar el dolor, que pueden ponerse en práctica junto con los analgésicos. Consulte al equipo de cuidados paliativos sobre las siguientes técnicas:

  • Visualización guiada

  • Toque o tacto terapéutico

  • Acupuntura

  • Masajes

  • Terapia musical o artística

  • Terapia con calor y frío

El lugar del paciente

Usted ocupa un lugar central en el alivio de su dolor; Es su tarea:

  • Notificar al equipo de cuidados paliativos cuando sienta dolor. Si expresa claramente que tiene dolor, al equipo le será más fácil tratarlo.

  • Informar al equipo de cuidados paliativos acerca de los efectos secundarios que usted tenga.

  • Llevar un registro del dolor. Anote la intensidad de su dolor y el momento en que le aparece. También debe anotar los medicamentos que ha tomado, a fin de que el equipo de cuidados paliativos los ajuste según la necesidad.

  • Tomar los medicamentos según las indicaciones. El dolor será más difícil de controlar si espera demasiado para tomar el analgésico y quizás haga falta aumentar la dosis.

El lugar de la familia

Quizás le resulte difícil entender cómo se siente su ser querido; sin embargo, el dolor del paciente es real. Usted puede ayudar. Asista a su ser querido registrando el dolor en un diario. Asegúrese de que los medicamentos se le administren puntualmente. No “ahorre” ni espere para administrar los analgésicos, ya que esto puede causar mayor dolor y síntomas de abstinencia. Los analgésicos surten su máximo efecto si se toman a un horario regular, antes de que el dolor se intensifique. Recuerde que el alivio eficaz del dolor es una parte esencial de los cuidados paliativos, porque permite que su ser querido tenga la mejor calidad de vida durante el tiempo que le queda.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.