Ureterosigmoidostomía - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Ureterosigmoidostomía

La ureterosigmoidostomía es una cirugía que le harán para crearle un camino nuevo para que la orina salga de su cuerpo. Puede ser necesaria si se ha quitado la vejiga por algún problema, por ejemplo, cáncer de la vejiga. Durante la cirugía, le separarán los uréteres (los conductos que llevan la orina de los riñones a la vejiga) de la vejiga y los unirán a parte del colon. De esta forma, tanto la orina como las heces pasarán por el colon y saldrán del cuerpo por el ano. Esta hoja le explica cómo se hace la cirugía.

Vista delantera de un torso, donde pueden verse los riñones conectados al colon sigmoide por medio de los uréteres.

Prepárese para la cirugía

Prepárese para la cirugía tal como le indicaron. Además:

  • Dígale a su médico todos los medicamentos que toma, lo cual incluye las hierbas y otros suplementos. También mencione si toma algún anticoagulante (diluyente de la sangre), tal como Coumadin, Plavix, o una aspirina todos los días. Es posible que deba dejar de tomar algunos de esos medicamentos (o todos) antes de la cirugía.

  • No coma nada ni beba durante las últimas 8 horas antes de la cirugía, ni siquiera café, agua, chicle o mentas. (Si le han dicho que tome algún medicamento, puede tomarlo con una pequeña cantidad de agua.)

  • Si así le han indicado, prepare su intestino para la cirugía (“preparación del intestino”). Este proceso comienza entre 1 y 2 días antes de la cirugía. Es posible que su médico le diga que sólo tome líquidos transparentes. También es posible que deba tomar laxantes o hacerse un enema. Siga todas las instrucciones que le den.

El día de la cirugía

La cirugía toma entre 3 y 4 horas. Después, deberá quedarse en el hospital entre 1 y 3 noches.

Antes de que comience la cirugía:

  • Le pondrán una línea en una vena (se llama línea intravenosa, o IV) del brazo o la mano. Por esta línea, le enviarán líquidos y medicamentos (tales como antibióticos).

  • Para evitar que sienta dolor durante la cirugía, le aplicarán anestesia general. La anestesia es un medicamento que le pondrá en un estado parecido a un sueño profundo durante la cirugía. Puede que le inserten un tubo por la garganta para ayudarle a respirar.

  • También es posible que le apliquen anestesia epidural para aliviarle el dolor después de la cirugía. Para eso, le insertarán un tubo pequeño en la espalda, por el cual le colocarán analgésicos que le adormecerán la parte inferior de su cuerpo. Hable con su médico o con su anestesiólogo sobre esta opción.

Durante la cirugía:

  • Le harán un corte en la parte inferior del abdomen, por lo general, desde el ombligo hasta el hueso púbico.

  • Le harán cortes (incisiones) en la parte inferior del colon. Doblarán su colon en forma de U, y coserán los bordes del colon con puntos de sutura para juntarlos. Así, se hace una bolsa que tiene tamaño suficiente para contener tanto la orina como las heces.

  • Le recortarán un pequeño orificio en esta parte del colon, por el que le insertarán un uréter, que quedará asegurado con puntos de sutura.

  • Es posible que le coloquen un tubo delgado (stent) en el uréter mientras cicatriza. El stent ayudará a ensanchar el uréter para que la orina pueda pasar por ahí más fácilmente.

  • Le harán el mismo procedimiento en una parte cercana del colon con el segundo uréter.

  • Al terminar la cirugía, le cerrarán las incisiones (cortes) con puntos de sutura, grapas o pegamento quirúrgico.

  • Le colocaran un tubo en el recto para que salgan la orina y las heces de su cuerpo mientras se recupera de la cirugía.

La recuperación en el hospital

Después de la cirugía, le llevarán a una sala de recuperación. Allí, despertará de la anestesia, quizás sintiéndose adormecido y con náuseas. Si le habían colocado un respirador, al principio puede sentir su garganta adolorida. Cuando esté listo, le llevarán a su cuarto de hospital. Mientras se encuentre en el hospital:

  • Le darán medicamentos para aliviar el dolor. Hágales saber a sus proveedores si usted siente dolor.

  • Primero, le darán líquidos por una línea que tendrá colocada en una de sus venas (línea intravenosa, o IV). Al cabo de uno o dos días, comenzará con una dieta de líquidos, y luego, lentamente, irá regresando a su dieta normal.

  • Tan pronto como le sea posible hacerlo, podrá levantarse y caminar.

  • Le enseñarán técnicas para toser y para respirar, a fin de que mantenga los pulmones limpios y prevenga la neumonía.

  • Probablemente, le quitarán los uréteres y el tubo del recto antes de que se vaya del hospital. De no ser así, le mostrarán los cuidados que deberá tener en su casa.

La recuperación en su casa

Después de su estadía en el hospital, se le dará el alta y podrá irse con alguien adulto (un amigo, una amiga o alguien de su familia). Coordine con alguien que pueda quedarse con usted los próximos días para ayudar a cuidar de usted. El tiempo de recuperación es diferente para cada persona. Su médico le dirá cuándo puede volver a su rutina normal. Hasta ese momento, siga las instrucciones que le hayan dado. Haga lo siguiente:

  • Tome todos los medicamentos según le hayan indicado.

  • Cuide de sus heridas tal como le indicaron. Si se va a casa con stents o un catéter (un tubo delgado conectado a su cuerpo), tenga todos los cuidados que le indicaron.

  • Siga las instrucciones de su médico para darse una ducha. Evite nadar, tomar baños en la tina, usar un jacuzzi y cualquier otra actividad en que la herida pueda quedar cubierta por el agua hasta que el médico le diga que puede hacerlo.

  • Evite levantar cosas pesadas y realizar actividades fuertes, tal como le hayan indicado.

  • No conduzca hasta que su médico le diga que puede hacerlo. Tampoco conduzca si está tomando medicamentos que le dan sueño.

  • Camine unas pocas veces al día. Vaya aumentando su ritmo y su distancia poco a poco, a medida que se sienta cómodo haciéndolo.

  • Evite hacer fuerza al evacuar el intestino. Si necesita, puede tomar un ablandador de heces, según le indique su médico.

  • Beba abundante agua para ayudar a evitar la deshidratación y que la orina tenga olor fuerte. También siga todas las instrucciones que le hayan dado respecto de su dieta.

Llame a su médico si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho o problemas para respirar (llame al 911)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más

  • Síntomas de infección en el lugar de la herida, tal como más enrojecimiento o hinchazón, calor, dolor que va en aumento, o si nota que la herida supura con olor desagradable

  • Dolor en la parte baja de la espalda

  • Problemas para orinar o evacuar los intestinos

  • Mucha sangre en las heces y la orina (algo de sangre es normal)

  • Dolor que no se alivia con los medicamentos

  • Náuseas o vómito que no desaparecen

  • Dolor o hinchazón en las piernas

Seguimiento

Tendrá visitas de control para que su médico pueda ver cómo se está recuperando de la cirugía. Le quitarán los puntos de sutura, las grapas, los stents y los tubos según sea necesario. Hablará con su médico sobre cualquier otro tratamiento que pueda necesitar.

Los riesgos y las posibles complicaciones incluyen:

  • Sangrado (puede necesitar una transfusión)

  • Infecciones

  • Coágulos de sangre

  • Mayor riesgo de tener cáncer de colon

  • Pérdida de orina por las heridas en el intestino

  • Niveles anormales de minerales en la sangre (lo que puede requerir que tome medicamentos de por vida)

  • La orina retrocede hacia los riñones

  • Formación de cálculos (piedras) en los riñones o los uréteres

  • Daño en los riñones, los uréteres u otros órganos que están cerca

  • Problemas para orinar, evacuar los intestinos, o ambas cosas

  • Riesgos de la anestesia (el anestesiólogo conversará con usted sobre estos riesgos)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.