Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cirugía de reimplantación ureteral

Los uréteres son conductos que llevan la orina desde los riñones a la vejiga. La conexión con la que uno o ambos uréteres de su hijo se unen a la vejiga no se ha desarrollado completamente. Esto puede hacer que la orina vuelva a subir de la vejiga al riñón. Este problema se llama reflujo vesicoureteral (VUR, en inglés). El VUR no causa dolor, pero puede aumentar el riesgo de que su hijo tenga infección de las vías urinarias (UTI, en inglés). Con el tiempo, esto también puede dañar los riñones de su hijo. En la cirugía de reimplantación ureteral, se moverán uno o ambos uréteres para fortalecer su conexión con la vejiga. Esta hoja explica en qué consiste la cirugía.

Vista delantera de los riñones, los uréteres y la vejiga. Un uréter tiene ahora una nueva posición en la vejiga.

Prepare a su hijo para la cirugía

Prepare a su hijo para la cirugía tal como le indicaron. Además:

  • Dígale a su médico todos los medicamentos que su hijo toma. Es posible que su hijo deba dejar de tomar algunos de esos medicamentos (o todos) antes de la cirugía.

  • Su hijo no debe beber ni comer nada por varias horas antes de la cirugía, ni siquiera agua, chicle o mentas. Le indicarán cuánto tiempo antes de la cirugía deberá dejar de darle comida y líquidos, según la edad y el peso de su hijo. Siga exactamente las instrucciones que le den. Llame a su médico si tiene alguna pregunta.

El día de la cirugía

La cirugía toma entre 2 y 3 horas. Probablemente, su hijo deberá quedarse en el hospital por 1 ó 2 días después.

Antes de que comience la cirugía:

  • Le pondrán una línea IV en una vena (se llama línea intravenosa, o IV) del brazo o la mano de su hijo. Por esta línea, le enviarán líquidos y medicamentos (tales como antibióticos).

  • Para evitar que su hijo sienta dolor durante la cirugía, le darán anestesia general. La anestesia es un medicamento que pondrá a su hijo en un estado parecido a un sueño profundo durante la cirugía. Puede que le inserten un tubo por la garganta para ayudarle a respirar. 

  • Le colocarán a su hijo un tubo delgado (llamado catéter) en la vejiga para sacar la orina.

Durante la cirugía:

  • Le harán un corte (incisión) en la parte inferior del abdomen de su hijo, justo encima del hueso púbico. El médico separará de la vejiga el extremo del uréter y parte del músculo que está en esa zona.

  • Luego, decidirá en qué parte de la vejiga reimplantar el uréter. Creará un túnel donde insertará el uréter y moverá el uréter a ese nuevo lugar de la vejiga, y lo insertará en ese túnel.

  • Una vez que el uréter esté en su lugar, lo sujetará con puntos de sutura.

  • Si también debe tratarse el otro uréter, se hará en este momento.

  • El médico le coserá la vejiga para cerrarla.

  • El corte (incisión) que le hayan hecho en la piel del abdomen también se cierra con puntos o cinta quirúrgica.

  • Le colocarán un tubo pequeño (drenaje) cerca de la incisión para que salgan por allí todos los líquidos que puedan acumularse después de la cirugía.

La recuperación en el hospital

Después de la cirugía, a su hijo le llevarán a un cuarto para que descanse hasta que se vaya el efecto de la anestesia. Primero, es posible que sienta sueño, náuseas y la garganta adolorida (si le colocaron un respirador). De ser necesario, le darán medicamentos para aliviar el dolor. Cuando su hijo esté listo, le llevarán a un cuarto de hospital. Le quitarán el catéter antes de que su hijo deje el hospital. También es posible que le quiten el drenaje. Si envían a su hijo a casa con el drenaje, le explicarán a usted los cuidados que debe tener.

La recuperación en su casa

Siga las instrucciones del médico sobre cómo cuidar de su hijo en casa. Asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Dé a su hijo los medicamentos tal como le hayan indicado.

  • Cuide de la herida y el drenaje de su hijo tal como le indicaron.

  • Siga las instrucciones del médico para bañar a su hijo.

  • No permita a su hijo moverse o hacer actividad hasta tanto el médico diga que puede hacerlo.

  • Pregunte al médico cuándo el niño puede volver a la guardería o la escuela.

Llame al médico si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho o problemas para respirar (llame al 911)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más

  • Síntomas de infección en el lugar de la herida, tal como más enrojecimiento o hinchazón, calor, dolor que va en aumento, o si nota que la herida supura con olor desagradable

  • Problemas con el drenaje

  • Episodios graves de vómito

  • Sangre oscura o coágulos en la orina (algo de orina con color rosado es normal)

  • No puede orinar

  • Llora sin parar y/o no quiere comer (bebé)

Seguimiento

En las visitas de control, el médico verá cómo se está recuperando su hijo. De ser necesario, le quitarán a su hijo los puntos y el drenaje en alrededor de 7 días. Es posible que le hagan pruebas en los riñones, como una ecografía, al cabo de 1 a 3 meses después del procedimiento para que su médico pueda comprobar si las vías urinarias de su hijo están funcionando bien.

Los riesgos y las posibles complicaciones incluyen:

  • Sangrado (puede necesitar una transfusión de sangre)

  • Infecciones

  • Dolor

  • Pérdida de orina en los uréteres

  • La estenosis en los uréteres vuelve a aparecer

  • Daño en la vejiga, los intestinos u otros órganos

  • Daño en los riñones

  • Riesgos de la anestesia (el anestesiólogo conversará con usted sobre estos riesgos)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.