Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Laringoscopia directa con broncoscopia

La laringoscopia y la broncoscopia son dos procedimientos que pueden realizarse juntos y que permiten al proveedor de atención médica observar el interior de las vías respiratorias en la garganta y los pulmones. En la laringoscopia se examinan la garganta y las cuerdas vocales. En la broncoscopia se examinan la tráquea y los pulmones. Estos procedimientos pueden emplearse para diagnosticar y tratar ciertos problemas. También pueden usarse para extraer cuerpos extraños de las vías respiratorias. Asimismo, permiten tomar muestras de tejido para analizarlas (biopsias), y tratar ciertos problemas como los quistes o la formación de tejido cicatricial. Su proveedor de atención médica podrá darle más información acerca del procedimiento según cual sea el motivo por el que se lleva a cabo. Esta hoja le da información general sobre lo que puede esperar.

Vista frontal de un torso de hombre en el que se muestra un laringoscopio que permite observar las cuerdas vocales y la tráquea. Se muestran también la laringe, los ganglios linfáticos, la tráquea, los bronquios y los pulmones.

Prepárese para el procedimiento

Haga los preparativos para el procedimiento tal como le hayan indicado. Asegúrese de informar a su proveedor de atención médica de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la cirugía. Su proveedor de atención médica le dirá qué debe dejar de tomar. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

El día del procedimiento

El procedimiento toma entre 30 y 60 minutos. Antes de empezar el procedimiento:

  • Le pondrán una sonda intravenosa (IV) en un brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le pondrán anestesia para que no sienta dolor. Es posible que reciba sedación para que esté relajado y un poco somnoliento. También podrían ponerle anestesia local en la garganta para adormecerla. Si está en el hospital, podrían administrarle anestesia general, en cuyo caso estará profundamente dormido durante todo el procedimiento.

Durante el procedimiento

Esto es lo que puede esperar que suceda durante el procedimiento:

  • Se usa un tubo provisto de una luz y una cámara, llamado laringoscopio, que puede ser flexible o rígido. Si se usa un laringoscopio flexible, se introducirá por la nariz. Si el laringoscopio es rígido, se introduce por la boca hasta la garganta.

  • El laringoscopio se desplaza por las vías respiratorias hasta los pulmones y envía imágenes del interior de las vías respiratorias a una pantalla de video para que el proveedor de atención médica pueda observar de cerca los problemas.

  • En caso necesario se hace una biopsia introduciendo pequeños instrumentos a través del laringoscopio.

  • Si se encuentra una masa de tejido, se pueden introducir instrumentos (incluyendo un láser) a través del laringoscopio para extirparla.

Después del procedimiento

Lo trasladarán a una habitación hasta que se despierte de la anestesia. Le darán medicamentos para el dolor. Tendrá la garganta insensible o irritada y es posible que al principio le resulte difícil tragar, pero este problema mejorará a las pocas horas. Pídale a un familiar o a un amigo adulto que lo conduzca a su casa cuando salga del hospital.

Recuperación en su casa

Una vez que esté en su casa, siga las instrucciones que le hayan dado.

  • Tome los medicamentos contra el dolor según le indiquen.

  • No coma ni beba hasta que sea capaz de tragar normalmente. Tan pronto como pueda tragar sin problemas, beba abundante agua.

  • Use pastillas para la garganta según le recete su proveedor de atención médica para ayudar a aliviar la irritación.

  • Descanse la voz siguiendo las indicaciones de su proveedor de atención médica.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Después de regresar a su casa, llame a su proveedor de atención médica si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911 o a otro servicio de emergencia)

  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Dificultad para tragar que no mejora o empeora

  • Dolor que no se alivia incluso después de tomar los medicamentos contra el dolor

  • Voz muy ronca

  • Vómito o náuseas fuertes

  • Vómito con sangre

  • Tos acompañada de sangre (excepto si se trata solo de partículas diminutas)

Visitas de control

Recibirá los resultados de las pruebas a las pocas semanas. Su proveedor de atención médica hablará con usted sobre estos resultados, bien sea por teléfono o en una visita de control. Según lo que se haya encontrado, es posible que necesite más evaluaciones y tratamiento.

Riesgos y posibles complicaciones

Entre los riesgos de este procedimiento se encuentran los siguientes:

  • Sangrado

  • Infección

  • Hinchazón de la garganta

  • Sangrado nasal (si el laringoscopio se introduce por la nariz)

  • Arcadas

  • Vómito

  • Cortadas en la boca, la nariz o la garganta

  • Lesiones en los dientes

  • Lesiones en las cuerdas vocales

  • Problemas para respirar

  • Neumotórax (pulmón colapsado)

  • Perforación de la faringe

  • Riesgos de la anestesia

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.