Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Resección transoral para el cáncer de boca

La resección transoral es un tipo de cirugía para ayudar a controlar o a curar un cáncer de boca. La cirugía consiste en la extracción de un tumor que puede encontrarse en la lengua, bajo la lengua, en la mejilla o en otra parte de la boca. También se quita un poco de tejido sano alrededor del tumor para reducir la probabilidad de que queden células cancerosas. En esta hoja se describe resección transoral y lo que usted puede esperar de esta operación. Después de la cirugía pueden ser necesarios tratamientos adicionales contra el cáncer, como quimioterapia y radiación. Su médico hablará con usted sobre el plan de tratamiento.

Vista frontal de una boca abierta con un tumor en un lado de la lengua.

Preparativos para la operación

Haga los preparativos para la operación tal como le hayan indicado. Asegúrese de informar a su médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

Antes de la operación

La cirugía dura 1-3 horas. Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en un brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Para que no sienta dolor le administrarán anestesia general, lo cual le inducirá un estado parecido al del sueño profundo durante la operación.

Durante la operación

  • Se introduce en la garganta un tubo flexible, llamado endoscopio, provisto de una cámara iluminada.

  • Se hacen incisiones dentro de la boca y se extirpa el tumor.

  • También se extirpa un poco de tejido sano alrededor del tumor. Este tejido se envía a un laboratorio para determinar si tiene células cancerosas.

  • Los bordes del tejido cortado se unen con suturas, las cuales se disuelven por sí solas con el tiempo. En algunos casos se usa un pequeño injerto de piel para ayudar a cerrar la zona donde se extirpó el tumor. El injerto se fija con suturas.

  • Según cuál sea la ubicación del tumor, es posible que necesite un tubo de traqueotomía para ayudarle a respirar o una sonda de alimentación para comer. Si necesita uno o ambos, se los colocarán al final de la cirugía. Su médico le dará más información sobre esto.

Después de la cirugía

Lo trasladarán a una sala de recuperación hasta que se despierte de la anestesia. También es posible que sienta somnolencia y náuseas. Le darán medicamentos para el dolor. Avise a sus proveedores de atención médica si su dolor no está controlado. Cuando esté listo, lo trasladarán a una habitación del hospital, donde permanecerá durante una o más noches. Cuando llegue el momento de dejar el hospital, pida a un familiar o amigo adulto que lo lleve a casa. Si regresa a casa con un tubo de traqueotomía o una sonda de alimentación, le mostrarán cómo cuidarlos antes de que lo den de alta.

La recuperación en el hogar

Una vez que esté en su casa, siga las instrucciones que le hayan dado. Recuerde que la cirugía puede afectar su capacidad para tragar y para hablar. Es posible que lo remitan a un logopeda (terapeuta del habla) para que le ayude con esto poco después de la cirugía. Durante su recuperación:

  • Tome todos los antibióticos y medicamentos contra el dolor siguiendo las indicaciones que le hayan dado.

  • Haga gárgaras tan a menudo como le indiquen.

  • Reanude lentamente su dieta normal. Para proteger la curación de la herida quirúrgica, evite los alimentos picantes o acídicos, como pimientos picantes, naranjas y tomates. Evite también los alimentos duros o ásperos como las nueces y los chips. Será más fácil para su boca tomar alimentos blandos como sopas, budines, batidos y licuados de fruta.

  • Podrá reanudar sus actividades normales, trabajo y ejercicio, cuando el médico le dé permiso para hacerlo.

Cuándo debe llamar al médico

Asegúrese de tener el número de teléfono de su médico. Una vez que regrese a casa, llame a ese número si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911 o a otro servicio de emergencia)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Dolor que no se alivia con los medicamentos o que empeora

  • Sangrado en la boca

  • Hinchazón excesiva

  • Dificultad para respirar

  • Atragantamiento al comer o al beber.

  • Vómito o nauseas fuertes

  • Dolor o hinchazón en las piernas

Seguimiento

Durante sus visitas de control, el médico revisará si las zonas afectadas están sanando bien, y podrá hablar con usted sobre los tratamientos de radioterapia o quimioterapia, si fueran necesarios. Los exámenes médicos periódicos son muy importantes para comprobar que el cáncer no haya reaparecido. También puede ser necesario que se haga exámenes dentales. Si fuma, hable con su médico para intentar dejar de hacerlo. Fumar puede restar eficacia al tratamiento contra el cáncer de boca y aumentar el riesgo de que se forme otro tumor.

Riesgos y posibles complicaciones

Entre los riesgos de la resección transoral se encuentran los siguientes:

  • Sangrado

  • Bloqueo de las vías respiratorias

  • Formación de coágulos de sangre

  • Infección

  • Cambios en el sentido del gusto

  • Pérdida de peso

  • Dificultad para tragar o para hablar después de la cicatrización (si se extirpó parte de la lengua)

  • Lesiones a los nervios, que pueden causar insensibilidad en el labio o en la lengua (temporal o permanente)

  • Aspiración de alimentos o líquidos hacia las vías respiratorias

  • Riesgos de la anestesia (su anestesiólogo hablará con usted sobre esto)

  • Reaparición del cáncer

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.