Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Extirpación de la glándula submaxilar

Las dos glándulas submaxilares que producen la saliva se encuentran justo debajo de la mandíbula a ambos lados. La saliva fluye desde la glándula hasta la boca a través de un pequeño conducto. Este conducto puede bloquearse. El bloqueo puede ser debido a pequeños depósitos en la glándula, llamados cálculos, o bien (con menos frecuencia) a la formación de un tumor en la glándula, que puede o no ser canceroso. Si el flujo de saliva se bloquea a causa de un cálculo o de un tumor, esto puede causar dolor e hinchazón. La obstrucción de esta glándula presenta además un alto riesgo de infección. La cirugía de extirpación de la glándula submaxilar elimina toda la glándula, y con ello la obstrucción. Si hay cáncer, la eliminación de la glándula ayuda a prevenir su propagación. La otra glándula submaxilar es suficiente para la producción de saliva.

Vista lateral de la cabeza mostrando la glándula submaxilar y el nervio facial cerca de la parte posterior de la mandíbula.

Prepárese para la cirugía

Prepárese para la operación tal como le hayan indicado. Asegúrese de informar a su proveedor de atención médica de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación, según le indique su proveedor de atención médica. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

El día de la cirugía

La cirugía dura entre 60 y 90 minutos.

Antes de la cirugía

Esto es lo que puede esperar que suceda antes de que comience la cirugía:

  • Le pondrán una sonda intravenosa (IV) en un brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le administrarán un medicamento llamado anestesia general, con lo cual usted estará profundamente dormido y no sentirá dolor durante la operación.  

Durante la cirugía

Esto es lo que puede esperar que suceda durante la cirugía:

  • Le harán un corte en la parte superior del cuello, justo debajo de la línea de la mandíbula. De ser posible, esto se hace de forma que la cicatriz quede oculta en las arrugas del cuello.

  • Se apartan los músculos, nervios y vasos sanguíneos cercanos para tener acceso a la glándula.

  • Se toman muchas precauciones para proteger la rama del nervio facial que pasa cerca de la glándula submaxilar. Se puede usar un dispositivo de monitorización del nervio facial a fin de observar la ubicación exacta de este nervio. Este dispositivo consiste en un aparato provisto de un pequeño sensor que se coloca en la mejilla.

  • Se extrae la glándula.

  • Si hay un tumor canceroso, se extraerá también un margen de tejido alrededor de la glándula. También podrían extirparse los ganglios linfáticos cercanos.

  • Una vez terminada la operación, le cerrarán el corte con suturas, pegamento quirúrgico o cinta quirúrgica.

  • Podrían colocarle un tubo de drenaje cerca de la incisión para eliminar el líquido acumulado después de la operación. El tubo de drenaje puede quitarse antes de que salga del hospital, de lo contrario le explicarán cómo cuidarlo.

  • Es posible que le pongan una inyección de anestesia local para ayudar a prevenir el dolor después de la operación.

Recuperación en el hospital

Después de la cirugía, lo trasladarán a una habitación hasta que se despierte de la anestesia. Al principio puede que tenga la garganta muy irritada y le sea difícil hablar y tragar. También es posible que sienta somnolencia y náuseas a causa de la anestesia. Le darán medicamentos para aliviar el dolor. Es probable que deba permanecer en el hospital  noches. Cuando esté listo para dejar el hospital, un familiar o amigo adulto deberá hacerse cargo de usted.

Recuperación en su casa

Pida a alguien que se quede en casa con usted durante un par de días para ayudarle a cuidarse mientras empieza el proceso de recuperación. Una vez que esté en su casa, siga las instrucciones que le hayan dado. Durante su recuperación:  

  • Tome los medicamentos recetados siguiendo las indicaciones.

  • Cuídese la herida tal como le hayan indicado. Revísela todos los días para ver si tiene algún indicio de infección, como aumento del enrojecimiento, dolor, hinchazón, supuración o calor.

  • Es posible que le resulte difícil tragar durante algunos días. Coma y beba lo que le resulte más fácil de tragar. Si la masticación le causa dolor, coma solo alimentos blandos como helado, gelatina, huevos, pasta y puré de papas. Evite los alimentos picantes, demasiado condimentados, ácidos, duros o ásperos. 

  • Levántese y camine todos los días. Esto ayuda a mejorar la circulación sanguínea y promueve la cicatrización. Pero evite hacer ejercicio o actividades demasiado enérgicas durante siete días después de la cirugía.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Asegúrese de tener el número de teléfono de su proveedor de atención médica. Después de regresar a su casa, llame a ese número si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911)

  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Síntomas de infección en la zona de la herida, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, calor, empeoramiento del dolor o supuración maloliente

  • Problemas cada vez mayores para tragar

  • Aumento del dolor de garganta o dolor que no se alivia con los medicamentos

  • Falta de sensibilidad en la lengua o incapacidad para mover la lengua

  • Debilidad en la boca o en el labio inferior

Visitas de control

Deberá hacer visitas de control para que su proveedor de atención médica revise si se está recuperando bien. Si le extirparon un tumor canceroso, es posible que necesite tratamiento adicional. En este caso, su proveedor de atención médica le explicará cuáles son sus opciones.

Riesgos y posibles complicaciones

Entre los riesgos de este procedimiento se encuentran los siguientes:

  • Sangrado

  • Infección

  • Hematoma (acumulación de sangre bajo la piel)

  • Cicatrización excesiva

  • Problemas para hablar o tragar (pueden ser temporales o permanentes)

  • Falta de sensibilidad en la lengua (puede ser temporal o permanente)

  • Daños al nervio facial que pueden causar un debilitamiento permanente de la boca y del labio en el lado afectado

  • Riesgos de la anestesia (su anestesiólogo hablará con usted sobre esto)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.