Uvulopalatofaringoplastia (UPPP) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Uvulopalatofaringoplastia (UPPP)

Su médico le ha recomendado una uvulopalatofaringoplastia (UPPP) para tratar sus ronquidos o su apnea del sueño (un trastorno que afecta a la respiración durante la noche). Durante una UPPP se quitan las amígdalas y el tejido blando situado en la parte posterior de la garganta. Esto ayuda a prevenir el bloqueo de las vías respiratorias durante el sueño. En esta hoja se explica este procedimiento y lo que usted puede esperar de él. En muchos casos la UPPP puede mejorar la apnea del sueño y reducir los ronquidos de forma permanente. De todas formas, es posible que al principio deba continuar otros tratamientos como la presión positiva continua de las vías respiratorias.

Boca abierta mostrando una línea de puntos en el lugar de la úvula extraída.

Preparativos para la operación

Prepárese para la operación tal como le hayan indicado. Asegúrese de informar a su médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

El día de la operación

La cirugía dura unos 60 minutos. Si le van a hacer una UPPP combinada con cirugía nasal, el procedimiento será ligeramente diferente del que se describe aquí. En ese caso, el médico podrá decirle lo que puede esperar de la operación.

Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en un brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le administrarán anestesia para que no sienta dolor durante la cirugía. Probablemente se tratará de anestesia general, en cuyo caso usted estará profundamente dormido durante la operación.

Durante la operación:

  • Se usa un dispositivo especial para mantener la boca abierta. Podrían colocarle almohadas bajo los hombros y a cada lado del cuello para darle apoyo a la cabeza.

  • Si todavía tiene las amígdalas, probablemente se las quitarán.

  • Se recorta el tejido blando (paladar blando) en la parte posterior de la boca, y se extirpa la pequeña proyección carnosa (llamada úvula) que cuelga del paladar blando.

  • Los bordes del tejido restante se cierran con suturas, las cuales se disolverán por sí solas en pocas semanas.

  • Es posible que le pongan una inyección de anestesia local para ayudar a prevenir el dolor después de la operación.

La recuperación en el hospital

Después de la cirugía, lo trasladarán a una habitación hasta que se despierte de la anestesia. Al principio tendrá la garganta muy irritada y le será difícil hablar y tragar. También es posible que sienta somnolencia y náuseas. Le darán medicamentos para el dolor. Si tiene dolor, avise al médico o a un enfermero. Si tiene apnea del sueño, probablemente deberá pasar la noche en el hospital para que puedan monitorizar su respiración. Cuando esté listo para regresar a casa, un familiar o amigo adulto deberá hacerse cargo de usted.

La recuperación en el hogar

Una vez que esté en su casa, siga las instrucciones que le hayan dado. Durante la recuperación tendrá dolor de garganta. Este dolor puede ser intermitente, y es normal que aumente durante unos días después de la cirugía antes de empezar a aliviarse. El dolor podría tardar unas 3 semanas en desaparecer completamente, y puede causar molestias al comer o beber durante unos 5 días. Durante su recuperación:

  • Tome todos los medicamentos (entre ellos los medicamentos contra el dolor) siguiendo las indicaciones que le hayan dado.

  • Beba abundantes líquidos fríos. El agua, los jugos no cítricos y las barras de jugo congelado son buenas opciones.

  • Coma alimentos fríos y blandos, que son los más fáciles de tragar. Pruebe a comer helado, gelatina, huevos, pasta y puré de papas. Evite los alimentos picantes, demasiado condimentados, ácidos, duros o ásperos. 

  • Evite toser o despejarse la garganta durante 2 semanas.

  • No tome ibuprofeno ni aspirina durante 14 días después de la cirugía, a menos que el médico le diga que puede hacerlo.

  • Limite el ejercicio físico según le indiquen. Su médico le dirá cuándo puede reanudar sus actividades normales y su rutina cotidiana.

  • Siga las instrucciones sobre el uso de un dispositivo de presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP), si se lo indican.

Cuándo debe llamar al médico

Asegúrese de tener el número de teléfono de su médico. Una vez que regrese a casa, llame a ese número si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Sangrado

  • Es completamente incapaz de comer o beber durante 2-3 días.

Seguimiento

Durante sus visitas de control, el médico revisará si las zonas afectadas están sanando bien. Podrían hacerle un estudio del sueño unos meses después de la cirugía para determinar si su apnea ha mejorado. Si todavía no duerme normalmente, es posible que sean necesarios otros tratamientos.

Riesgos y posibles complicaciones

Entre los riesgos de la UPPP se encuentran los siguientes:

  • Sangrado, que puede ocurrir una semana o más después de la cirugía (esto suele requerir tratamiento)

  • Dolor intenso de garganta durante el período de recuperación

  • Cambios en el sonido de la voz

  • Tiene la sensación de que hay algo atascado en su garganta (esto puede durar 6-12 meses)

  • Los líquidos van hacia la nariz al beber

  • No se logra curar la apnea del sueño

  • Riesgos de la anestesia, entre ellos la apnea (su anestesiólogo hablará con usted sobre estos riesgos)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.