Neumonía asociada al respirador mecánico (ventilador) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Neumonía asociada al respirador mecánico (ventilador)

La neumonía es una infección grave de los pulmones, generalmente causada por bacterias o virus. Algunos tipos de hongos también pueden causar neumonía. La neumonía asociada al ventilador es consecuencia de microbios que entran en los pulmones cuando una persona está respirando con un respirador mecánico (ventilador). 

¿Qué es un ventilador?

El ventilador es una máquina colocada al lado de la cama del paciente para ayudarlo a respirar. El oxígeno llega desde el ventilador hasta el paciente a través de un tubo respiratorio, llamado tubo endotraqueal, que se introduce por la nariz del paciente hasta la tráquea. En algunos casos, el tubo respiratorio se introduce directamente en la tráquea a través de un orificio que se hace mediante cirugía en la parte anterior del cuello. Este tipo de tubo se llama tubo de traqueostomía. El ventilador está provisto de monitores, luces y alarmas para avisar a los proveedores de atención médica si hay algún cambio o algún problema. El paciente no podrá hablar mientras esté conectado a un ventilador, ya que el tubo respiratorio pasa al lado de la laringe.

¿Por qué se requiere un ventilador?

El ventilador se necesita cuando una persona no puede respirar bien por sí misma. En ciertos casos el ventilador resulta necesario cuando la respiración requiere demasiado esfuerzo. Los ventiladores se usan durante o después de ciertas cirugías para enfermedades graves.  El ventilador puede usarse durante solo unas horas o durante más tiempo, según el motivo por el que se necesite.

¿Cómo se produce la neumonía asociada al ventilador?

Los microbios pueden entrar en los pulmones al colocar el tubo respiratorio en la tráquea, sobre todo si la persona ya tiene alguna infección. Los microbios también pueden entrar en los pulmones si la persona tiene dificultad para tragar, toser o expulsar la mucosidad de la garganta o de los pulmones.

¿Por qué es problemática una neumonía asociada al ventilador?

Si se deja sin tratar, la neumonía por ventilador puede causar los siguientes problemas médicos:

  • Bacteriemia (bacterias en la sangre): Los microbios procedentes de la infección en los pulmones entran en la sangre y dañan el hígado, los riñones, el corazón y otros órganos.

  • Derrame pleural: El líquido infectado se acumula en el espacio entre los pulmones y la pared torácica. Esto dificulta la respiración.

  • Absceso pulmonar: Se forma una bolsa de pus en el lugar donde se ha destruido el tejido pulmonar, lo cual puede causar sangrado en el pulmón. En algunos casos, la infección se propaga a otras partes del cuerpo.

  • Insuficiencia respiratoria: En esta afección, los pulmones ya no son capaces de proporcionar al cuerpo una cantidad suficiente de oxígeno. La insuficiencia respiratoria puede ser mortal.

Síntomas de la neumonía asociada al ventilador

  • Tos fuerte, en la que puede expulsarse una flema verdosa o amarillenta, o sangre

  • Fiebre y escalofríos con temblores

  • Falta de aire al respirar

  • Dolor de pecho al respirar o toser

  • Confusión

Diagnóstico de la neumonía asociada al ventilador

La neumonía puede ser difícil de detectar en las personas que ya están enfermas. Para tratar de encontrar la causa de los síntomas, un médico ausculta (escucha) el pecho del paciente por medio de un estetoscopio. También es posible que le hagan análisis de sangre y del esputo, así como una radiografía del pecho o una tomografía computarizada (radiografía con computadora). Si los síntomas no mejoran con el tratamiento, podría ser necesario hacer otros exámenes.

Tratamiento de la neumonía asociada al ventilador

La neumonía provocada por bacterias se trata con antibióticos. Las personas que están en riesgo de tener complicaciones o se encuentran muy enfermas podrían recibir más de un medicamento. Muchas personas reciben también terapia de apoyo, que puede incluir oxígeno y líquidos para diluir la mucosidad en los pulmones a fin de succionarla a través de un tubo endotraqueal.

Medidas que toma el personal médico en los hospitales y centros de atención a largo plazo para prevenir la neumonía asociada al ventilador

Para prevenir que los pacientes contraigan neumonía asociada al ventilador, el personal de atención médica sigue ciertas pautas:

  • Lavado de las manos: Esta es la medida más importante que puede tomarse para prevenir la propagación de microbios. Los profesionales de la atención médica se lavan las manos con agua y jabón o se las limpian con un desinfectante de manos a base de alcohol antes y después de tratar a cada paciente. También se limpian las manos después de tocar cualquier superficie que pudiera estar contaminada.

  • Uso limitado de respiradores mecánicos: Los proveedores de atención médica evalúan al paciente todos los días para determinar si necesita seguir usando el ventilador. El respirador mecánico y el tubo dejan de usarse cuando ya no son necesarios. Podrían usarse máscaras faciales o nasales para facilitar la respiración.

  • Elevar la cabecera de la cama: La cabecera de la cama se mantiene elevada a un ángulo de entre 30 y 45 grados para ayudar a prevenir la entrada de bacterias de la comida en los pulmones.

  • Limpiar el interior de la boca del paciente: Los proveedores de atención médica cepillan los dientes y limpian la boca del paciente con frecuencia durante el día y la noche para limitar el número de microbios que entran en los pulmones.

  • Extraer (succionar) la mucosidad y los líquidos de la boca y de la garganta: Esto ayuda a evitar que el paciente los respire. La mucosidad y los líquidos contienen microbios, y si estos entran en los pulmones pueden causar neumonía.

Para los familiares y amigos: Cómo prevenir la neumonía asociada al ventilador

Usted puede ayudar al paciente a prevenir la neumonía por ventilador tomando las siguientes medidas:

  • Lea esta hoja para entender en qué consiste la neumonía asociada al ventilador y cómo prevenirla.

  • Antes de entrar en la habitación del paciente, lávese las manos con agua y jabón.

  • Asegúrese de que todos los proveedores de atención médica se laven las manos antes de atender al paciente o de manipular el tubo respiratorio.

  • Asegúrese de que la cabecera de la cama del paciente esté elevada.

  • Pregunte todos los días a los proveedores de atención médica cuándo le quitarán el ventilador al paciente. Esto les recordará a los proveedores de atención médica que deben revisar la evolución del paciente. El tubo respiratorio debe quitarse en cuanto deje de ser necesario.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.