Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para la toracentesis

La toracentesis es un procedimiento (conocido como “efusión pleural”) en el que se elimina el exceso de líquido del espacio pleural, que se encuentra entre la superficie externa de los pulmones (pleura) y la pared torácica. Este procedimiento puede hacerse para tomar una muestra de líquido a fin de analizarlo para ayudar a determinar la causa. O bien, si tiene ciertos síntomas como dificultad para respirar, puede hacerse también para drenar el exceso de líquido a fin de aliviar sus síntomas.

Contorno de un hombre donde puede verse líquido atrapado entre el pulmón colapsado y la pared corporal del lado derecho. Se ve un pulmón normal a la izquierda. El tubo insertando dentro del pecho entre las costillas a la derecha quita el líquido atrapado.

Cuidados en el hogar

  • Tal vez sienta algo de dolor después del procedimiento. En caso necesario, el médico puede recetarle o recomendarle medicamentos contra el dolor para que los lleve a casa. Tome estos medicamentos siguiendo exactamente las indicaciones que le hayan dado. Si dejó de tomar otros medicamentos antes del procedimiento, pregunte al médico cuándo puede empezar a tomarlos de nuevo.

  • No haga demasiado esfuerzo durante las primeras 48 horas después del procedimiento. Evite la actividad física hasta que el médico se lo autorice.

  • No haga ejercicio enérgico (como levantar objetos pesados) hasta que su médico se lo autorice.

  • Le pondrán un pequeño vendaje sobre el sitio de la punción, y podrá quitarlo al cabo de 24 horas.

  • Revise el lugar de la punción para ver si muestra alguna de las señales de infección descritas a continuación.

Seguimiento

Programe una cita de control con su médico según le hayan indicado. Durante su visita de control, el médico revisará si se está recuperando bien. Haga saber al médico cómo se siente.

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Tos con sangre.

  • Dolor en el pecho. Si el dolor en el pecho empeora de repente, puede tratarse de una emergencia.

  • Dificultades para respirar.

  • Fiebre de 100.4 °F o más alta.

  • Dolor que no se alivia con medicamentos.

  • Signos de infección en el sitio de la punción, como aumento del dolor, del enrojecimiento o de la hinchazón, calor o supuración maloliente.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.