Chequeo del bebé sano: 2 meses - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Chequeo del bebé sano: 2 meses

En el chequeo de los 2 meses, el proveedor de atención médica examinará al bebé y le hará a usted preguntas sobre cómo van las cosas en casa. En esta hoja se describen algunas de las cosas que puede esperar.

Hombre que sostiene un bebé sonriente cerca de su cara.

Desarrollo e hitos

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre su bebé y observará al niño para hacerse una idea de su desarrollo. Para el momento de esta cita, es probable que su bebé esté haciendo algunas de las cosas siguientes:

  • Sonríe a propósito, como por ejemplo en respuesta a otra persona (lo que se denomina “sonrisa social”)

  • Intenta darle golpes o manotazos a los objetos cercanos

  • Sigue con los ojos los movimientos que usted hace por una habitación

  • Comienza a levantar o controlar la cabeza

Consejos para la alimentación

Siga alimentando al bebé con leche materna y/o fórmula (leche artificial). Para ayudar a su bebé a comer bien:

  • Durante el día, alimente al bebé como mínimo cada 2-3 horas; quizás tenga que despertarlo para darle de comer.

  • De noche, alimente al bebé cuando se despierte, en muchos casos cada 3-4 horas. No hay problema si el bebé duerme más que esto. Probablemente no sea necesario que despierte al bebé para darle de comer durante la noche.

  • Las sesiones de amamantamiento deberían durar unos 10-15 minutos. Si el bebé toma leche materna o fórmula con biberón, dele 2-4 onzas en cada sesión.

  • Si tiene inquietudes sobre la cantidad que su bebé come o la frecuencia con que se alimenta, hable con el proveedor de atención médica.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica si al bebé le conviene tomar vitamina D.

  • No le dé al bebé nada de comer aparte de leche materna o fórmula. Su bebé es demasiado pequeño para comer alimentos sólidos y otros líquidos; tampoco necesita tomar agua.

  • Sea consciente de que muchos bebés de 2 meses regurgitan (eructan con vómito) después de comer. En la mayoría de los casos, esto es normal. Llame al médico de inmediato si el bebé regurgita a menudo y violentamente, o si devuelve cualquier otra sustancia aparte de la leche o fórmula.

Consejos para la higiene

  • Algunos bebés defecan (evacúan o “se ensucian”) varias veces al día, mientras que otros lo hacen cada 2-3 días; cualquier frecuencia dentro de este período es normal.

  • El hecho de que su bebé evacúe incluso menos que cada 2-3 días no es motivo de preocupación si de resto está sano. Pero si el bebé se pone malhumorado, regurgita más o come menos de lo normal, o tiene heces muy duras, consulte con el proveedor de atención médica porque quizás tenga estreñimiento.

  • El color de las heces fluctúa de amarillo mostaza a amarillo claro o verde. Si las heces del bebé son de otro color, hable con el proveedor de atención médica.

  • Bañe a su bebé varias veces por semana, o más a menudo si parecen gustarle los baños. Sin embargo, ya que estará limpiando al bebé cada vez que le cambie el pañal, en muchos casos no hace falta bañarlo todos los días.

  • Puede aplicar cremas o lociones suaves (hipoalergénicas) a la piel del bebé, pero evite ponérselas en las manos.

Consejos para el sueño

A los 2 meses de edad, la mayoría de los bebés duermen unas 15-18 horas al día. Es común que el niño duerma durante períodos cortos a lo largo del día, en lugar de hacerlo por varias horas seguidas. Quizás el bebé se ponga quisquilloso antes de acostarse a dormir de noche (de las 6:00 a las 9:00 p.m.); esto es normal. Para ayudar a su bebé a dormir profundamente y sin peligro:

  • Coloque siempre al bebé boca arriba para dormir, para reducir el riesgo de SIDS (abreviatura en inglés del síndrome de muerte súbita del lactante).

  • Pregúntele al proveedor de atención médica si le conviene dejar que su bebé duerma con un chupete.

  • No ponga almohadas, mantas pesadas o animales de peluche en la cuna, porque estos objetos podrían asfixiar al bebé.

  • Envolver firmemente al bebé en una manta puede ayudarle a sentirse seguro y dormirse.

  • Está bien que acueste a dormir al bebé cuando está despierto. También puede dejarlo que llore en su cuna por breves períodos, pero no más de unos minutos; a esta edad los bebés no están listos para “llorar hasta dormirse”.

  • Si a su bebé le cuesta quedarse dormido, pídale consejos al proveedor de atención médica.

  • Si usted comparte su cama con el bebé, hable sobre asuntos de salud y seguridad con el proveedor de atención médica del niño.

Consejos para la seguridad

  • Para evitar quemaduras, no transporte ni beba líquidos calientes, como café, en las cercanías del bebé. Reduzca la temperatura del calentador de agua a 120°F (49°C) o menos.

  • No fume ni deje que otros fumen cerca de su bebé. Si usted u otros familiares fuman, háganlo afuera y nunca alrededor del bebé.

  • Puede sacar a su recién nacido de la casa, aunque debe evitar los lugares encerrados y llenos de gente donde pueden propagarse los microbios.

  • Cuando salga de su casa con su bebé, evite pasar demasiado tiempo bajo la luz solar directa. Mantenga al bebé cubierto o busque un lugar sombreado.

  • En el auto, coloque al bebé siempre en una silla infantil orientada hacia atrás. Afiance la silla de seguridad al asiento trasero siguiendo las instrucciones del fabricante. No deje nunca a su bebé solo en el automóvil.

  • No deje al bebé sobre una superficie alta como una mesa, una cama o un sofá, porque podría caerse y lastimarse; tampoco lo coloque en un columpio para bebés que esté instalado sobre una superficie alta.

  • Los hermanos mayores pueden cargar al bebé y jugar con él siempre y cuando un adulto supervise las actividades.

  • Llame al médico enseguida si el bebé menor de 3 meses tiene una temperatura rectal superior a 100.4°F (38 ºC) o más alta.

Vacunas

Según las recomendaciones de la American Association of Pediatrics, en esta cita su bebé podría recibir las siguientes vacunas:

  • Difteria, tétano y tos ferina

  • Haemophilus influenzae tipo b

  • Hepatitis B

  • Neumonía

  • Poliomielitis

  • Rotavirus

Las vacunas ayudan a mantener la salud de su bebé

Las vacunas (llamadas también inmunizaciones) ayudan al cuerpo del bebé a producir defensas contra enfermedades serias. Muchas vacunas se administran en series de varias dosis. Para estar protegido, su bebé necesita recibir la dosis de cada vacuna en el momento adecuado. Hable con el proveedor de atención médica acerca de los beneficios de las vacunas y de cualquier riesgo que conlleven. Además, pregunte lo que debe hacer si el bebé se salta una dosis. Si esto sucede, el bebé necesitará vacunaciones de recuperación para ponerse al día y tener una protección total. Después de recibir vacunas, algunos bebés tienen efectos secundarios leves como enrojecimiento, fiebre, intranquilidad o somnolencia. Consulte con su proveedor de atención médica sobre maneras de controlar estos efectos.

 

Próximo chequeo: _______________________________

 

NOTAS DE LOS PADRES:

 

 

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.