La vida al regresar de una guerra: cómo superar el trastorno de adaptación - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La vida al regresar de una guerra: cómo superar el trastorno de adaptación

Usted ha regresado recientemente de una zona de combates de guerra. Ahora que se encuentra de vuelta en su casa, nota que le resulta difícil adaptarse a una vida que parece distinta de cuando se fue. Esto está convirtiendo su regreso en una experiencia estresante y desagradable. Quizá sienta que ya no encaja bien en su propio hogar, o que ha perdido el control de su vida. Usted o sus familiares tal vez hayan notado que se está comportando de forma diferente a como lo hacía antes. Es posible que prefiera quedarse en casa más a menudo y se esté aislando de los demás. O tal vez su temperamento se esté haciendo cada vez más irritable y se enoje con más facilidad. Este tipo de emociones y comportamientos, cuando duran más de un mes después del regreso a casa, son señales de trastorno de adaptación. Usted puede obtener ayuda para recuperar la normalidad.

Hombre sentado en una cama con expresión de dolor. Hay una mujer sentada a su lado con una mano sobre el hombro del hombre.

¿En qué consiste el trastorno de adaptación?

El trastorno de adaptación es un problema que puede ocurrir al tratar de lidiar con el estrés causado por un cambio importante en la vida, como por ejemplo ir a la guerra. El cambio suele provocar miedo y puede ser difícil acostumbrarse. Es normal que en estas circunstancias sienta inseguridad, enojo, frustración o ansiedad. Al principio tal vez crea que no tiene ningún control sobre la situación. Pero a medida que acepte los cambios y se adapte, estos sentimientos tenderán a desaparecer. Si, por el contrario, los sentimientos persisten, esto es señal de un trastorno de adaptación.

¿Cuáles son las causas de un trastorno de adaptación?

El trastorno de adaptación puede ocurrirle a cualquier persona que esté enfrentándose a una causa importante de estrés. Aunque se alegre de haber vuelto a casa, regresar de la guerra es de por sí una experiencia estresante. Es posible que al volver se haya encontrado con grandes cambios en su vida familiar, como el nacimiento de un hijo o la muerte de uno de sus padres o abuelos; o tal vez ya no tenga el trabajo que tenía cuando se fue. Quizá su familia se haya mudado a otra casa, y el lugar que usted tenla en el hogar puede haber cambiado si su pareja se ha hecho cargo de responsabilidades que antes manejaba usted. Además, tiene que reintegrarse a una rutina diaria que es muy diferente de la que tenía en la zona de combates. El estrés causado por este tipo de cambios puede contribuir a su trastorno de adaptación.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de adaptación?

El trastorno de adaptación dificulta la vida cotidiana y puede crear tensión entre usted y su familia. Desde que regresó de la guerra, es posible que haya tenido alguno de estos sentimientos y comportamientos:

  • ansiedad, preocupación o temor de verse ignorado por sus familiares, amigos, o el mundo en general

  • Dificultad para concentrarse en el trabajo o en la escuela; sensación de desconexión con lo que ocurre a su alrededor

  • Tristeza, enojo o resentimiento sobre las cosas que han cambiado durante su ausencia

  • Se irrita con facilidad, discute o reprende a los demás con frecuencia

  • Dificultad para hablar o para llevarse bien con su familia y sus amigos

  • Sensación de que no encaja en su propio hogar

  • Se aísla de los demás; se queda solo en casa en vez de participar en actividades sociales

  • Tiene dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo, o duerme más de lo normal

  • Las personas cercanas a usted le dicen que tiene un comportamiento distante o diferente de cuando se fue

Tratamiento para el trastorno de adaptación

El trastorno de adaptación suele tratarse mediante asesoría psicológica, lo cual implica conversar con un profesional capacitado acerca de los problemas que tiene para adaptarse a la vida en su casa. Juntos establecerán nuevas formas de lidiar con los cambios para ayudarle a recuperar el control. La terapia puede hacerse de forma individual o con un grupo de excombatientes que están teniendo el mismo tipo de problemas. Es posible que le sugieran asesoría familiar o de pareja. Según cuál sea su situación, podrían recetarle también medicamentos para la depresión, la ansiedad o los trastornos del sueño.

Recupere el control de su vida

Su misión en una zona de combates fue una experiencia que le cambió la vida. De todas formas, recuerde que hay un sitio para usted aquí, en su casa. Tenga paciencia consigo mismo. La adaptación a cambios importantes lleva su tiempo. No se aísle de las personas cercanas a usted, ya que esto no haría sino agravar el problema. Hable acerca de sus inquietudes con las personas en quien puede confiar, y recuerde que las cosas van a mejorar. Para obtener más información y apoyo, visite el sitio web del Departamento de Asuntos de Veteranos para los militares que regresan de servicio en www.oefoif.va.gov.

Si no se siente mejor

Los sentimientos provocados por el trastorno de adaptación deberían desaparecer en un plazo de 6 meses, y con tratamiento pueden aliviarse incluso antes. Si no se siente mejor, ni siquiera después de un tratamiento, es posible que su problema sea distinto. El trastorno de adaptación tiene muchos síntomas en común con otros problemas como el trastorno por estrés postraumático (TEPT), la depresión y los trastornos de ansiedad. Usted no tiene que vivir con estos sentimientos. Hable con su proveedor de atención médica para obtener la ayuda y el tratamiento que necesite.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.