Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Preocupaciones en un embarazo múltiple

La mayoría de las mujeres embarazadas con dos o más bebés no tienen problemas de salud durante el embarazo. Sin embargo, el riesgo de complicaciones es más alto que en el embarazo con un solo bebé. Si usted tiene un embarazo múltiple, es importante que sepa reconocer las señales de posibles problemas. Si surgen complicaciones, colabore estrechamente con su médico para ayudarle a cuidarse y dar a luz bebés saludables. A continuación se describen algunas de las complicaciones más probables durante un embarazo múltiple. Siga leyendo para aprender cómo controlar estas complicaciones y reducir la probabilidad de que se presenten.

Mujer embarazada sentada en una camilla. El proveedor de atención médica le toma la presión arterial a la mujer.

Trabajo de parto pretérmino (prematuro)

El trabajo de parto que comienza antes de tiempo se llama trabajo de parto pretérmino, y puede dar lugar a un nacimiento prematuro, lo cual a su vez puede causar problemas de salud en el bebé. El trabajo de parto pretérmino es más probable en las mujeres con embarazo múltiple. Es importante que sepa reconocer las señales del trabajo de parto pretérmino, ya que si se detecta a tiempo es posible controlarlo e incluso detenerlo.

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas de trabajo de parto pretérmino:

  • Contracciones fuertes, o cuatro o más contracciones cada hora

  • Cólicos constantes del mismo tipo que los cólicos menstruales

  • Dolor repentino o constante en la parte inferior de la espalda

  • Secreción vaginal que contiene sangre o mucosidad

  • Sangrado o manchas en el segundo o tercer trimestre de embarazo

Preeclampsia

La preeclampsia consiste en un aumento rápido de la presión arterial durante el embarazo. Cuando ocurre, suele hacerlo después de la semana 20 de gestación, pero es más probable en los embarazos múltiples. Si se deja sin tratar, la preeclampsia puede causar trastornos que ponen en peligro la vida de la madre, como convulsiones, insuficiencia renal, ruptura del hígado y trastornos de la coagulación. Este problema también es peligroso para los bebés, ya que reduce el aporte de sangre a la placenta, con lo cual los bebés no obtienen suficiente oxígeno y nutrientes. En consecuencia, los bebés pueden nacer demasiado pequeños (con un peso demasiado bajo) y tener otros problemas de salud. El tratamiento dependerá de la causa del problema. En todos los casos se vigilará su salud y la de su bebé. En algunos casos podrían recomendarle reposo en la cama, y en los casos más graves se necesita tratamiento en el hospital.

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas de preeclampsia:

  • Hinchazón en la cara o en las manos

  • Aumento rápido de peso (aproximadamente una libra o más cada día)

  • Poca o ninguna producción de orina, o sangre en la orina

  • Fuerte dolor de cabeza

  • Dolor abdominal en el lado derecho

  • Problemas de visión (destellos, manchas o visión borrosa)

  • Náuseas, vómitos o ambos

  • No siente el movimiento de los bebés, o nota que se mueven menos

Diabetes gestacional

Este tipo de diabetes ocurre solamente durante el embarazo. Los cambios en el organismo pueden causar un nivel de azúcar sanguíneo demasiado alto. Este riesgo existe en cualquier embarazo, pero es mayor en los embarazos múltiples. El alto nivel de azúcar aumenta el riesgo de preeclampsia. También puede hacer que el tamaño de los bebés sea demasiado grande, lo cual puede acarrear problemas en la última etapa del embarazo y durante el parto. Los bebés nacidos de una madre con diabetes gestacional pueden tener trastornos al nacer, como problemas respiratorios y un nivel de azúcar sanguíneo demasiado bajo. El control del azúcar sanguíneo puede prevenir estas complicaciones. Si usted tiene este problema, probablemente la remitirán a especialistas en diabetes (entre ellos un nutricionista) para que le sugieran los tratamientos adecuados, que pueden consistir en controlar el consumo de azúcar en la comida, así como medicamentos.

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas de diabetes:  

  • Tiene sed muy a menudo

  • Orina con mucha frecuencia, y mucha cantidad

  • Está siempre cansada

  • Tiene infecciones vaginales por hongos con mucha frecuencia

Problemas de la placenta

La placenta es el órgano a través del cual el bebé absorbe los nutrientes y elimina sus propios desechos. En un embarazo múltiple, dos o más bebés pueden compartir una sola placenta, o bien cada bebé puede tener la suya. Los problemas de placenta más comunes son la abrupción placentaria y la placenta previa. La abrupción placentaria ocurre cuando la placenta se desprende del útero prematuramente, causando dolor y sangrado. En la placenta previa, la posición de la placenta tapa el orificio del cuello uterino. En ambos casos, cuando se acerca la fecha del parto y el cuello uterino empieza a dilatarse, puede producirse sangrado. En los casos leves, el médico vigilará el estado de la madre y de los bebés. En los casos graves, es posible que el parto deba hacerse de inmediato mediante cesárea. Si usted tiene cualquiera de estos problemas, deberá evitar las relaciones sexuales hasta después del parto.

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas de problemas con la placenta:  

  • Sangrado vaginal

  • Dolor abdominal

Anemia por insuficiencia de hierro

El organismo de la madre necesita hierro para producir glóbulos rojos para sí misma y para sus bebés. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a los bebés y al resto del cuerpo. La anemia es una enfermedad producida por la insuficiencia de glóbulos rojos, que en las mujeres embarazadas suele ser consecuencia de la falta de hierro y se conoce como anemia por insuficiencia de hierro. Si una mujer embarazada tiene anemia por insuficiencia de hierro, y el problema se deja sin tratar, los bebés pueden nacer demasiado pequeños y tener otros trastornos de salud. Este problema es común en los embarazos múltiples. En las mujeres con embarazo múltiple se lleva a cabo una prueba simple llamada hemograma completo. Es una prueba rutinaria en las primeras visitas prenatales, y puede hacerse de nuevo en las semanas 26 a 28. Si los resultados indican que tiene anemia por insuficiencia de hierro, siga las instrucciones de su proveedor de atención médica para tratarla. Probablemente le indicarán que consuma alimentos ricos en hierro y que tome suplementos de hierro.

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas de anemia:  

  • Se siente siempre cansada

  • Mareos

  • Palidez de la piel

  • Falta de aire al respirar

  • Ritmo cardíaco acelerado

Retraso de crecimiento intrauterino

Los bebés afectados por retraso de crecimiento intrauterino no se desarrollan a un ritmo normal en el útero y tienen un tamaño inferior al normal. Entre las causas del retraso de crecimiento intrauterino se encuentran la preeclampsia, una placenta compartida, y trastornos genéticos. El retraso de crecimiento intrauterino es bastante común en los embarazos múltiples y puede afectar a uno o a todos los bebés. Los bebés afectados pueden tener ciertos problemas de salud, entre ellos un nivel bajo de azúcar sanguíneo, falta de oxígeno al nacer y dificultad para combatir las infecciones o para mantener una temperatura corporal normal después del nacimiento. El retraso de crecimiento intrauterino no produce ningún síntoma, pero usted puede tomar ciertas medidas para prevenir que afecte a sus bebés, entre ellas las siguientes:

  • Aliméntese bien (hable con su médico para determinar cuánto debe comer).

  • No fume.

  • Descanse lo suficiente (hable con su médico para determinar cuánto debe descansar). 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.