Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El embarazo y el parto: Cerclaje cervical transabdominal

Su médico le ha aconsejado que se haga un cerclaje cervical. En este procedimiento se cierra el cuello uterino durante el embarazo a fin de prevenir un aborto espontáneo o un parto prematuro. En el cerclaje transabdominal se hacen una o más incisiones en el abdomen para obtener acceso al cuello uterino y cerrarlo con sutura. Siga leyendo para obtener más información.

Corte transversal visto de lado de la pelvis de una mujer en donde se ve un bebé en desarrollo en el útero. Se ve una banda alrededor del cuello uterino para mantenerlo cerrado. El cuello uterino y el embarazo

El útero es el órgano donde se desarrolla el bebé durante el embarazo. El cuello uterino es la abertura del útero hacia la vagina. Normalmente, el cuello uterino permanece firmemente cerrado hasta que el bebé esté listo para nacer. Un cuello uterino demasiado corto o debilitado podría carecer de fuerza suficiente para mantenerse cerrado a medida que el bebé va aumentando de tamaño. Esto se conoce como insuficiencia cervical o incompetencia cervical. Si el cuello uterino se abre demasiado pronto, puede causar un aborto espontáneo o un parto prematuro.

Cómo funciona el cerclaje transabdominal

El objetivo del cerclaje es mantener cerrado el cuello uterino para evitar que el bebé pueda salir del útero antes de que esté completamente desarrollado. El cerclaje transabdominal se realiza cuando fracasan otros procedimientos para cerrar el cuello uterino. El procedimiento se hace alrededor de la semana 12 de gestación. El médico obtiene acceso al útero a través del abdomen, y cierra el cuello uterino con sutura. Después del procedimiento, el parto deberá realizarse por cesárea, así como todos los partos en el futuro.

Riesgos y complicaciones posibles del cerclaje cervical transabdominal

Este procedimiento se considera seguro, pero al igual que todos los procedimientos quirúrgicos implica ciertos riesgos, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Sangrado

  • Infección

  • Contracciones prematuras

  • Trabajo de parto prematuro o parto prematuro

  • Ruptura prematura de membranas

  • Pérdida del bebé

  • Desgarro o ruptura del cuello uterino

  • Lesiones a la vejiga o a otros órganos cercanos

  • Riesgos relacionados con la anestesia

Preparativos para el procedimiento

  • Informe a su médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los productos sin receta como vitaminas o medicamentos contra el dolor.

  • No introduzca nada en su vagina ni tenga relaciones sexuales por vía vaginal durante las 24 horas anteriores al procedimiento.

  • Si se lo indican, no coma ni beba nada (ni siquiera agua) después de la medianoche anterior al día del procedimiento. (Si tiene diabetes, pregunte a su proveedor de atención médica si necesita hacer preparativos especiales.)

El día del procedimiento

  • Antes de que empiece el procedimiento, le pondrán una sonda intravenosa en la mano o en el brazo para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le darán anestesia para que no sienta dolor durante el procedimiento. Según cuál sea el tipo de anestesia que le pongan, usted podrá estar despierta, adormecida o completamente dormida durante el procedimiento.

  • La cirugía puede ser abierta o laparoscópica.

    • En la cirugía abierta se hace una incisión grande en el abdomen. El médico observa y efectúa la operación a través de esta incisión. 

    • En la cirugía laparoscópica, el médico hace 2 a 4 incisiones pequeñas en el abdomen y luego usa un tubo delgado con luz, llamado laparoscopio, para operar a través de estas incisiones. El laparoscopio se introduce por una de estas pequeñas incisiones y permite al médico observar el interior del abdomen en una pantalla de video. Por las otras incisiones se introducen instrumentos quirúrgicos especiales. El abdomen se llena con dióxido de carbono (un gas) para expandirlo y facilitar su observación y la operación. 

  • En ambos procedimientos se hace lo siguiente:

    • Se usan instrumentos quirúrgicos para cortar y separar el tejido que conecta la vejiga con la parte inferior del útero, incluido el cuello uterino. Esto da acceso al cuello uterino

    • Se enrolla cinta quirúrgica alrededor del cuello uterino y se ata con un nudo.

    • La incisión se cierra con suturas o grapas. Podrían colocarle un tubo de drenaje en la incisión para permitir la salida de líquidos.

Después del procedimiento

  • La llevarán a una sala donde se recuperará de la anestesia. El personal de enfermería vigilará su estado mientras descansa.

  • Observarán si muestra señales de trabajo de parto prematuro. También le darán medicamentos para ayudarle a prevenir el parto prematuro.

  • Monitorizarán la frecuencia cardíaca del bebé.

  • Es normal que tenga algo de sangrado y cólicos. Probablemente le darán medicamentos para el dolor. Si el dolor no se alivia, avise al personal de enfermería.

  • Es posible que pueda regresar a su casa el mismo día, o tal vez deba pasar la noche en una habitación del hospital para asegurar que no comience un trabajo de parto prematuro. Consiga a un familiar o amigo adulto que la lleve a su casa cuando salga del hospital.

La recuperación en el hogar  

  • Probablemente le recetarán medicamentos contra el dolor para que los tome en su casa. También podrían recetarle antibióticos para prevenir el trabajo de parto prematuro. Tome todos sus medicamentos siguiendo las indicaciones.

  • No haga demasiado esfuerzo durante 4-5 días después del procedimiento. Solicite ayuda de los demás según lo necesite. Si se lo indican, tendrá que permanecer en la cama; si le permiten levantarse, podrá hacerlo para realizar actividades que impliquen poco esfuerzo.

  • Deberá evitar las relaciones sexuales hasta que el médico le indique que puede reanudarlas, lo cual probablemente no será antes de 2-6 semanas después del procedimiento.

  • Pregunte a su médico cuándo puede volver a trabajar y hacer ejercicio.

  • Cuídese la incisión tal como se lo haya indicado su médico. Asegúrese de seguir las instrucciones sobre cuándo y cómo cambiar el vendaje. Infórmese también si puede o no mojar la incisión cuando se baña. Si regresó a casa con un tubo de drenaje, averigüe cómo debe cuidarlo.

Cuándo debe llamar al médico  

Llame a su médico en cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Fiebre de 100.4°F o más alta

  • Dolor que no se alivia incluso después de tomar los medicamentos contra el dolor

  • Contracciones o cólicos abdominales

  • Manchas de sangre o sangrado vaginal inesperado

  • Salida de líquido por la vagina

  • Sangrado vaginal

  • Secreción vaginal maloliente

  • Dolor en la espalda o en el abdomen

  • Señales de infección en las incisiones, como enrojecimiento o hinchazón, calor, aumento del dolor o supuración maloliente

Visitas de control

Programe una visita de control según le indique el personal médico. Durante su visita de control, el médico revisará si se está recuperando bien. También podrán hablar sobre el progreso de su embarazo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.