Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Hiperemesis del embarazo (fuertes náuseas matutinas)

Las náuseas y el vómito son comunes durante el embarazo; a menudo se les llama “náuseas matutinas”, pero pueden ocurrir en cualquier momento del día. Sin embargo, no es normal que las náuseas y el vómito fuertes no disminuyan con el tiempo, ya que pueden causar deshidratación y pérdida de peso, y ser peligrosos para la madre y el bebé. La hiperemesis del embarazo (HEG, por sus siglas en inglés) es el término médico que se utiliza para describir las náuseas y el vómito fuertes que se producen durante el embarazo. Si usted tiene HEG, su proveedor de atención médica debe seguir determinados pasos para cuidar su salud y la de su bebé; también puede ayudarla a que se sienta mejor.

Mujer embarazada que bebe un vaso de agua.

Síntomas de la HEG

Si piensa que tiene HEG, llame de inmediato a su médico. Los síntomas incluyen:

  • Incapacidad de retener líquidos sin vomitarlos

  • Fuertes náuseas que persisten aún después de los primeros meses de embarazo

  • Desvanecimientos

¿Cuál es la causa de la HEG?

Se cree que las náuseas y el vómito durante el embarazo se deben a un aumento de determinados niveles hormonales. No se sabe muy bien cuál es la causa de la HEG, pero puede ser más frecuente en las embarazadas de mellizos o de más de dos niños. Su proveedor de atención médica le hará algunas pruebas con el fin de descartar otras afecciones que pueden provocar fuertes náuseas y vómitos.

Cómo calmar las náuseas matutinas

Para combatir las náuseas, coma poco y con frecuencia. Esto evitará que el estómago esté vacío, lo cual puede empeorar las náuseas. Consuma alimentos secos, como galletas saladas; tome sorbos de bebidas frías y livianas. Además, pregúntele a su proveedor de atención médica si puede consumir vitamina B6 o jengibre para calmar las náuseas. En algunos casos, los tratamientos alternativos, como la acupuntura, son eficaces para ayudar a controlar las náuseas durante el embarazo.

Tratamiento de la HEG

El objetivo del tratamiento de la HEG consiste en calmar los síntomas y prevenir la pérdida de peso y la deshidratación. Si usted se deshidrata o pierde peso, se deben tomar medidas para protegerla a usted y al bebé. Lo más probable es que la internen en un hospital y permanezca allí al menos un tiempo breve, a fin de suministrarle líquidos por vía intravenosa para rehidratarla. También es posible que le receten medicamentos para calmar las náuseas. En casos muy graves, puede ser necesaria una hospitalización más larga, para alimentarla por vía intravenosa o mediante tubos. Su proveedor de atención médica le puede brindar más información respecto de la hospitalización si esta es necesaria.

Recuperación y seguimiento

La HEG se puede controlar con tratamiento. Haga un seguimiento con su proveedor de atención médica para asegurarse de que puede retener líquidos sin vomitar y aumenta normalmente de peso.

Llame de inmediato al proveedor de atención médica si tiene alguno de estos síntomas:

  • Signos de deshidratación; por ejemplo, sed extrema, dolor de cabeza, poca cantidad de orina, orina de color muy oscuro o boca seca y pegajosa.

  • Pérdida de peso

  • Mareos o desmayos

  • Latidos fuertes o acelerados (taquicardia)

  • Vómito con sangre

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.