Gastroparesia - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Gastroparesia

La gastroparesia (conocida también como retraso o insuficiencia del vaciamiento gástrico) ocurre cuando el estómago tarda demasiado tiempo en vaciar sus contenidos. La causa de esto es un problema de motilidad gástrica (el movimiento de los músculos del tracto digestivo). Para muchas personas, la gastroparesia es un problema que dura toda la vida. Pero el tratamiento puede aliviar los síntomas y prevenir las complicaciones. Siga leyendo para obtener más información sobre la gastroparesia y su tratamiento.

Cómo se desarrolla la gastroparesia

Corte transversal de estómago y duodeno. El estómago es grande y tiene una parte floja, que cuelga. El contenido del estómago que queda en esa parte floja no puede moverse adecuadamente para salir del estómago y entrar en el duodeno.

Con una motilidad normal, las señales nerviosas indican a los músculos del estómago cuándo deben contraerse. Estos músculos mueven los alimentos desde el estómago hacia el duodeno (la primera parte del intestino delgado). Si hay gastroparesia, los nervios o los músculos están dañados, con lo cual la motilidad se hace más lenta o se detiene completamente. En consecuencia, la comida no se mueve correctamente para salir del estómago. Este retraso en el vaciado puede causar náuseas, vómito y otros síntomas, y producir desnutrición. También pueden formarse bezoares (masas endurecidas de alimento) en el estómago y causar complicaciones. 

Causas de la gastroparesia

Cualquiera de los siguientes factores puede causar gastroparesia:

  • Diabetes

  • Cirugía en cualquiera de los órganos del aparato digestivo, como el estómago o el intestino.

  • Ciertos medicamentos, como los analgésicos fuertes (narcóticos)

  • Ciertas enfermedades como la esclerodermia sistémica, la enfermedad de Parkinson y los trastornos de la glándula tiroides

En muchos casos, la causa de la gastroparesia no puede determinarse. 

Señales y síntomas de la gastroparesia

Algunas de estas señales y síntomas pueden consistir en:

  • Náuseas y vómito

  • Sentirse lleno muy pronto al comer

  • Dolor abdominal

  • Acidez o ardor en el estómago

  • Hinchazón o abotagamiento (inflamiento) en el abdomen

  • Pérdida de peso

  • Falta de apetito

  • Niveles de azúcar en sangre demasiado altos y demasiado bajos (en las personas que tienen diabetes)

Diagnóstico de la gastroparesia

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas y sus antecedentes de salud. También le hará un examen médico general. Además, suelen hacerse análisis de sangre y radiografías para revisar su salud y ver si hay otros problemas. Para confirmar el problema es posible que necesite hacer también otras pruebas como las siguientes: 

  • Endoscopia superior. En esta prueba se introduce un endoscopio por la boca hasta el estómago y el duodeno para observar el interior de los mismos (el endoscopio es un tubo delgado y flexible con una cámara diminuta en el extremo).

  • Serie gastrointestinal superior. Se toman radiografías del tracto gastrointestinal superior, desde la boca hasta el intestino delgado. En esta prueba se usa una sustancia llamada bario. El bario reviste el tracto gastrointestinal superior de forma que éste resulte claramente visible en las radiografías. 

  • Gammagrafía del vaciamiento gástrico. Se mide la velocidad a la que los alimentos salen del estómago. Para esta prueba es necesario comer alimentos a los que se ha añadido una sustancia radiactiva no dañina llamada trazador. A continuación se realiza la exploración del estómago. El trazador resulta claramente visible en las imágenes y permite observar el movimiento de la comida por el estómago.

Tratamiento de la gastroparesia

El objetivo del tratamiento es ayudar a controlar su problema. El tratamiento puede consistir en uno o más de lo siguiente: 

  • Cambios en la alimentación. Tal vez deba hacer ciertos cambios en su rutina alimentaria y en su dieta. Por ejemplo, el médico podría indicarle que coma con más frecuencia pero en cantidades más pequeñas a lo largo del día. Esto evitará que se sienta lleno demasiado pronto. Podrían indicarle que siga una dieta líquida o blanda. Esto significa que deberá comer alimentos líquidos o en puré. Además, es posible deba evitar los alimentos con alto contenido en grasas y en fibra, ya que estos pueden prolongar la digestión. Si necesita más ayuda sobre su dieta, su médico podría remitirlo a un nutricionista. En los casos más graves podría necesitar un tubo de alimentación para introducir alimentos líquidos o medicamentos directamente en el intestino delgado, sin pasar por el estómago.

  • Medicamentos. Los medicamentos pueden ayudar a controlar ciertos síntomas como las náuseas y el vómito. También pueden mejorar la motilidad gástrica. Cada medicamento tiene sus riesgos y efectos secundarios específicos. Su médico podrá darle más información acerca de los medicamentos que le recete.

  • Cirugía. Puede necesitar la cirugía para colocar un tubo de manera quirúrgica en el estómago a fin de extraer el exceso de aire y de líquido. Esto puede aliviar los síntomas fuertes de náuseas y vómito. En algunos casos, poco frecuentes, serán necesarios otros procedimientos quirúrgicos en el estómago o en el intestino delgado a fin de crear un conducto por el que la comida pueda salir del estómago.

  • Otros tratamientos. Otros tratamientos posibles son la inyección de la toxina botulínica y la estimulación eléctrica gástrica. Estos tratamientos se hacen menos a menudo y tal vez no estén disponibles. Su médico podrá darle más información sobre estas opciones en el caso de que sean adecuadas para usted.

La diabetes y la gastroparesia

Si tiene diabetes, la gastroparesia puede dificultar el control de su nivel de azúcar en la sangre. Deberá tomar medidas adicionales en su tratamiento para prevenir las complicaciones. Hable con su médico para obtener información sobre lo que puede hacer para proteger su salud. Para más información, póngase en contacto con la American Diabetes Association, www.diabetes.org.

Problemas de largo plazo

Con el tratamiento, la mayoría de las personas logran controlar sus síntomas y continuar sus actividades normales. Si sus síntomas son moderados o graves, es posible que deba hacer visitas de control más frecuentes a su médico. También es probable que necesite otros tratamientos.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.