Varices esofágicas - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Varices esofágicas

Las varices esofágicas son venas agrandadas en el extremo inferior del esófago (el tubo que lleva el alimento desde la boca al estómago). Su causa suelen ser los problemas de circulación sanguínea en el hígado consecuencia de una enfermedad crónica del hígado. Normalmente, un vaso sanguíneo llamado vena porta conduce la sangre desde el aparato digestivo hasta el hígado. Pero en presencia de ciertas enfermedades hepáticas, la circulación sanguínea puede bloquearse a consecuencia de la formación de tejido cicatricial en el hígado. Esto aumenta la presión de la sangre en la vena porta (un trastorno llamado hipertensión) y en consecuencia la sangre retrocede hacia las venas del esófago y del estómago, produciendo varices. Las varices son un problema grave y su tratamiento es necesario para prevenir su ruptura y hemorragia, que puede llegar a causar la muerte.

Síntomas de varices esofágicasCorte transversal de esófago y estómago en donde se ven venas que rodean la parte superior del estómago y la inferior del esófago. Primer plano de un corte transversal de la parte inferior del esófago que muestra várices esofágicas.

Los síntomas no se manifiestan a menos que las varices estén sangrando, lo cual constituye un problema urgente. Si tiene alguno de los siguientes síntomas, obtenga atención médica de inmediato: 

  • Vómito con sangre

  • Heces negruzcas o manchadas de sangre

  • Aturdimiento o pérdida del conocimiento (desmayo)

Diagnóstico de las varices esofágicas

Probablemente revisarán si tiene varices en el caso de que tenga una enfermedad hepática u otros trastornos de salud que puedan causar varices. Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas y sus antecedentes de salud. También le harán un examen médico y a continuación ciertas pruebas para confirmar el problema. Algunas de estas pruebas pueden consistir en: 

  • Endoscopia superior. En esta prueba se usa un endoscopio (un tubo delgado y flexible con una cámara en el extremo) para observar el interior del tracto digestivo superior. El endoscopio se introduce por la boca y se guía por el esófago hasta el estómago y la primera parte del intestino delgado. Esto permite al médico revisar si tiene varices y si hay sangrado.

  • Pruebas con imágenes. Estas pruebas proporcionan imágenes del hígado y del flujo sanguíneo en el mismo, y permiten al médico observar si hay venas agrandadas cerca del hígado y evaluar el riesgo de sangrado. Entre las pruebas con imágenes más frecuentemente usadas se encuentran la ecografía y la tomografía computarizada.

Tratamiento de las varices esofágicas

El objetivo del tratamiento es reducir el riesgo de sangrado o controlarlo si se produce. El tratamiento puede consistir en una o varias de las siguientes opciones:

  • Medicamentos. Pueden recetarse medicamentos para reducir la presión sanguínea en las venas agrandadas. Esto a su vez reduce el riesgo de sangrado. Los betabloqueantes son los medicamentos más frecuentemente usados.

  • Terapia con endoscopia. Estos son tratamientos para venas agrandadas o sangrantes que se llevan a cabo con ayuda de un endoscopio. En el tratamiento mediante ligadura se atan las venas con gomas elásticas para cerrarlas y detener el sangrado. En la escleroterapia se inyectan medicamentos coagulantes en las venas para causar cicatrices y contraerlas.

  • Taponamiento con balón. Este es un procedimiento en el que se guía un tubo con un pequeño balón por el esófago y el estómago. A continuación el balón se infla con aire, con lo cual ejerce presión sobre las venas agrandadas o sangrantes para controlar la hemorragia. 

  • Cirugía. Puede hacerse cirugía para colocar un stent (un dispositivo tubular) en el hígado. El stent ayuda a desviar el flujo sanguíneo en el hígado para reducir la presión en las venas agrandadas. A veces las venas agrandadas pueden conectarse a otras venas cercanas para desviar el flujo sanguíneo. En los casos más graves puede ser necesario hacer un transplante de hígado, es decir, reemplazar el hígado enfermo con el hígado sano de un donante.

Visitas de control

Es necesario hacer visitas regulares al médico para revisar el sangrado de las varices. Si hay sangrado, es probable que ocurra de nuevo y serán necesarios más tratamientos en el futuro. Una vez que se realiza la terapia endoscópica (ligadura con banda elástica), se realizan exploraciones endoscópicas de control periódicas con bandas para erradicar completamente las várices. Colabore con su médico para manejar su enfermedad y sepa cuándo debe solicitar atención médica urgente.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.