Autonomic Dysreflexia - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Disreflexia autónoma

Las personas con lesiones en la médula espinal pueden tener el riesgo de un trastorno serio llamado disreflexia autónoma (DA). Si usted tiene una lesión de la médula espinal en el nivel T5 o más arriba, es importante que sea consciente de este problema y de la manera en que podría afectarle.

Contorno de una figura humana donde pueden verse el corazón, el cerebro y la vejiga llena. La línea horizontal justo debajo del corazón muestra el nivel de la lesión en la médula espinal. Detalle del vaso sanguíneo con flechas desde afuera que indican presión sobre el vaso sanguíneo. Un punto de irritación debajo de la lesión en la médula espinal (SCI), como puede ser una vejiga por demás de llena, envía señales nerviosas a través de la médula. Las señales nerviosas se bloquean en el punto SCI, lo que hace que los vasos sanguíneos se tensen y eso sube la presión arterial. El cerebro envía señales para que la presión arterial baje, pero estas señales se bloquean por la lesión en la médula espinal. Se producen síntomas como sudoración y un fuerte dolor de cabeza.

En qué consiste la disreflexia autónoma (DA)

La DA se desarrolla en una serie de episodios, el primero de los cuales ocurre aproximadamente 4 a 6 meses después de la lesión de la médula espinal. Estos episodios suelen desencadenarse a consecuencia de una irritación en el cuerpo por debajo del nivel de la lesión de la médula espinal. La irritación (que puede ser algo tan leve como una vejiga llena) provoca una respuesta anormal del sistema nervioso. Esto produce la contracción de los vasos sanguíneos, lo cual a su vez da lugar a un aumento rápido de la presión arterial que puede causar ataques cerebrales e incluso la muerte. Por lo tanto, es necesario tomar medidas de inmediato para encontrar y aliviar la irritación. Esto puede requerir tratamiento de emergencia.

Síntomas de un episodio de DA

Un episodio de DA puede ocurrir en cualquier momento y puede incluso tener síntomas diversos. Además de la alta presión arterial, estos síntomas pueden consistir en:

  • Dolor de cabeza fuerte (punzante)

  • Cambios en la frecuencia cardíaca (pulso lento)

  • Sudoración y aparición de manchas en la piel por encima del punto de la lesión a la médula espinal, con piel pálida y fría por debajo de la lesión

  • Visión borrosa

  • Congestión nasal

  • Ansiedad

  • Náuseas

  • Carne de gallina

Desencadenantes de episodios de DA

Los desencadenantes más frecuentes de la DA son los siguientes:

  • Un trastorno de la vejiga. Esto suele ser debido a una vejiga demasiado llena, lo cual puede ocurrir si la persona no usa un catéter. También puede ocurrir a consecuencia de un catéter implantado que está obstruido o retorcido. Una infección de las vías urinarias también puede actuar como desencadenante.

  • Un trastorno intestinal. Esto suele ocurrir cuando el intestino está lleno de heces o gas, o bien a consecuencia de una infección o de hemorroides. La estimulación digital como parte de un programa de evacuación intestinal también puede actuar como desencadenante.

  • Otras fuentes de malestar. Entre estas se encuentran cualquier otro tipo de irritación, como heridas, úlceras por presión, huesos rotos, e incluso uñas encarnadas y quemaduras de sol. La excitación sexual, la menstruación, el embarazo y el parto también pueden desencadenar un episodio de DA.

Qué hacer durante un episodio de DA

En el caso de un episodio de DA, es fundamental dar tratamiento de inmediato. Usted (o su proveedor de atención médica) deben tomar las siguientes medidas si muestra síntomas de que está teniendo un episodio de DA:

  1. Siéntese. Esto puede ayudar a reducir la presión arterial. Mantenga la cabeza elevada. De ser posible, las piernas deben estar a un nivel más bajo. También es importante aflojar las prendas que estén ajustadas, como los cinturones o los sostenes.

  2. Vigile la presión arterial. La presión arterial debe revisarse cada 2 a 5 minutos.

  3. Determine y alivie la causa del problema. Revise primero la vejiga y los intestinos. Si usa un catéter, revíselo y vacíe la vejiga. Si el intestino está lleno, vacíelo de inmediato. A continuación revise si hay algún problema en la piel, como por ejemplo cualquier tipo de cortada o presión sobre la piel. Revise también si hay alguna uña encarnada o cualquier otro tipo de desencadenante descrito arriba.

  4. Si la causa del problema no puede determinarse ni aliviarse, llame de inmediato al 911 o a los servicios de emergencia. Mientras tanto, si le han recetado medicamentos para la presión arterial, debe tomarlos para que le ayuden a mantenerla bajo control hasta que se le alivie la irritación.

Prevención de los episodios de DA

Los episodios de DA no siempre pueden prevenirse, pero un buen autocuidado es fundamental para reducir el número de dichos episodios. Las siguientes medidas podrían resultarle útiles:

  • Evite que la vejiga se llene demasiado. Si usa un catéter, revíselo a menudo para ver si está obstruido.

  • Siga un programa de evacuación intestinal según le haya recomendado el médico. 

  • Cambie de posición a menudo para aliviar la presión sobre la piel al estar sentado o acostado.

  • Observe si hay lesiones o puntos de presión sobre la piel. 

  • Tome todos los medicamentos siguiendo las instrucciones que le hayan dado. 

  • Elija los zapatos con cuidado. Asegúrese de que le queden a la medida y no demasiado apretados. Su proveedor de atención médica podría ayudarle con esto. 

  • Asegúrese de que no haya pequeñas piedras u otros objetos en sus zapatos. Asegúrese también de que no haya arrugas en las medias, y use siempre medias con los zapatos. 

  • Evite estar demasiado tiempo al sol y asegúrese de usar un filtro solar y ropa protectora. 

  • Compruebe la temperatura del agua caliente para evitar quemarse.

  • Tenga mucho cuidado de evitar las caídas, especialmente al pasar de una posición a otra. 

  • Lleve en su cartera una tarjeta que describa la disreflexia autónoma, sus desencadenantes y el tratamiento adecuado. Esto puede serle útil a los proveedores de atención médica que no estén familiarizados con este problema. 

  • Establezca una buena relación con un médico que esté familiarizado con la DA y las lesiones de la médula espinal.

Para el cuidador

Usted puede ayudar a su ser querido a prevenir los episodios de DA. Aprenda cuáles son los desencadenantes y síntomas de la DA. Ayude a dar la atención necesaria al catéter y a administrar el programa de evacuación intestinal de su ser querido. Observe si hay algún problema en la piel u otras lesiones en el cuerpo por debajo del punto de la lesión a la médula espinal; sepa lo que debe hacer para tratar un episodio de DA. También puede ayudar a su ser querido a lidiar con la DA. Vivir con la amenaza de un episodio de DA puede ser difícil. El miedo y la depresión son comunes en los pacientes que tienen episodios frecuentes de DA. De manera que hable con su ser querido acerca de sus sentimientos y anímelo a unirse a un grupo de apoyo. Visite www.spinalcord.org para más información.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.