Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene sarcoma de Ewing

A su hijo le diagnosticaron un sarcoma de Ewing. y es probable que esta noticia la haya impactado y llenado de temor. Pero, debe saber que no tiene por qué encarar esta situación a solas: hay servicios de apoyo y tratamientos disponibles. El equipo de atención médica de su hijo le ayudará a tomar decisiones importantes sobre la salud del niño.

¿Qué es el sarcoma de Ewing?

Contorno de un niño en el que se ve el esqueleto. Se destacan las costillas, la pelvis y el fémur o hueso del muslo.

El sarcoma de Ewing es un tipo de cáncer que se forma en los huesos o en los tejidos blandos, como los músculos. Las células cancerosas se multiplican muy rápido y pueden provocar la formación de un tumor en cualquier parte del esqueleto. El tumor puede propagarse (metastatizar) a otra parte del cuerpo como, por ejemplo, los pulmones.

¿A quién afecta el sarcoma de Ewing?

El sarcoma de Ewing puede afectar a niños de cualquier edad, aunque aparece con más frecuencia en adolescentes. El sarcoma de Ewing no es contagioso; es decir, el niño no se lo puede transmitir a otras personas.

¿Cuáles son las causas del sarcoma de Ewing?

El sarcoma de Ewing se produce cuando las células crecen de manera anormal, y luego forman un tumor. La causa del crecimiento anormal (mutación) de las células se desconoce.

¿Cuáles son los síntomas del sarcoma de Ewing?

Algunos de los síntomas frecuentes del sarcoma de Ewing son fiebre, dolor y un bulto o hinchazón en los brazos, las piernas, el pecho, la pelvis o la espalda. Es posible que el niño haya tenido algunos de estos síntomas u otros síntomas.

¿Cómo se diagnostica el sarcoma de Ewing?

El proveedor de atención médica examinará a su hijo y le hará preguntas a usted sobre los antecedentes de salud del niño. Además, a su hijo podrían hacerle uno o varios de estos exámenes:

  • Análisis de sangre: para tomar muestras de sangre para examinarlas.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes: permiten ver detalladamente ciertas zonas del interior del cuerpo. Algunas de estas pruebas son la radiografía, la resonancia magnética (RM), la tomografía computarizada (TC), la tomografía por emisión de positrones (PET) y la gammagrafía ósea.

  • Aspiraciones y biopsias de médula ósea: se toman muestras de la médula ósea de los huesos de la cadera para verlas bajo un microscopio.

  • Una biopsia: para tomar una pequeña muestra de tejido procedente de un tumor para examinarla bajo un microscopio.

 

Localizado o metastásico

Para determinar el plan de tratamiento y el resultado probable (pronóstico) de su hijo, el equipo de atención médica toma en consideración el tipo de tumor que el niño tiene. Tanto el tratamiento como el pronóstico dependen de que el tumor sea localizado (afecta solo una zona del cuerpo) o metastásico (se ha propagado a otra zona del cuerpo). El proveedor de atención médica de su hijo puede darle más información sobre el tipo de tumor que el niño tiene.

¿Cómo se trata el sarcoma de Ewing?

El tratamiento tiene como objetivo eliminar o destruir las células cancerosas. El tipo de tratamiento que su hijo reciba dependerá del tipo de tumor que tenga. También dependerá de si es localizado o metastásico. Su hijo podría necesitar uno o varios de estos tratamientos:

  • Quimioterapia para destruir las células cancerosas con medicamentos fuertes que combaten el cáncer. Podrían usarse varios medicamentos de quimioterapia. Este tratamiento se administra por una sonda (IV) que suele insertarse en una vena del brazo o el pecho, o también por vía oral (por la boca) o en inyecciones.

  • Cirugía para extirpar el tumor por completo o en parte.

  • Radioterapia para destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de un tumor con rayos X de alta energía. Es posible que la radioterapia se administre antes o después de los demás tratamientos.

Tratamientos de apoyo

Los tratamientos de apoyo tienen la finalidad de proteger al niño contra las infecciones, evitar las molestias y restablecer los niveles adecuados de las células sanguíneas en su cuerpo. Durante el tratamiento, quizás el niño reciba antibióticos, que son medicamentos que ayudan a prevenir y combatir las infecciones. También es posible que le administren medicamentos contra las náuseas y de otro tipo, para aliviar los efectos secundarios del tratamiento. Quizás le hagan una transfusión de sangre a su hijo para reponer las células sanguíneas destruidas durante el tratamiento. Para esto, la sangre tomada de un donante se conserva hasta que el niño esté listo para recibirla.

¿Qué sucede a largo plazo?

Es posible que su hijo necesite fisioterapia para normalizar el funcionamiento del cuerpo después del tratamiento. Además, la quimioterapia y la radioterapia pueden causar algunos problemas, tales como daños a ciertos órganos. Por esto, será necesario vigilar la salud del niño por el resto de su vida, mediante, por ejemplo, visitas a la clínica, análisis de sangre, ecografías del corazón y otras pruebas de diagnóstico por imágenes.

Cómo hacer frente a la situación

Recibir un diagnóstico de cáncer es una noticia inquietante y alarmante. Es importante que recuerde que no está sola. El equipo de atención médica de su hijo colaborará con usted y el niño a lo largo de la enfermedad y el tratamiento. Quizás también le convenga buscar información y apoyo por su cuenta, para adaptarse mejor a los cambios que tendrá que enfrentar por el cáncer. Aprender del tema y hablar con otras personas que también tienen un hijo con cáncer probablemente les ayude a usted y a su familia a seguir adelante. Algunos recursos útiles son:

  • Sarcoma Alliance (Alianza de lucha contra el sarcoma)
    www.sarcomaalliance.com

  • Sarcoma Foundation of America (Fundación estadounidense de lucha contra el sarcoma)
    www.curesarcoma.org

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.