Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene púrpura trombocitopénica idiopática (PTI)

La púrpura trombocitopénica idiopática (PTI) es un trastorno de la sangre que afecta las plaquetas (llamadas también “trombocitos”), unas células sanguíneas que facilitan la coagulación. Normalmente, tras una cortada o magulladura, las plaquetas se adhieren entre sí para formar un coágulo o “tapón” que detiene o controla el sangrado. La PTI se caracteriza por la insuficiencia de plaquetas. Como consecuencia de ello, es posible que su hijo tenga más sangrado o magulladuras de lo normal. El proveedor de atención médica de su hijo puede evaluarlo y hablar con usted sobre las opciones de tratamiento.

Niño pequeño sentado en el regazo de su madre. La madre sostiene un oso de peluche. El proveedor de atención médica está preparando todo para tomar una muestra de sangre del brazo del niño.

¿Cuáles son los tipos de PTI?

Hay dos tipos de PTI, que son:

  • PTI aguda. Puede durar hasta 6 meses y afecta más a menudo a los bebés o los niños pequeños.

  • PTI crónica. Puede durar 6 meses o más y tiende a afectar a los adultos, aunque también pueden presentarse en los niños.

¿Cuáles son las causas de la PTI?

La PTI es una afección idiopática, lo que significa que no se conoce su causa. Se cree que es un trastorno autoinmune porque el sistema inmunológico del cuerpo ataca las plaquetas normales.

¿Cuáles son los síntomas de la PTI?

Los síntomas varían de un niño a otro y pueden ser:

  • Pequeños puntos rojos o morados (petequias) parecidos a un sarpullido

  • Magulladuras que suelen ser moradas (de color púrpura)

  • Hemorragias nasales

  • Sangrado en las encías

  • Sangre en la orina o las heces

  • Moretones en la boca (llamadas frecuentemente “ampollas de sangre”)

  • Síntomas de ataque cerebral, tales como dificultades del equilibrio y la coordinación, marcha anormal, pérdida de la memoria, confusión

¿Cómo se diagnostica la PTI?

El médico examinará a su hijo y le hará preguntas sobre los síntomas del niño y su historia clínica. Además le harán varias pruebas, la mayoría de las cuales requieren tomar una muestra de sangre de una vena del brazo, de un dedo o del talón. Algunas de estas pruebas son:

  • Un hemograma completo para determinar las cantidades de los distintos tipos de células en la sangre. En la PTI es especialmente importante determinar el número de plaquetas.

  • Un frotis sanguíneo para evaluar los tamaños y las formas de las células de la sangre.

  • Aspiración y biopsia de la médula ósea para detectar problemas en la producción de las células sanguíneas. En la prueba de aspiración, se inserta una aguja en un hueso para tomar una muestra del líquido y las células de la médula ósea. En la biopsia, se inserta una aguja en un hueso para tomar una pequeña muestra del tejido de la médula ósea. En ambos casos, la muestra se analiza en un laboratorio.

  • También pueden realizarse otros análisis de laboratorio para descartar la posibilidad de que haya otras enfermedades.

¿Cómo se trata la PTI?

El tratamiento dependerá del número de plaquetas de su hijo y de la gravedad de sus síntomas.

  • En muchos casos no se requiere ningún tratamiento. El médico observará a su hijo para controlar cualquier síntoma de sangrado y ver si los números de plaquetas se normalizan por su cuenta.

  • Consulte con el médico para enterarse de cómo puede ayudar a su hijo a reducir el riesgo de sangrado y sus posibles complicaciones, abordando varios temas como limitar ciertas actividades físicas y evitar algunos medicamentos.

  • Si es necesario un tratamiento, éste puede incluir:

    • Inmunoglobulina intravenosa (IGIV) o inmunoglobulinaRh para impedir que el cuerpo destruya las plaquetas.

    • Medicamentos para aumentar el número de plaquetas.

    • Cirugía para extirpar el bazo, que puede ser el lugar donde se destruyen las plaquetas.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

La mayoría de los niños afectados de PTI se recuperan por completo. Si tiene PTI crónica, su hijo necesitará tratamientos y cuidados médicos continuos. Colabore estrechamente con el médico para aprender a ayudar a su hijo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.