Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene anemia megaloblástica

Glóbulo rojo normal en forma de disco y glóbulo blanco esférico. Junto a éstos, hay glóbulos rojos mucho más grandes y glóbulos blancos con anemia megaloblástica.

La anemia megaloblástica ocurre si en el cuerpo no hay una cantidad suficiente de glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos son importantes porque contienen una proteína llamada hemoglobina, la cual permite que la sangre transporte oxígeno a todas partes del cuerpo. Un niño que tiene anemia megaloblástica podría sentir mucho cansancio o tener menos energía de lo normal. Sin tratamiento, los síntomas pueden empeorar hasta el punto de causar graves problemas de salud. El proveedor de atención médica de su hijo puede evaluar al niño y hablar con usted sobre las opciones de tratamiento.

¿Cuáles son las causas de la anemia megaloblástica?

Esta afección se debe a la falta de folato o vitamina B12. Algunas causas posibles de este trastorno son:

  • Cantidad insuficiente de folato vitamina B12 en la alimentación (esto es más común en niños que son vegetarianos o veganos, o los que beben sólo leche de cabra)

  • Ciertos trastornos del sistema digestivo como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, que pueden afectar la eficacia con que el cuerpo absorbe el folato o la vitamina B12

  • Ciertos medicamentos que pueden afectar la eficacia con que el cuerpo absorbe el folato

  • Falta de una proteína especial en el estómago (llamada “factor intrínseco”) la cual ayuda al cuerpo a absorber la vitamina B12

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden variar de leves a graves. Algunos niños no tienen ningún tipo de síntoma. De haberlos, los posibles síntomas son:

  • Palidez de la piel

  • Mal humor

  • Debilidad

  • Cansancio extremo

  • Trastornos neurológicos como problemas del equilibrio, la coordinación o la memoria

  • Trastornos digestivos como náuseas, vómito, estreñimiento, diarrea o falta de apetito

¿Cómo se diagnostica?

Para su diagnóstico y tratamiento, es probable que su hijo vea a un hematólogo pediátrico, el cual es un médico especializado en trastornos de la sangre (hematología). El médico examinará a su hijo y hará preguntas sobre sus síntomas, los medicamentos que toma, su dieta y sus antecedentes de salud. También le harán varias pruebas, la mayoría de las cuales se realizan tomando una muestra de sangre de una vena del brazo, de un dedo o del talón. Algunas de estas pruebas son:

  • Un hemograma completo para determinar las cantidades de los tipos de células en la sangre.

  • Un frotis sanguíneo para evaluar los tamaños y las formas de las células de la sangre. Para esta prueba se analiza una gota de sangre con un microscopio. Se usa un colorante para hacer más visibles las células sanguíneas. En la anemia megaloblástica, es posible que tanto los glóbulos rojos como los blancos sean demasiado grandes y no se hayan formado correctamente.

  • Un análisis del número de reticulocitos para determinar la cantidad de nuevos glóbulos rojos que se están produciendo.

  • Otros análisis de sangre para determinar los niveles de folato y vitamina B12 en el cuerpo.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la anemia megaloblástica depende de la causa y la gravedad de los síntomas. El objetivo del tratamiento es restablecer las cantidades normales de folato o vitamina B12 para que el cuerpo pueda producir glóbulos rojos sanos. Algunos de los tratamientos frecuentes son:

  • Cambios en la dieta para aumentar la cantidad de folato o vitamina B12 que su hijo consume. Los alimentos ricos en vitamina B12 y folato son los huevos, la carne, el pescado, las aves y la leche. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo para que le recomiende otros recursos de nutrición, si es necesario. Quizá también le remitan a un nutricionista para obtener más información.

  • Pastillas de folato o vitamina B12 recetadas por el proveedor de atención médica para que se las dé a su hijo.

  • Medicamentos para ayudar al cuerpo a absorber más folato o vitamina B12.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

Con un tratamiento, la mayoría de los niños afectados de anemia megaloblástica pueden controlar su afección y llegar a ser tan activos e independientes como los demás niños. Es posible que su hijo requiera un tratamiento continuo con folato o vitamina B12. Quizás también haya que llevar al niño al médico regularmente para que le haga exámenes de rutina y le ayuden a controlar los síntomas.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.