Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La enfermedad pulmonar crónica: Consejos para los cuidadores

Cuando un ser querido tiene una enfermedad pulmonar crónica, esto puede afectar la vida de ambos. Como cuidador de la persona enferma, usted tendrá que encontrar nuevas maneras de darle apoyo, tanto si se trata de su cónyuge, su pareja, un miembro de su familia o un amigo. A fin de desempeñar mejor su función, usted puede aprender estrategias para lidiar mejor con el estrés.Dos mujeres sentadas en un sillón, conversando.

Aprenda a lidiar con sus emociones

Es normal que sienta muchas emociones distintas en su función de cuidador. Tal vez se sienta triste, o incluso tema por la salud de la persona a la que cuida. Algunas veces es posible que sienta un cierto resentimiento por tener que cuidar a la persona, y el efecto que esto tiene en su vida. Estos sentimientos son normales y es importante que los acepte. Si nota que está estresado, busque apoyo hablando con otros miembros de la familia o con amigos. Hable también con su proveedor de atención médica para que lo remita a un consejero y le dé información sobre otros servicios de apoyo.

Aprenda a cuidarse a sí mismo

Tome el tiempo necesario para controlar su salud y mejorar su estado mental y su ánimo. Esto le dará la energía necesaria para realizar sus tareas cotidianas. Siga estos consejos para sentirse mejor:

  • Duerma lo suficiente. Trate de dormir 8 horas cada día. No duerma siestas largas, para poder dormir mejor por la noche. Limite el consumo de alcohol y de cafeína, ya que pueden afectar el sueño.

  • Coma bien. Lo que usted come afecta su estado de ánimo. No se salte comidas.Tome comidas bien equilibradas a base de granos integrales, frutas, verduras, carne y productos lácteos bajos en grasa.

  • Haga ejercicio. Intente hacer algún tipo de actividad física al menos durante 30 minutos todos los días. Puede resultarle más fácil hacer ejercicio si lo divide en tres sesiones de 10 minutos cada una.

Reserve tiempo para sí mismo

Sus propias necesidades también son importantes. Dese a sí mismo permiso para tener su propia vida y tome descansos de sus obligaciones como cuidador, para relajarse y divertirse. Estas son algunas recomendaciones que puede seguir:

  • Reúnase a comer con otras personas.

  • Practique un pasatiempo.

  • Juegue a las cartas o disfrute unos juegos de mesa con sus familiares y amigos.

  • Mantenga un espacio en su casa al que pueda retirarse cuando lo necesite.

Acepte la ayuda de los demás

Es posible que necesite ayuda para cuidar a la persona enferma. Saber que puede contar con otras personas puede ser un alivio. Tenga presentes los siguientes consejos:

  • Haga una lista de cosas con las que otras personas pueden ayudarle. Pida a sus familiares y amigos que le ayuden con tareas como los recados y la compra, la preparación de comidas, y transportar a la persona enferma adonde necesite ir.

  • Use los servicios de cuidado diurno para adultos y los programas de atención médica a domicilio. Estos recursos pueden dar atención provisional a la persona enferma cuando usted necesite un respiro. Consulte en Internet o en el directorio telefónico para encontrar organizaciones como la Visiting Nurse Association.

Grupos de apoyo

Únase a un grupo de apoyo para personas con enfermedad pulmonar crónica y sus cuidadores. Esto le ayudará a sentir que no está solo. Aprenderá estrategias para manejar el estrés y recibirá consejos de otras personas que atraviesan la misma experiencia que usted. Las organizaciones religiosas también pueden ser una buena fuente de apoyo. Comuníquese con un líder de una organización religiosa en su comunidad para sus necesidades espirituales.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.