Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene el síndrome de Guillain-Barré (SGB)

A su hijo le han diagnosticado el síndrome de Guillain-Barré (SGB). Se trata de una enfermedad que afecta los nervios periféricos, que están ubicados por todo el cuerpo. Los nervios se encargan de trasportar mensajes sobre movimientos y sensaciones entre el sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal) y el resto del cuerpo. Si tiene el SGB, su hijo puede sentirse débil y dolorido. Podría quejarse de tener entumecimiento, debilidad y hasta parálisis en la cara, el pecho o las piernas. Aunque el SGB puede causar problemas de salud serios, suele ser pasajero y muchos de los niños que la tienen se recuperan por completo. Niña sentada en el extremo de una camilla con las piernas colgando hacia afuera. Su madre está sentada detrás de ella. Un proveedor de atención médica golpea la rodilla de la niña con un martillo para comprobar los reflejos.

¿Cuáles son los factores de riesgo del SGB?

El SGB es un trastorno autoinmunitario. Es decir, que el cuerpo se ataca a sí mismo. Parece afectar con mayor frecuencia a niños que recientemente han tenido infecciones, tales como un virus o un resfriado. En muy raras ocasiones, el SGB puede presentarse poco después de que un niño ha recibido ciertas vacunas. Se desconoce la causa del SGB.

¿Cuáles son los síntomas del SGB?

Un niño afectado de SGB puede tener dolores o debilidades musculares que suelen comenzar en las piernas y se diseminan al resto del cuerpo. Si los síntomas incluyen una parálisis o dificultad para tragar o respirar, es necesario buscar tratamiento enseguida.

¿Cómo se diagnostica el SGB?

Para su diagnóstico y tratamiento, es probable que su hijo vea a un neurólogo pediátrico, el cual es un proveedor de atención médica especializado en problemas neurológicos (del sistema nervioso). El proveedor de atención médica examinará a su hijo y le hará preguntas sobre la historia clínica del niño y sus síntomas. También podrían hacerle las siguientes pruebas:

  • Un examen neurológico, para determinar lo bien que funciona el sistema nervioso de su hijo. Durante el examen, el proveedor de atención médica evaluará la fuerza muscular, el equilibrio, la coordinación y los reflejos del niño, y posiblemente también ciertas habilidades como la memoria, la visión, el oído, el habla y la deglución.

  • Una punción lumbar para evaluar la salud del líquido cefalorraquídeo, que rodea el encéfalo y la médula espinal. Para esta prueba se adormece la piel de la parte baja de la espalda con anestesia local y se introduce una aguja en el canal medular, con el fin de extraer una muestra del líquido que luego se analiza en un laboratorio para ver si hay señales de infección e inflamación.

  • Un estudio de conducción nerviosa (ECN) y una electromiografía (EMG) para evaluar el funcionamiento de los nervios y los músculos. Generalmente se efectúa primero el ECN. Durante un ECN, se adhieren a la piel unos pequeños discos circulares conectados a unos cables, llamados “electrodos”, a lo largo de las vías de ciertos nervios. Los electrodos registran la rapidez con que los músculos y los nervios responden a un estímulo eléctrico. En la EMG, se colocan unos pequeños electrodos de aguja en diversos músculos de los brazos o los pies y se registra la actividad eléctrica de esos músculos mientras su hijo los tensa y los relaja.

  • Análisis de sangre, que podrían realizarse para determinar si hay indicios de infección.

  • Es importante recordar que es frecuente que en las primeras etapas del SGB, los resultados de los análisis den valores normales. Entonces, el diagnóstico se basa principalmente en la historia clínica del paciente y un examen físico. 

¿Cómo se trata el SGB?

  • No existe una cura para el SGB. El SGB puede resolverse por su cuenta en unas cuantas semanas o más, aunque el tratamiento puede ayudar a acortar la duración de la enfermedad.

  • Si su hijo recibe tratamiento, se le atenderá en el hospital hasta que mejoren los síntomas.

  • Podrían realizarse ciertos procedimientos, tales como la plasmaféresis, o la administración de inmunoglobulina intravenosa (IGIV) en dosis altas. Estos procedimientos requieren usar ciertos productos sanguíneos especializados para ayudar al cuerpo a combatir la reacción inmunitaria anormal.

  • Además, su hijo podría recibir atención de apoyo para el tratamiento de los síntomas, según la necesidad, como por ejemplo medicamentos que calman el dolor de los músculos o los nervios, o asistencia con la alimentación o la respiración hasta que se recupere.

  • La duración total del tratamiento depende de cada niño. El proveedor de atención médica le explicará las demás posibilidades de tratamiento, si es necesario.

¿Qué sucede en el largo plazo?

La mayoría de los niños se recuperan del SGB sin problemas duraderos. Algunos niños pueden tardar hasta tres años en recuperarse y prácticamente uno de cada tres de esos niños todavía puede tener síntomas después de la recuperación. La enfermedad puede volver a presentarse en un tres por ciento de los niños afectados.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.