Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Anatomía del sistema nervioso del niño

El sistema nervioso se compone del encéfalo (llamado a veces “cerebro”), la médula espinal y los nervios. La acción conjunta de estas partes permite que su hijo piense, aprenda, hable y sienta las emociones; además, estas partes ayudan a controlar ciertas funciones básicas del cuerpo, como los movimientos, las sensaciones, la respiración y los latidos del corazón. El encéfalo y la médula espinal forman el sistema nervioso central; los nervios que salen de estos órganos constituyen el sistema nervioso periférico. A continuación se describen con más detalle las partes principales del sistema nervioso.

Contorno de la cabeza de un niño girada de lado para mostrar las estructuras cerebrales. El cerebro (corteza) es la parte principal. El ventrículo es un espacio lleno de líquido en el centro del cerebro. El cerebelo es la parte del cerebro que se encuentra en la base del cráneo. El tronco encefálico se encuentra en la base del cerebro y lo conecta con la médula espinal. La segunda imagen muestra un corte transversal del cerebro dentro de la cabeza con los ventrículos y las meninges. La tercera imagen del contorno del niño muestra el cerebro dentro de la cabeza, la médula espinal que desciende por el centro del cuerpo y los nervios que se ramifican hacia los brazos y las piernas.

El sistema nervioso

  • El encéfalo es el centro de control del organismo. Este órgano guía al cuerpo a realizar todas sus acciones y además procesa información, enviando y recibiendo mensajes a través de la médula espinal y los nervios. Cada parte del encéfalo desempeña su propio papel:

    • El cerebro es la parte más grande del encéfalo. Este órgano está dividido en dos hemisferios, cada uno de las cuales contiene unas zonas, llamadas “lóbulos", que controlan funciones específicas como los movimientos, los pensamientos y la memoria (recuperación y almacenamiento de recuerdos). Además, el cerebro recibe y procesa información de los órganos de los sentidos, que son la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto.

    • El cerebelo, que está situado debajo del cerebro, ayuda a controlar el equilibrio y a coordinar los movimientos.

    • El tronco encefálico (llamado también “tallo cerebral”) está situado en la base del encéfalo, y controla las funciones básicas del cuerpo como la deglución, la respiración, la presión arterial y la frecuencia cardíaca.  Además contiene los nervios craneales, que están conectados directamente al encéfalo. Estos nervios ayudan a transportar mensajes de ida y vuelta entre el encéfalo y los órganos de los sentidos, ciertas glándulas y los órganos internos, como el corazón y los pulmones.

  • La médula espinal se origina en el tronco encefálico y atraviesa un conducto situado en el centro de la columna vertebral, llamado “canal medular”. La médula contiene los nervios raquídeos, que se encargan de transportar mensajes entre el encéfalo y el resto del cuerpo.

  • Los nervios periféricos salen del encéfalo y la médula espinal para luego ramificarse por todo el cuerpo; se encargan de transmitir mensajes de ida y vuelta entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo.

Otros datos acerca del encéfalo

El encéfalo está protegido por una caja ósea, unas membranas llamada “meninges” y el líquido cefalorraquídeo.

  • La caja ósea que rodea el encéfalo constituye el cráneo.

  • Las meninges son las envolturas de tejido que separan el encéfalo del cráneo.

  • El líquido cefalorraquídeo (LCR) es una sustancia amortiguadora de impactos que protege el encéfalo dentro del cráneo. El LCR se produce en los ventrículos, los cuales son unos espacios vacíos (cavidades) situados dentro del encéfalo. Normalmente, el LCR fluye a través del encéfalo y la médula espinal.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.