Cruciate Ligament Injury - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Lesión Del Ligamento Cruzado De La Rodilla [Cruciate Ligament Injury Of The Knee]

La rodilla es una articulación de tipo bisagra que une el fémur (hueso del muslo) con la tibia (hueso de la pantorrilla). Hay dos ligamentos en el interior de la rodilla (llamados “ligamentos cruzados”), que protegen la articulación contra el exceso de movimiento hacia adelante y hacia atrás. El ligamento cruzado anterior (LCA) impide que la rodilla se deslice hacia adelante, mientras que el ligamento cruzado posterior (LCP) le impide deslizarse hacia atrás.

[image]

Se produce una lesión del LCA o el LCP cuando el ligamento se desgarra. Este desgarro puede ser parcial o completo, y produce síntomas como hinchazón de la rodilla, dolor e inestabilidad de la articulación. Algunas personas escuchan un chasquido o ruido seco en el momento en que se produce la lesión de un LCA.

Las lesiones del LCA son las más comunes; suelen ocurrir cuando se cambia bruscamente de dirección al practicar ciertos deportes, y pueden producirse al mismo tiempo que las lesiones del cartílago de la rodilla. Las lesiones del LCP son menos comunes, y ocurren si la rodilla se dobla hacia atrás o recibe un golpe directo cuando está flexionada (por ejemplo, si choca contra el tablero de un auto durante un accidente de tránsito).

El dolor y la hinchazón de una lesión al ligamento cruzado pueden durar varias semanas; el ligamento podría tardar 3-4 meses en sanar del todo.

El diagnóstico de esta lesión suele realizarse durante un chequeo. Sin embargo, el dolor y la hinchazón que se producen inmediatamente después de la lesión podrían limitar la eficacia del examen. Podría realizarse una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico. El tratamiento inicial consiste en reposo de la articulación, colocación de una férula para reducir el movimiento de la rodilla y aplicación de hielo para reducir la hinchazón y el dolor. Es posible que se receten antiinflamatorios no esteroides (AINE). La fisioterapia ayuda a recobrar la fuerza de la articulación y la pierna. A veces es necesario efectuar una operación para tratar lesiones más graves del ligamento cruzado.

Cuidados En La Casa:

  1. Haga todo lo posible por no apoyarse en la pierna lesionada hasta que pueda caminar sin que le duela la rodilla. Si tiene mucho dolor al caminar, es posible que le recomienden muletas o un andador. (Las muletas y los andadores pueden alquilarse o comprarse en muchas farmacias y tiendas de materiales quirúrgicos u ortopédicos.) Siga el consejo de su médico respecto a cuándo puede empezar a apoyar peso en esa pierna.

  2. Mantenga la pierna elevada para reducir el dolor y la hinchazón. Para dormir, coloque una almohada debajo de la pierna lesionada. Cuando se siente, apoye la pierna lesionada sobre un objeto que la soporte de forma que le quede al mismo nivel que la cintura. Esto es muy importante durante las primeras 48 horas.

  3. Para aliviar el dolor durante el primer día, aplique una compresa de hielo (cubitos de hielo en una bolsa de plástico, envuelta en una toalla) sobre la zona lesionada durante 20 minutos cada 1-2 horas. Continúe esta práctica 3-4 veces al día hasta que le desaparezcan el dolor y la hinchazón.

  4. Si le pusieron una férula de yeso o de fibra de vidrio, manténgala completamente seca en todo momento. Báñese con la férula fuera del agua, protegiéndola con una bolsa de plástico grande cerrada con una goma elástica en el extremo superior. Si una férula de fibra de vidrio se moja, puede secarla con un secador de pelo. Si tiene un inmovilizador de Velcro para la rodilla, puede quitárselo para bañarse, a menos que le indiquen lo contrario.

  5. Su médico podría recetarle un programa de fisioterapia. El fisioterapeuta le enseñará unos ejercicios de amplitud del movimiento para que los practique en su casa.

  6. Puede tomar acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin o Advil) para controlar el dolor, a menos que le hayan recetado otro medicamento. [NOTA: Si tiene una enfermedad hepática o renal crónica, o ha tenido alguna vez una úlcera estomacal o sangrado gastrointestinal, consulte con su médico antes de tomar estos medicamentos.]

  7. Aprenda las técnicas correctas para practicar deportes o hacer ejercicios. Hay programas de entrenamiento que pueden enseñar a los deportistas a reducir el esfuerzo del LCA. Para evitar que la recurra, podría ser beneficioso usar rodilleras protectoras al hacer actividades deportivas.

  8. Consulte con su médico antes de volver a practicar actividades deportivas o trabajar a tiempo completo.

Haga una VISITA DE CONTROL a su médico, o según le indique nuestro personal médico.

[NOTA: Si hoy le hicieron radiografías, una tomografía computarizada o una resonancia magnética, los resultados serán examinados por un especialista y le informarán de los nuevos hallazgos que puedan afectar la atención médica que necesita.]

Regrese Sin Demora

o llame al médico en cualquiera de los siguientes casos:

  • Empeora el dolor o la hinchazón

  • Tiene falta de aire o dolor en el pecho

  • Tiene hinchazón, enrojecimiento o dolor en la pantorrilla o en el muslo

  • La rodilla se vuelve más inestable (se debilita a menudo o se traba)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.