Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Síndrome Viral [Viral Syndrome, Child]

Un virus es la causa más común de enfermedad entre los niños. Puede ocasionar diferentes síntomas, según cuál sea la parte del cuerpo afectada. Si el virus se aloja en la nariz, la garganta o los pulmones, puede provocar tos, congestión y, en ocasiones, dolor de cabeza. Si se aloja en el estómago o el tracto intestinal, puede provocar vómito y diarrea. Hay veces en que puede causar síntomas vagos, tales como dolor generalizado, nerviosismo, pérdida de apetito, dificultades para dormir y mucho llanto. También es posible que aparezca una erupción cutánea (salpullido) leve los primeros días y que desaparezca después.

Una enfermedad viral suele durar entre una y dos semanas; tal vez un poco más. Para tratar una enfermedad viral solo se necesitan unos cuantos cuidados domésticos. Los antibióticos no ayudan. En algunos casos, una infección bacteriana más grave puede verse como un síndrome viral durante los primeros días de la enfermedad. Es importante que preste atención a los signos que se describen a continuación.

Cuidados en la casa

Siga estas pautas para cuidar de su hijo en su casa:

  • Líquidos. La fiebre aumenta la pérdida de agua del cuerpo. Si el bebé tiene menos de un año de edad, siga dándole su alimentación habitual (fórmula o el pecho). Entre comida y comida, dele una solución de rehidratación oral, que puede comprar en tiendas de comestibles y farmacias sin receta. Si su hijo tiene más de un año, dele abundante cantidad de líquidos, como agua, jugo, ginger-ale, limonada, bebidas frutales o helados de jugo.

  • Comida. Si su hijo no quiere comer alimentos sólidos, está bien durante algunos días, siempre y cuando beba gran cantidad de líquidos. Si a su hijo le diagnosticaron una enfermedad renal, pregunte al médico de su hijo cuánto y qué tipos de líquidos debería beber el niño para prevenir la deshidratación. Si su hijo tiene una enfermedad renal, beber demasiada cantidad de líquidos puede hacer que se acumule en el cuerpo, lo que puede ser peligroso para la salud del niño.

  • Actividad. Los niños con fiebre deben quedarse en casa, descansando o jugando tranquilamente. Anime al niño a que haga siestas frecuentes. Su hijo puede regresar a la guardería o a la escuela una vez que la fiebre haya desaparecido y esté comiendo bien y sintiéndose mejor.

  • Sueño. Es común que el niño tenga períodos de irritabilidad y falta de sueño. Un niño congestionado dormirá mejor con la cabeza y la parte superior del cuerpo recostadas sobre almohadas, o si se levanta la cabecera de la cama sobre un bloque de 6 pulgadas (15 cm). Un bebé puede dormir en una silla para el automóvil colocada dentro de la cuna, o en una hamaca para bebés.

  • Tos. La tos es parte normal de esta enfermedad. Puede resultar útil colocar un humidificador de niebla fría junto a la cama. No se ha comprobado que los medicamentos de venta sin receta ("OTC" por sus siglas en inglés) para la tos y el resfriado den mejores resultados que un jarabe dulce que no contenga medicamento. Pero, por otro lado, estos medicamentos pueden provocar efectos secundarios graves, especialmente, en niños menores de dos años. No les dé medicamentos de venta sin receta para la tos y el resfriado a niños menores de seis años a menos que su médico le haya indicado específicamente hacerlo. Además, no exponga a su hijo al humo del cigarrillo. Eso puede agravar la tos.

  • Congestión nasal. Succione la nariz del bebé con una jeringa con punta de goma. Puede colocar dos o tres gotas de agua salada (solución salina) en cada orificio de la nariz antes de succionar para ayudar a eliminar las secreciones. Puede comprar las gotas salinas para la nariz sin receta. También puede preparar la solución agregando 1/4 de cucharadita de sal de mesa en 1 taza de agua.

  • Fiebre. Puede darle a su hijo acetaminofén o ibuprofeno para controlar la fiebre y el dolor, a menos que le hayan recetado otro medicamento. Si su hijo tiene una enfermedad hepática o renal crónica, o ha tenido alguna vez una úlcera estomacal o sangrado gastrointestinal, consulte con su médico antes de darle estos medicamentos. No use aspirina en un niño menor de 18 años que esté enfermo con fiebre porque puede provocarle graves daños en el hígado.

  • Prevención. Lávese las manos después de tocar al niño enfermo para ayudar a evitar que usted y sus otros hijos se contagien esta enfermedad viral.

Visitas de control

Haga el seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo, según le hayan indicado.

Cuándo buscar atención médica

Obtenga atención médica de inmediato para su hijo si algo de lo siguiente ocurre:

  • Fiebre de 100.4ºF (38ºC) oral o 101.4ºF (38.5ºC) rectal, o superior, que no disminuye con medicamentos para la fiebre.

  • Respiración rápida. Si el bebé es recién nacido o tiene hasta seis semanas, eso es más de 60 respiraciones por minuto; si el niño tiene entre seis semanas y dos años, equivale a más de 45 respiraciones por minuto; si el niño tiene entre tres y seis años, equivale a más de 35 respiraciones por minuto; si el niño tiene entre siete y diez años de edad, equivale a más, equivale a más de 30 respiraciones por minuto; y, si el niño tiene más de diez años, equivale a más de 25 respiraciones por minuto.

  • Dificultad para respirar o silbidos.

  • Dolor de oídos o de los senos paranasales; dolor o rigidez en el cuello, o dolor de cabeza.

  • Dolor abdominal que va en aumento o dolor que no se alivia al cabo de ocho horas.

  • Diarrea o vómito persistentes.

  • Nerviosismo inusual, somnolencia o confusión, debilidad o mareo.

  • Aparición de una nueva erupción cutánea (salpullido).

  • Ausencia de lágrimas al llorar, ojos "hundidos" o boca seca.

  • No ha mojado un pañal en ocho horas si es bebé u orina menos que lo normal si es un niño mayor.

  • Ardor al orinar.

  • Convulsiones.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.