Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Desgarro Vaginal [Vaginal Laceration, Non-Obstetric]

El desgarro de la pared de la vagina puede ser superficial o profundo. Los desgarros superficiales no necesitan cirugía y se curan con un tratamiento mínimo. Los desgarros profundos son graves porque pueden provocar mucho sangrado. Se deben reconstituir con cirugía.

La causa más frecuente del desgarro vaginal son las relaciones sexuales. Puede producirse durante la primera relación en una mujer virgen o cuando la penetración es demasiado enérgica. Una marcada diferencia en el tamaño de los órganos genitales o la inserción de un objeto extraño en la vagina también pueden provocar desgarro vaginal. El adelgazamiento de la pared vaginal después de la menopausia o la cicatrización de la misma después de una cirugía o irradiación pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta lesión. Las lesiones por montar en bicicletas, barras de escalar, moto acuática o por la práctica de esquí acuático también pueden provocar desgarro vaginal.

Puede haber un sangrado escaso durante las siguientes 24 horas, pero deberá haber cesado al día siguiente.

Cuidados En La Casa:

  1. Evite las duchas vaginales y las relaciones sexuales durante seis semanas, o según le indique su médico.

  2. Si fue una lesión accidental durante una relación sexual, consulte con su médico cómo puede tener relaciones seguras sin lesionarse en el futuro.

  3. Si perdió mucha sangre, puede sentirse débil. Reduzca su nivel de actividad hasta que se sienta más fuerte.

  4. Si tiene anemia debido a la pérdida de sangre, su médico le puede pedir que tome suplementos de hierro. Toma 6 semanas recomponer la concentración normal de hierro en la sangre.

Seguimiento

con su médico como lo indique nuestro personal. Si se suturó el desgarro, las suturas se disolverán y no será necesario extraerlas.

Busque Prontamente Atención Médica

si algo de lo siguiente ocurre:

  • Sangrado vaginal (empapar más de tres toallas higiénicas durante las primeras 24 horas)

  • Mareos, debilidad o desmayos

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o como le haya indicado su proveedor de atención médica

  • Aumento de dolor en la parte inferior del abdomen

  • Secreción vaginal o mal olor en la vagina

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.