Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Uretritis por infección o factores químicos (mujer adulta)

Usted tiene uretritis. Esto significa que su uretra está inflamada. La uretra es el tubo que permite la salida de la orina de su vejiga. La causa más común de la uretritis es una infección por bacterias. Esta puede deberse a gonorrea, clamidia u otra enfermedad de trasmisión sexual ("STD", por sus siglas en inglés). Pero existen otras causas. Por ejemplo, irritación provocada por productos como jabón, loción, desodorante o espermicidas. Después de la menopausia, pueden presentarse cambios hormonales que también pueden causar uretritis. La causa de su uretritis no está clara.

 

Las mujeres que tienen uretritis generalmente no presentan síntomas. Cuando sí los manifiestan, pueden ser los mismos que los de una infección del tracto urinario o de la vejiga. Los síntomas pueden incluir:

  • Ardor o dolor al orinar

  • Sensación frecuente de necesidad de orinar

  • Salida de pus de su vagina

  • Presión o dolor en la parte baja de su abdomen

  • Dolor cuando usted tiene relaciones sexuales 

 

La uretritis causada por bacterias se trata con antibióticos. Incluso puede irse en unas semanas o meses aun sin recibir tratamiento. Pero si usted no recibe tratamiento, la bacteria que causó la infección puede permanecer en la uretra. Aunque los síntomas desaparezcan, es posible que usted igualmente continúe con la infección. Y se la puede contagiar a otras personas.

 

Su compañero o compañeros sexuales también tienen que tratarse. Esto es así aun si no tienen síntomas. Usted puede infectarse de nuevo si estos compañeros no se tratan y usted tiene sexo con ellos. Su compañero debe llamar a su proveedor de atención médica para hacerse un examen y recibir tratamiento. 

Cuidado en la casa

Siga esta guía para cuidarse en su casa:

  • Deje de usar todo jabón, loción u otro producto químico que le pudiera estar causando irritación.

  • Si le dieron antibióticos, tómelos hasta terminarlos completamente o hasta que su proveedor de atención médica le indique que deber dejarlos. Es importante tomarlos todos aun si deja de tener síntomas. Esto se hace para asegurarse de que la infección se haya ido por completo.

  • No mantenga relaciones sexuales hasta que tanto usted como su pareja hayan terminado todos los antibióticos y que su proveedor les diga que ya no contagian la infección.

  • Puede tomar paracetamol (acetaminofén) o ibuprofeno para calmar el dolor, a menos que le hayan dado un calmante (analgésico) distinto para usar. Si tiene enfermedad crónica del hígado o los riñones, hable con su proveedor antes de tomar estos medicamentos. Además consúltelo si ha tenido úlceras en el estómago o sangrado gastrointestinal (GI) o está tomando medicamentos diluyentes de la sangre (anticoagulantes).

  • No le dé aspirina a ningún menor de 18 años que esté enfermo y tenga fiebre. Podría causarle un daño grave al hígado.

  • Aprenda sobre prácticas de "sexo seguro" y cúmplalas habitualmente. El sexo más seguro es el que se mantiene con un compañero que no tiene ninguna enfermedad de transmisión sexual y que sólo tiene sexo con usted. Los condones pueden prevenir que se contagie algunas STD. Por ejemplo, la gonorrea, la clamidia y el VIH. Pero estos no garantizan que no se contagiará.

Visitas de control

Haga un seguimiento con su proveedor de atención médica o según le hayan indicado. Si le tomaron una muestra para realizar un cultivo y detectar enfermedades de trasmisión sexual, llame para recibir los resultados según las instrucciones recibidas. Si le diagnostican una STD, continúe visitando a su proveedor de atención médica o asista a su departamento de salud local para hacer el seguimiento. Usted debe hacerse exámenes completos de detección que incluyan pruebas del VIH. Para obtener más información, llame a la línea nacional gratuita de atención de enfermedades de trasmisión sexual (National STD Hotline) al 800-232-4636. 

Cuándo buscar atención médica 

Llame enseguida a su proveedor de atención médica si se presenta alguna de estas situaciones:

  • No comienza a mejorarse luego de tres días de tratamiento.

  • Tiente fiebre por encima de los 100.4º F (38.0º C).

  • Presenta un dolor nuevo en la parte baja del abdomen o en la espalda.

  • Tiene dolor en la parte baja del abdomen o en la espalda que empeora.

  • Vómitos repetidos.

  • Secreciones vaginales o sangrado vaginal inesperado.

  • Debilidad, mareos o desmayos.

  • No puede orinar por el dolor.

  • Salpullidos o dolor en las articulaciones.

  • Llagas abiertas dolorosas en la parte externa de la zona vaginal.

  • Aparecen bultos dolorosos (agrandamiento de los ganglios linfáticos) en su entrepierna. 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.