Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Artritis Reumatoide [Rheumatoid Arthritis]

Se le ha diagnosticado artritis reumatoide (RA, por su sigla en inglés) una inflamación crónica que afecta principalmente las articulaciones. A diferencia de otras formas de artritis (como la osteoartritis) la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmunitaria. Es decir, que las células inmunitarias en el organismo que suelen atacar y destruir a los virus y a las bacterias perjudiciales, se vuelven en contra del organismo y comienzan a atacar a las articulaciones y, a veces, a otras partes del cuerpo.

Se desconocen las causas de la artritis reumatoide. La enfermedad suele comenzar lentamente. Al principio, quizás sienta rigidez y dolor muscular por la mañana. También podría sentirse débil y falto de energía. A medida que la enfermedad avanza, las articulaciones comienzan a doler y a sentirse calientes, con hinchazón, hipersensibilidad y rigidez después de un tiempo de inactividad. Los síntomas son peores en la mañana después del descanso nocturno y mejoran a medida que comienza la actividad del día. La artritis reumatoide generalmente afecta pares de articulaciones en ambos lados del cuerpo (por ejemplo, ambas manos, muñecas, pies, tobillos, rodillas o codos).

Quizás observe que hay períodos cuando sus síntomas empeoran (enfermedad activa) seguidos de períodos en los que mejoran o desaparecen por completo (remisión).

No se conoce una cura para la artritis reumatoide, pero el tratamiento médico puede retrasar o detener la evolución de la enfermedad y aliviar los síntomas. En caso de enfermedad avanzada, la cirugía o el reemplazo de las articulaciones ofrecen los mejores resultados.

Cuidados En La Casa:

  1. Si se le recetan medicamentos tómelos exactamente como se le indique.

  2. Puede tomar acetaminofeno (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin) para controlar el edema y el dolor, a menos que se le haya recetado otro medicamento. [NOTA: Si usted tiene una enfermedad crónica del hígado o del riñón o ha tenido alguna vez una úlcera de estómago o hemorragia gastrointestinal, hable con su médico antes de usar estos medicamentos.]

  3. Algunas personas encuentran alivio con calor (ducha caliente, baño caliente o almohadilla térmica) y masajes, mientras que otras prefieren compresas frías (hielo molido o en cubos en una bolsa plástica, envuelta en una toalla). Pruebe con ambos métodos y utilice el que le resulte mejor durante 20 minutos varias veces al día.

  4. El ejercicio disminuye el dolor y mejora la flexibilidad y es una parte importante del tratamiento para la artritis reumatoide. Manténgase físicamente activo. Cada mañana mueva las articulaciones con toda la amplitud de movimiento posible. Evite permanecer en una misma posición durante períodos prolongados. Tómese descansos a lo largo del día y muévase. Hable con su médico sobre un programa de ejercicios adecuado para usted.

  5. Si está excedido de peso, adelgace. El peso extra aumenta la presión sobre las articulaciones.

  6. Si usted fuma, deje el hábito. Fumar aumenta el riesgo de complicaciones asociadas con la artritis reumatoide.

  7. No se ha demostrado con certeza que ningún producto herbal ni suplemento nutricional ayude con la artritis reumatoide. Sin embargo, la acupuntura y el masaje puede ser un alivio eficaz para el dolor.

  8. Hable con su médico o terapeuta ocupacional acerca de las maneras más fáciles de llevar a cabo las labores diarias. Existen muchos dispositivos de ayuda diseñados para agarrar objetos en la cocina, etc.

Seguimiento

con su médico o como lo indique nuestro personal. Para obtener más información comuníquese con:

  • Fundación para la artritis (Arthritis Foundation) 800-568-4054 www.arthritis.org

  • Instituto nacional de la artritis y enfermedades musculoesqueléticas y de la piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases, NIAMS) 877-226-4267 www.niams.nih.gov

Busque Prontamente Atención Médica

si algo de lo siguiente ocurre:

  • Debilidad creciente, color pálido de la piel o desmayos.

  • Dolor de pecho o dificultad para respirar.

  • Sangre en el vómito o en las heces (de color negro o rojo).

  • Cambios en la visión.

  • Úlceras en la piel.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.