Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Sedación para procedimiento (niño)

A su hijo le dieron medicamentos a fin de prepararlo para un procedimiento. Puede que le hayan dado un calmante (analgésico) y anestesia (un medicamento para que duerma). El efecto de ambos medicamentos habrá desaparecido para el momento de irse a casa. Pero es posible que siga teniendo somnolencia durante las primeras seis a ocho horas después del procedimiento.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa:

  • Observe a su hijo atentamente las primeras 12 a 24 horas después del procedimiento. No deje a su hijo solo en el baño o cerca del agua. Son medidas para ayudar a prevenir lesiones.

  • Está bien que deje que su hijo duerma. Pero despiértelo cada dos horas y observe si presenta los signos que se detallan abajo.

  • No le dé ningún calmante o analgésico en las primeras cuatro horas después del procedimiento. Ese medicamento podría reaccionar con los medicamentos que le dieron a su hijo en el hospital. Eso podría causarle una respuesta mucho más fuerte que lo habitual.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si ocurre cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Somnolencia que empeora

  • No puede despertar a su hijo de la manera habitual

  • Debilidad o mareo

  • Tos

  • Respiración rápida:

    • Si su hijo es un bebé recién nacido de hasta seis semanas de edad: más de 60 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre seis semanas y dos años: más de 45 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre tres y seis años de edad: más de 35 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre siete y diez años de edad: más de 30 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene más de diez años de edad: más de 25 respiraciones por minuto.

  • Respiración lenta:

    • Si su hijo es un bebé recién nacido de hasta seis semanas de edad: menos de 25 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre seis semanas y un año: menos de 20 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre uno y tres años de edad: menos de 18 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre cuatro y seis años de edad: menos de 16 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre siete y nueve años de edad: menos de 14 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene entre diez y catorce años de edad: menos de 12 respiraciones por minuto.

    • Si su hijo tiene más de catorce años de edad: menos de 10 respiraciones por minuto.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.