Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Hidradenitis supurativa (incisión y drenaje)

La hidradenitis supurativa es una inflamación crónica de las glándulas sudoríparas. Es una forma grave de acné. Se forman protuberancias firmes, enrojecidas y dolorosas, llamadas “nódulos”. Suelen estar llenas de pus. Con frecuencia se agrandan y pueden romperse y supurar. Las zonas más comúnmente afectadas son las axilas, la ingle y alrededor del ano.

Usted tiene una o más de estas protuberancias con infección (absceso). El proveedor de atención médica necesitó hacerle un corte (incisión) en el absceso para quitar la pus. Si el absceso es grande, es posible que el proveedor haya colocado una compresa de gasa en el absceso. En su próxima visita, le quitarán la gasa y posiblemente la reemplazarán por otra. Tomará entre una y dos semanas para que la herida sane, según lo grande que sea el absceso.

Es posible que le receten antibióticos para ayudar a tratar la infección.

Si su afección es grave, puede que sea necesario extirparle la glándula sudorípara.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de usted en su casa:

  • Es posible que la herida supure los primeros dos días. Cubra la herida con un vendaje limpio y seco. Si el vendaje se empapa con sangre o pus, cámbielo.

  • Para hacer una compresa tibia, empape con agua caliente una toalla para la cara. Colóquela sobre la zona afectada hasta que la compresa se enfríe. Repita esto por un período de 15 minutos. Aplique la compresa caliente tres veces al día durante los primeros tres días. Como alternativa, puede pararse en la ducha y dirigir el espray tibio hacia la zona afectada. Después de cada tratamiento, cambie el vendaje que haya tenido puesto.

  • Si le colocaron una compresa de gasa dentro de la cavidad del absceso, puede que le indiquen que se la saque usted mismo. Puede hacerlo en la ducha. Una vez que haya quitado la gasa, debe lavar la zona cuidadosamente en la ducha una vez al día. Haga esto hasta que se haya cerrado la abertura en la piel. Use un jabón antibacteriano. Puede comprar este jabón en las farmacias y las tiendas de comestibles grandes.

  • Si le recetaron antibióticos, tómelos según las indicaciones hasta terminarlos.

  • Puede usar acetaminofén o ibuprofeno para aliviar el dolor y la inflamación, a menos que le hayan recetado otro medicamento para calmar el dolor. Nota: Si tiene una enfermedad crónica de los riñones, consulte a su proveedor de atención médica antes de usar estos medicamentos. También hable con su proveedor si tiene una úlcera de estómago o sangrado gastrointestinal.

Consejos para la prevención

  • Evite el calor y sudar tanto como le sea posible.

  • Use ropa suelta.

  • No se afeite la zona afectada.

  • Baje el exceso de peso.

  • Si fuma, piense en dejarlo.

  • Puede ayudarle no usar antitranspirantes ni desodorantes.

Visita de control

Programe una visita de control con su proveedor de atención médica según le hayan indicado. Si le colocaron una compresa de gasa en la herida, debería quitarla en uno o dos días. Revise su herida todos los días para ver si presenta las señales que se indican más abajo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si sucede cualquiera de las siguientes cosas:

  • El enrojecimiento o la inflamación empeoran

  • El dolor empeora

  • Vetas rojas en la piel que rodea a la herida

  • Sigue saliendo pus de la herida por más de dos días después del tratamiento

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más, o según le haya indicado su proveedor de atención médica

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.