Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Enfermedad Degenerativa De Disco [Degenerative Disk Disease]

Los discos intervertebrales actúan como almohadillas llenas de gel entre los huesos de la columna vertebral (las vértebras) para amortiguar los impactos. Con el tiempo, los discos pueden dañarse a causa de un trastorno llamado Enfermedad Degenerativa de Disco (DDD por sus iniciales en inglés).

Este trastorno puede afectar al cuello o a la espalda y es una de las causas más comunes de dolor en la parte baja de la espalda, así como la causa principal de discapacidades en las personas menores de 45 años en Estados Unidos.

El dolor suele permanecer localizado en la parte baja de la espalda o en el cuello.

Los espasmos musculares son comunes y aumentan el dolor.

La degeneración de los discos es parte normal del proceso de envejecimiento, aunque no causa dolor en la mayoría de las personas. También puede ocurrir como consecuencia de lesiones menores que se repiten en actividades diarias, deportes o accidentes. Este trastorno puede producir osteoartritis de la columna vertebral. El dolor de espalda relacionado con la enfermedad degenerativa de disco puede aparecer y desaparecer de forma periódica, o bien puede hacerse crónico y durar meses o años. Si el disco sobresale o se rompe (“disco herniado”) puede ejercer presión sobre un nervio cercano y causar un dolor de cuello o de espalda que se extiende hasta un brazo o una pierna.

Las radiografías y las imágenes por resonancia magnética pueden ayudar a establecer el diagnóstico. Para el dolor agudo, el tratamiento consiste en medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares, reposo y aplicación de hielo o de calor. Pueden ser necesarios medicamentos narcóticos para tratamiento a corto plazo en caso de un empeoramiento repentino del dolor. Los narcóticos no se recomiendan para tratamiento a largo plazo debido a su potencial de crear adicción. En consecuencia, se prefieren otros tipos de medicamentos. No suele recomendarse cirugía para tratar este problema, a menos que haya complicaciones (como la compresión de una raíz nerviosa).

Cuidados En La Casa:

  1. PARA EL DOLOR DE CUELLO: Use una almohada cómoda que dé soporte a la cabeza y mantenga la columna en una posición neutral. La cabeza no debe estar inclinada hacia adelante ni hacia atrás.

  2. PARA EL DOLOR DE ESPALDA:

    • Evite permanecer sentado durante períodos largos, ya que esto implica más esfuerzo en la parte inferior de la espalda que cuando está de pie o caminando.

    • Establecer un programa regular de ejercicios para fortalecer los músculos que dan soporte a la columna vertebral le ayudará a vivir con la enfermedad degenerativa de disco.

  3. Durante los primeros dos días después un aumento repentino del dolor, aplique una BOLSA DE HIELO sobre la zona dolorida durante 20 minutos cada 2-4 horas. Esto reducirá la hinchazón y el dolor. El CALOR (duchas o baños en agua caliente o una almohadilla calefactora) ayudan a reducir los espasmos musculares. Puede comenzar aplicando hielo y luego aplicar calor al cabo de dos días. Algunos pacientes se sienten mejor alternando los tratamientos con hielo y con calor. Utilice el método que le dé mejor resultado.

  4. Puede usar acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin o Advil) para controlar el dolor, a menos que le hayan recetado otro medicamento. [NOTA: Si tiene una enfermedad hepática o renal crónica, o ha tenido alguna vez una úlcera estomacal o sangrado gastrointestinal, consulte con su médico antes de tomar estos medicamentos.]

Programe una VISITA DE CONTROL con su médico, o según le indique nuestro personal médico.

[NOTA: Si le hicieron radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, estas serán examinadas por un radiólogo y le informarán de los nuevos hallazgos que puedan afectar la atención médica que necesita.]

Regrese Sin Demora

o llame al médico si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Aumento del dolor de espalda

  • Una nueva debilidad, entumecimiento o dolor en uno o ambos brazos o piernas

  • El pie se arrastra al caminar

  • Pérdida de control del intestino o de la vejiga

  • Entumecimiento u hormigueo en las nalgas o en la zona de las ingles

  • Fiebre superior a 100.4ºF (38.0ºC) sin motivo aparente

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.