Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cólicos del lactante [Infant Colic]

Todos los bebés lloran. De hecho, se considera normal que un bebé saludable llore hasta 2 horas al día durante las primeras semanas de su vida.

Cuando el llanto de un bebé se vuelve excesivo y ocurre sin ningún motivo aparente, podría tener una afección que se llama cólicos. Los médicos suelen definir los cólicos siguiendo estos criterios:

  • Se presentan durante los primeros meses de vida del bebé

  • El llanto dura por más de 3 horas y por lo menos 3 días a la semana

  • El llanto tiene un sonido agudo y puede ser más intenso y a mayor volumen de lo normal

No se sabe con certeza cuáles son las causas de los cólicos, pero los expertos saben que no es una señal de que su bebé lo esté rechazando o manipulando, ni es algo que el padre o la madre esté haciendo mal.

El proveedor de atención médica examinará a su bebé para revisar si hay alguna causa para el llanto. Si a su bebé le diagnostican cólicos, no se requiere ningún tratamiento médico. El proveedor hablará con usted acerca de las maneras de calmarlo y le dará consejos sobre cómo lidiar con la afección del bebé y cómo obtener apoyo si es necesario.

En la mayoría de los casos, los cólicos se resuelven después de que el bebé cumple 4 meses.

Cuidados en el hogar

Existen algunas medidas específicas que usted puede tomar para ayudar a su bebé y ayudarse a sí misma durante este período.  Estos se describen a continuación.

Métodos de alimentación

  • Cada alimentación (biberón o amamantamiento) debe durar aproximadamente 20 minutos, con un intervalo de 2 horas entre cada una.

  • No alimente al bebé cada vez que llora, ya que esto resultaría en un exceso de alimentación.

  • Haga eructar al bebé después de cada onza de fórmula o cada cinco minutos de amamantamiento.

  • Tenga siempre al bebé en sus brazos mientras lo alimenta. No apoye el biberón para alimentar a un bebé que está acostado, ya que esto puede hacer que trague demasiado aire.

Cambios en la dieta

  • Si está amamantando al bebé, trate de eliminar de su propia dieta la cafeína (café, té y colas), el chocolate, las cebollas y el ajo, la leche, los productos derivados de la leche, y los huevos.

  • Para los bebés alimentados con fórmula (leche en polvo) puede ser conveniente cambiar a otro tipo de fórmula. En todo caso, no cambie la fórmula sin consultar primero con su médico, ya que demasiados cambios pueden empeorar las cosas.

Cómo confortar al bebé

  • Atienda al bebé tan pronto como empiece a llorar. Determine si el bebé tiene hambre, si necesita un pañal limpio o si quiere cambiar de posición.

  • Si esto no da resultados, trate de confortar al bebé calmándolo o distrayéndolo durante 20 minutos. Algunos bebés responden mejor al intento de tranquilizarlos, y otros responden mejor a la distracción.

    • Tranquilice al bebé: Mantenga al bebé cerca de su cuerpo (considere la posibilidad de usar un portabebés frontal [bolsa canguro]) y camine o meza al bebé mientras le habla suavemente. O bien acueste al niño boca abajo sobre sus rodillas, sosteniéndolo con ambas manos, y mézalo moviendo las piernas de lado a lado. Un baño caliente, una cuna mecedora o un columpio para bebés también pueden dar buen resultado.

    • Estimúlelo: Intente mover al bebé de arriba abajo como si trotara suavemente; ponerle música, hacer contacto físico con el bebé o darle un cambio de ambiente (si está en la casa, sáquelo a dar un paseo a pie o en auto). Esto suele cambiar el humor del bebé.

    • Envolvúelvalo: Envuelva a su bebé en una manta o cobija delgada. Esto puede ayudar a prevenir el movimiento de los brazos. También puede prevenir que se despierte por el reflejo de sobresalto y aumentar la cantidad de tiempo que duerme.

    • Si el bebé sigue llorando después de intentar confortarlo durante veinte minutos, acuéstelo en la cuna y salga de la habitación (pero no de la casa).

    • Deje que el niño llore durante 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, regrese a la habitación y repita el mismo ciclo tantas veces como sea necesario hasta que el bebé se duerma. Si usted sigue este método de forma consistente, le dará al niño la oportunidad de aprender a auto-confortarse (chuparse el dedo, mirarse las manos, etc.).

Apoyo para los padres

  • No tome el llanto del niño de forma personal. ¡Su bebé no está enojado con usted! Usted no está haciendo nada malo.

  • Tómese un descanso. Trate de encontrar una niñera u otra persona (su pareja o un amigo) que le ayude para que usted pueda pasar al menos una hora diaria fuera de casa sin ocuparse del bebé.

  • Únase a un grupo de apoyo para padres a fin de conversar con otras personas que tengan problemas similares y aprender mutuamente unos de otros.

Cuidado de seguimiento

Programe una visita con su proveedor de atención médica o como le indiquen.

Cuándo buscar consejo médico

A no ser que el proveedor de atención médica del bebé le indique lo contrario, llámelo si algo de lo siguiente ocurre:

  • Su bebé tiene 3 meses o menos y tiene una fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta. (Busque atención médica inmediata, ya que la fiebre en un bebé tan joven puede ser señal de una infección grave.)

  • Su bebé tiene 2 meses o menos y tiene una fiebre de 100.4°F (38°C) que dura por más de 1 día.

  • Su bebé tiene fiebre recurrente por encima de 104°F (40°C)

También llame al proveedor de inmediato si:

  • Su bebé tiene un cambio inusual en sus patrones de llanto o de comportamiento.

  • Su bebé está teniendo problemas para alimentarse, se niega a comer o deja de subir de peso.

  • Su bebé no para de vomitar.

  • Su bebé tiene diarrea continua o estreñimiento.

  • Su bebé tiene sangre en las heces o en el vómito (de color negro o rojo oscuro).

  • Usted sospecha que el niño tiene dolor de estómago (por ejemplo dobla las piernas hacia el pecho mientras llora).

  • Cambio inesperado en la frecuencia del llanto o en el comportamiento.

  • Llora mucho tiempo sin parar (más de dos horas).

  • Usted siente que está perdiendo la paciencia y teme hacerle daño al bebé. Nunca zarandee a su bebé. Zarandearlo (agitarlo fuertemente) NO le hará dejar de llorar, y en cambio puede causarle ceguera, daño cerebral o incluso la muerte.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.