Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Broncoespasmo (niño)

Los pulmones y la tráquea, con un primer plano de un tubo bronquial (bronquio).

Cuando su hijo respira, el aire baja por su tráquea y va hacia los bronquios y los pulmones. Los bronquios son dos tubos que conectan la tráquea con los dos pulmones. Si los bronquios se irritan y se inflaman, pueden estrecharse. Esto se debe a que los músculos que rodean las vías respiratorias en el pulmón se contraen de manera espasmódica. La respiración se vuelve dificultosa. Esta afección se llama “broncoespasmo”.

Un broncoespasmo puede deberse a muchas cosas. Por ejemplo, alergias, asma, una infección respiratoria o una reacción a un medicamento.

El broncoespasmo hace que sea difícil soltar el aire. Provoca silbidos al exhalar. Los silbidos son sonidos que produce el aire al pasar por las vías respiratorias estrechadas. El broncoespasmo también puede causar tos frecuente sin silbidos. Un niño con broncoespasmo puede toser, tener silbidos o tener dificultades para respirar. La zona inflamada produce mucosidad. La mucosidad puede bloquear parcialmente las vías respiratorias. Los músculos del pecho pueden tensarse. Y también es posible que el niño tenga fiebre.

A un niño con broncoespasmo puede que le den medicamento para llevar a su casa. Si el niño tiene broncoespasmo grave, tal vez necesite permanecer en el hospital una o más noches. Puede que le den oxígeno y líquido por una sonda intravenosa (IV).

Los niños con asma suelen tener broncoespasmos. Pero no todos los niños con broncoespasmo tienen asma. Si un niño tiene repetidos episodios de broncoespasmo, entonces, quizás le hagan pruebas para ver si tiene asma.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa:

  • Puede que el proveedor de atención médica de su hijo le recete medicamentos. Siga todas las instrucciones para darle estos medicamentos a su hijo. No le dé a su hijo ningún medicamento que no esté aprobado por su proveedor. Es posible que a su hijo le den un medicamento broncodilatador. Es para ayudarle a respirar. Puede ser un espray, un inhalador o una pastilla para tomar por la boca. Asegúrese de que su hijo use el medicamento exactamente en los momentos en que le indicaron. Siga todas las instrucciones para darle estos medicamentos a su hijo.

  • No le dé a un niño menor de seis años medicamentos para la tos o el resfriado a menos que su proveedor de atención médica le indique.

  • Conozca cuáles son las señales de advertencia de un ataque de broncoespasmo. Incluyen irritabilidad, problemas para dormir, fiebre y tos. Puede que su hijo no tenga interés por la comida. Sepa qué medicamentos debe darle si nota estas señales.

  • Lávese bien las manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo. Esto ayuda a evitar que la infección se propague.

  • Haga que su hijo descanse mucho. Colóquelo en una posición levemente elevada para dormir. Eso le ayudará a respirar mejor. Si puede, levante la cabecera del colchón varias pulgadas. También puede levantar el cuerpo de su hijo con almohadas. No coloque almohadas ni otros objetos mullidos en la cuna de un bebé que tenga menos de 12 meses de edad.

  • Para evitar la deshidratación y ayudar a aflojar la mucosidad de los pulmones en los niños mayores de un año, haga que su hijo beba abundante cantidad de líquidos. Los niños pueden preferir bebidas frías, postres helados o helados de jugo. También puede que les guste tomar sopa caliente de pollo o bebidas con limón y miel. Pero no le dé miel a un niño que tenga menos de un año de edad.

  •  Si su hijo es bebé, para evitar la deshidratación y ayudar a aflojar la mucosidad de los pulmones, asegúrese de que beba abundante cantidad de líquidos. Si es necesario, puede utilizar un gotero medicinal para darle pequeñas cantidades de leche materna, fórmula o líquidos transparentes a su bebé. Dele una o dos cucharaditas cada 10 o 15 minutos. Puede que el bebé solo pueda alimentarse por períodos breves de tiempo. Si amamanta a su bebé, use la bomba sacaleche y guarde leche para usarla más adelante. Entre comida y comida, dele a su hijo una solución de rehidratación oral. Puede comprarla en la farmacia.

  • No fume cerca de su hijo. El humo del tabaco puede empeorar los síntomas de su hijo.

Visita de control 

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica de su hijo.

Nota especial para los padres

No le dé medicamentos para la tos y el resfriado a un niño menor de seis años. Se ha demostrado que no ayudan a los niños pequeños y, además, pueden causar efectos secundarios graves.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si ocurre cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Tiene fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más

  • No hay mejoría después de 24 horas de tratamiento

  • Los síntomas no mejoran, o empeoran

  • Tos con expulsión de mucha mucosidad espesa de color

  • Las dificultades para respirar no mejoran o empeoran

  • Respiración rápida

  • Tiene poco apetito o come poco

  • Tiene signos de deshidratación. Por ejemplo, boca seca y falta de lágrimas, o menos orina que lo habitual

  • Se necesita más medicamento que el indicado para ayudar a aliviar los silbidos

  • El medicamento no alivia los silbidos

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.