Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Espasmo Del Sollozo [Breath Holding Spell]

El espasmo del sollozo es alarmante para los padres que lo observan; sin embargo no es perjudicial para su niño. Aunque alguna vez se creyó que era un acto voluntario de un niño con problemas emocionales, no lo es. Actualmente se piensa que es una respuesta refleja del sistema nervioso involuntario que ocurre cuando el niño se perturba, sobresalta o tiene una lesión menor y empieza a llorar. El sollozo inicial puede ser corto o largo. Después hay un silencio cuando se detiene la respiración (habitualmente después de una espiración). El color de la piel cambia a azul, pálido o moteado. Después de unos pocos segundos o hasta un minuto, el niño hace una inspiración profunda y después empieza a respirar normalmente.

En los casos leves, no hay flacidez ni desmayo. En los casos graves el niño puede ponerse flácido y caer al piso. Los músculos pueden tener espasmos o tirones. Incluso puede haber rigidez generalizada después o en lugar de flacidez. Después de que termina el episodio, su niño puede estar soñoliento unos pocos minutos antes de volver a sus actividades habituales.

Éste es un problema frecuente en los niños pequeños. La forma leve ocurre en el 25% de los niños sanos. Los episodios graves se ven en el 5% de los niños. Aparece por primera vez ya a los 2 meses a 2 años. Puede haber varios episodios por un día o sólo una vez por año. La mitad de los niños supera esto hacia los 4 años de edad, y casi todos lo hacen alrededor de los 7 u 8 años. Puede haber antecedentes de otros familiares con este mismo problema cuando eran bebés.

Dado que los espasmos del sollozo pueden parecerse a una convulsión o un desmayo por un problema del corazón, es necesario que el médico evalúe estos problemas. Su descripción cuidadosa del episodio puede ayudar mucho. Por ejemplo, en una convulsión el niño se pone azul durante o después del temblor, pero no antes. En el espasmo del sollozo, el cambio de color ocurre antes de la flacidez o el desmayo. La próxima vez que suceda preste atención y vea si puede decir qué ocurre primero.

Aunque los espasmos del sollozo a menudo ocurren durante una rabieta, tenga la seguridad de que su niño no lo hace a propósito y que estos episodios no son perjudiciales ni causan efectos permanentes.

Cuidados En La Casa

1) Si su niño tiene una rabieta haga todos los esfuerzos razonables para calmarlo. Si esto no tiene resultado, asegúrese de que no pueda lesionarse a sí mismo. Simule ignorar su conducta, pero vigílelo. No le pegue ni lo castigue durante o después de la rabieta. Si existe el peligro de que su niño cause daño a otras personas o cosas, llévelo a un lugar tranquilo y seguro para calmarlo.

2) Si el niño tiene un espasmo del sollozo y se pone flácido, colóquelo de lado para evitar que se ahogue con saliva o vómito. Si el niño estaba comiendo cuando sucede el episodio, asegúrese de que no tenga alimentos en la boca.

3) La retención de la respiración asusta más a los padres que al niño. No demuestre excesiva preocupación o temor ante el niño. Su niño puede darse cuenta de esto y responderá de una manera negativa.

Seguimiento

con su médico o como lo indique nuestro personal. Vea a su médico si las rabietas se hacen más frecuentes, más intensas o duran más tiempo, o si usted necesita más consejos sobre cómo manejar una rabieta sin perder el control.

Busque Prontamente Atención Médica

si algo de lo siguiente ocurre:

-- Temblores durante un episodio de retención de la respiración que duran más tiempo de lo habitual o más de un minuto.

-- Flacidez y cambios de color o temblores mientras está dormido.

-- El cambio de color persiste después de que el niño despierta.

-- Pérdida de orina durante el episodio de flacidez o temblores.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.